Autor:

Juan Pablo Vitali

El socialismo..., ¿este "humanismo"?

por Juan Pablo Vitali

La palabra "socialismo" responde sin duda a un origen: es hija de la modernidad. Quiere decir muchas cosas y termina no queriendo decir casi nada. Sin embargo por encima de las distintas interpretaciones y usos del vocablo, sobrevuela su verdadera esencia, la íntima profundidad de su origen filosófico.

Más sobre la palabra prohibida

Las elites (y II)

por Juan Pablo Vitali

No hay elite sin sentido trágico de la vida. Puede haber logias, acuerdos, mafias, grupos, pero no elite. La autoridad que no busca un destino superior no es propia de una elite. Se suele hablar de elite comercial o financiera, pero eso no es sino el mal uso que se hace del sentido superior y esencial de la palabra, porque toda guerra es primero semántica, y quien imponga el alcance y el sentido del lenguaje será el triunfador.

La libertad creadora del espíritu occidental

¿Un solo Dios, único y verdadero? No, por favor

por Juan Pablo Vitali

Persecuciones religiosas ha habido muchas en la historia. Todas me resultan sumamente desagradables. La espiritualidad de las personas es para mí algo sagrado, y si alguien tiene una creencia que no comparto, trato por todos los medios de respetarla, mientras esa persona me deje el margen razonable que resulta de que él también me respete, ya sea en lo individual como en lo social.

Palabra proscrita. ¡Uy, qué miedo!

Las élites

por Juan Pablo Vitali

Uno de los grandes misterios que nos reserva la historia, es la formación de una élite. ¿Cuáles son los motivos por los que un grupo de personas se vuelve capaz de comprender, crear y conducir? ¿Cuáles son los factores que aglutinan y unen a un grupo poco numeroso y lo elevan por sobre el conjunto?

Por no hablar de todo el daño causado

La estulticia de los racistas (o "racialistas")

por Juan Pablo Vitali

Para que ciertas cosas ocurran, se necesita una cultura. Primero hay que producir esa cultura. Luego viene lo demás. La política, por ejemplo. La pobreza cultural nos da por resultado unas formas devaluadas de política, formas ideológicas a veces esbozadas con esfuerzo, pero que son sólo recuerdos, retazos, situaciones que expresan algo inacabado, en suma: la decadencia.

La extraña fascinación por el Che

por Juan Pablo Vitali

Me asombra cómo algunos patriotas europeos, pueden asociar su idea de revolución a la figura del Che Guevara, cuando, en realidad, tanto Guevara como todo guevarista que se precie, fusilaría a un nacionalista europeo en la primera oportunidad por "fascista" o "reaccionario", los términos más queridos y usados por la izquierda latinoamericana. Porque a la abstracción marxista –que nunca ha sido de muchos matices– hay que sumarle el odio del comunismo tercermundista por todo lo profundamente europeo. Eso es lo que dice el manual del buen partisano, para el cual la palabra "fascismo" y "reaccionario" tiene unos amplios y mágicos significados, que los demás ignoramos, dada su amplitud y su arbitraria utilización.