Autor:

Sertorio

Café amargo

por Sertorio

Cualquier día, a las élites “españolas” se les atraganta el café. No se arruina a la clase media en vano.

Pánico en el museo

por Sertorio

Iceta no es una excepción, sino la regla; la encarnación viviente del reino de la cantidad, del principio nivelador, plebeyo, feísta y cateto, radicalmente socialdemócrata, que pretende imperar en el reino de lo cualitativo, de lo espiritual, de lo inevitablemente selecto, de lo aristocrático por naturaleza.

El profeta y sus demonios

por Sertorio

La naturaleza profética de la obra de Dostoyevski ya fue advertida hace más de un siglo y ha pasado a ser un lugar común, cosa que suele suceder con las grandes verdades.

Bergoglio, otra vez

por Sertorio

Leo en 'La Vanguardia' del 13 de octubre que Bergoglio lamenta que la evangelización haya impuesto un solo modelo cultural y que siente muchísimo que el cristianismo se predicase a golpe de bayoneta.

Colón

por Sertorio

Tuvieron que llegar los señoritos rojos de las universidades americanas, herederos y beneficiarios directos de la obra de Colón, para renegar de su padre y escupir sobre su tumba.