El hombre blandengue requiere blanda enseñanza

por Javier R. Portella

Como la pólvora se ha expandido por las Redes Sociales la carta que don Amalio Gutiérrez Álvarez, director de un centro de Educación Secundaria Obligatoria, ha remitido a los padres de sus alumnos con el fin de sosegar su angustiado ánimo ante la terrible prueba de los exámenes.