Culpas

por Sertorio

El gobierno de Berlín, movido por unos remordimientos centenarios, ha decidido declararse culpable del genocidio de los hereros y los namaquas en el lejano 1904.