El vídeo de promoción del macabro Jaluín

¿Son aún seres humanos?

Compartir en:

“La estupidez mata”, decía el otro día José Vicente Pascual en estas mismas páginas, hablando de la canallada del Madrid Arena el día del dichoso Jalouín en el que perecieron cuatro jóvenes.

Pues bien, si les quedaba alguna duda, si no tenían del todo claro que la cosa estaba cantada y no podía sino pasar, tarde o temprano, lo que pasó, aquí les ofrecemos el vídeo con los monigotes y el estruendo denominado “música” con que promocionaron la cosa las aves rapaces organizadoras de la encerrona.
Infames aves rapaces, claro está. No mucho mejores, en cierto sentido —hay que precisar—, que los cretinos corderitos y ovejitas capaces de simplemente escuchar dos segundos semejante horror. Si además lo escuchan apretujados como sardinas durante horas y horas, y si además dejan tan heroicamente la vida en el empeño, entonces ya… Apiadémonos, sin embargo, al igual que de cualquier muerto, de las pobres chicas fallecidas.
Una última observación. Miles son las páginas escritas sobre el luctuoso suceso (como se llama a este tipo de cosas). No es en absoluto por echarnos flores, pues bastante triste resulta y bastante le revienta a uno que las cosas sean así, pero ¿conocen ustedes algún otro periódico que haya enfocado el asunto desde este punto de vista? ¿Hay algún otro medio que, además de atacar a los responsables organizativos (que tienen que ser obviamente denunciados), haya denunciado también toda la hedionda ponzoña… no ya espiritual sino simplemente humana que bulle detrás de todo esto?
Para resumir, las cosas esas que brincan por el video, ¿son aún seres humanos?

Aquí tienen la ponzoña

Procuren que no se les indigeste

 

 

 

 

 

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar

Otros artículos de Javier Ruiz Portella