Tribuna

La incómoda realidad

Una de las obsesiones de nuestros mandamases woke es la negación de la realidad. No se trata de un ocultamiento o de una tergiversación, sino de negar lo real, de proclamar su inexistencia.

por Sertorio

Una pequeña victoria

Los funcionarios europeos podrán felicitar la Navidad a sus súbditos, vasallos, tributarios, servidores y pecheros sin que se les pueda tildar de supremacistas.

por Sertorio