Sección:

Dinero

El dinero no existe. Sólo son cifras - I

por Paul Grignon

O más exactamente: el dinero es humo, el dinero es un juego virtual organizado por los bancos y el sistema financiero —al menos por lo que respecta, como mínimo, a 8/9 partes del dinero circulante en los bancos. Entienda, mediante una sencilla y didáctica exposición, el abecé del abismo sobre el que estamos sentados. (Continuará.)

La gente contra los bancos

por elmanifiesto.com

Seguramente quienes inventaron, lanzaron y promocionaron Internet nunca pensaron que les podría salir el tiro por la culata. Ni se les debió de pasar por la cabeza que el instrumento de comunicación que estaban lanzando podría convertirse en una e las armas más poderosas para denunciar las fechorías del sistema que domina al mundo y combatir el mismo.

Un griego

por fernando sánchez dragó

Doy por hecho que el lector conoce el sentido figurado del título de mi columna. Ya no son sólo las putas y los putos quienes preguntan a sus clientes: ¿te hago un griego, chato? Ahora son los políticos quienes nos los hacen, aunque sin utilizar la expresión, que es incorrecta. Zafarrancho de uranismo. Papandreu quiere sodomizar a sus súbditos metiéndolos en cintura o agarrándosela (lo que facilita la penetración), sus opositores se niegan a correr con el costo de la vaselina y las personas amenazadas ponen culo en pared recurriendo a huelgas generales que sólo sirven para agravar la situación antes de que todos –y todas, como dicen los políticos– se bajen los pantalones o las bragas. Lo harán. Donde no hay harina…

"¡Enriqueceos!"

por IGNACIO MARINA GRIMAU

Cuando François Guizot, el ministro de Louis-Philippe d´Orléans, dijo aquello de "¡Enriqueceos!", además de reconocer el carácter espurio de su concepto del liberalismo (al fin y al cabo, el suyo era el liberalismo de gobierno, no de oposición), estaba haciendo, al margen de que se tratara entonces del consejo más lógico para acceder al injusto voto censitario, el mejor resumen de los objetivos de la política en su siglo y en los venideros, aunque ninguno, a decir verdad, supera en lujuria crematística a la centuria pasada y a la presente.

La reforma laboral en España

por Manuel Peón y Jesús Domínguez

En los albores de una reforma laboral no negociable impuesta por no se sabe muy bien quién o qué autoridad supranacional, es conveniente realizar una serie de reflexiones que nos permitan visualizar el bosque económico patrio, más allá de estas ramas laborales. No podemos caer en la trampa de iniciar ahora eternos debates sobre si los famosos 20, 30 o 40 días de salario por año trabajado lograrán crear más empleo o no. Hay que ir más allá.