''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 22 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Sacar los tanques

JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liquidar el «régimen del 78»

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Un "revolucionario reaccionario" responde a un "reaccionario"

Las 10 grandezas y las 10 miserias de la modernidad

Jack Vettriano, "The singing butler"

La libertad y pluralidad de pensamiento, éste indudable virtud de nuestra época (como principio: otra cosa es que esté sojuzgada de facto bajo la censura del dinero y del poder mediático) nos lleva a acoger, pese a discrepar en puntos fundamentales, el artículo de Gonzalo Esteban que nos complace publicar en este mismo número.
Javier Ruiz Portella

12 de agosto de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER RUIZ PORTELLA

Retomemos lo que acerca de la libertad de pensamiento decíamos en la entradilla. Nuestra actitud no tiene hoy mayor mérito, pero vale la pena subrayar que dicha actitud hubiera sido impensable en la mayoría de esos tiempos antiguos sobre los que nuestro colaborador vierte sus unívocos elogios. Y el que sus elogios y su visión del mundo sean unívocos, éste es precisamente el problema y la discrepancia.

Que el mundo antiguo, pese a la grandeza indudable que lo caracterizaba frente a las miserias modernas, distaba mucho de ser esa “edad de oro” de la que habla nuestro amigo; o al revés, que nuestra época es una época profundamente dual, atravesada por dos caras contradictorias, opuestas: atravesada tanto por la decrepitud espiritual que ha triunfado como por la posibilidad de un renacer que nuestros propios tiempos llevan, sin embargo, como en germen; o por decirlo con los versos de Hölderlin: que "ahí donde yace el mayor peligro, / ahí también crece lo que salva": tal es, en últimas, el “abrazo de contrarios”, como lo llamo, que preside a mi ensayo Los esclavos felices de la libertad.

En las siguientes páginas de dicho libro he intentado condensar esta dualidad en forma de “las diez grandezas y las diez miserias de la modernidad”. Tal vez puedan interesar a nuestros lectores.

Las diez grandezas de la modernidad…

Un doble y contradictorio imperativo aparece constantemente ante nuestros ojos a lo largo de estas páginas.
Abrazo de contrarios es el nombre que le hemos dado.
El abrazo que se dan tanto la materia y el espíritu como la autonomía y la heteronomía de los hombres.
El abrazo que nos dan esos pensamientos y sentimientos que vienen a nosotros; a nosotros…, que los abrazamos para que ellos puedan existir.
El abrazo de contrarios: esa maravillosa conjunción de un indeterminado azar y de un decidido actuar.
El abrazo de contrarios: cuando ningún fundamento sostiene al mundo…, que no por ello resulta ni infecundo ni infundado.
Haber sentido, presentido tales cosas. Haber llegado hasta el abismo en el que todo ello se abre.
Haber frecuentado el abismo —infecundo si en él se cae; fecundo, si sobre él se vuela.
Haber sido la primera época que sabe, siente, intuye oscuramente que no hay ni Fundamento, ni Dios, ni Razón.
Haber sido la primera época en ir envuelta en tan leves y espléndidos ropajes.
Haber sacado de todo ello consecuencias tan decisivas como las que se denominan libertad de pensamiento, pluralidad de opinión, libertad de costumbres.[1]
Haber colocado la carne y la sexualidad en el glorioso lugar que es el suyo.
Haber establecido el más alto de emporio de salud, bienestar y comodidad de todos los tiempos.
Haber ofrecido a todos los hombres, aboliendo privilegios de cuna, la más amplia igualdad de oportunidades jamás conocida.
Haber establecido que el poder, no emanando de Dios ni radicando en el Soberano, no puede sino emanar del conjunto de los hombres establecidos en su espacio político.
He ahí, en todo ello, el esplendoroso rostro de la modernidad —esa fascinante época que nos ha tocado en suerte vivir.
… y las diez miserias de la modernidad

El rostro de la modernidad… Un rostro que, como el de Jano, es doble.
Haber descubierto, intuido todo ello, y al mismo tiempo…:
Haber sido incapaces de asumirlo, de abrazar sus verdaderas implicaciones y consecuencias.
Haber llegado, sí, al borde del abismo…, y estar a punto de despeñarnos por él.
Haber desgarrado, en el instante mismo de ponérnoslos, nuestros leves y espléndidos ropajes.
Haber convertido la libertad de pensamiento en la inanidad del pensamiento.
Haber transformado la pluralidad de opciones en la vaporosa vacuidad en la que, todas verdaderas y todas falsas, nada es verdad ni mentira.
Haber convertido la carne gloriosa de la sexualidad en trivial carne desprovista de arrebato y pasión.
Haber creído que sólo se puede alcanzar el bienestar a condición de perder el bien-ser.
Haberlo embebido todo en el igualitario rasero que aniquila toda noción de dignidad y de excelencia.
Haber sustituido la soberanía emanada de Dios y radicada en el Soberano por la soberanía procedente del Dinero y ubicada en el Mercado.
He ahí la otra cara, el sórdido rostro de la modernidad —esa miserable época que nos ha tocado la desdicha de vivir.

Para más información 1
Otra variante 2


[1] Libertad de costumbres. La que permite, por ejemplo, que ninguna mujer tenga hoy en su marido «el amo de la casa», como lo calificaba, todavía en 1958, un folleto de la España franquista. «Ofrécete a quitarle los zapatos —añadía—. Habla en tono bajo, relajado y placentero. […] En cuanto a las relaciones íntimas, […] si tu marido sugiere la unión, accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer.» Véase el siguiente enlace.

 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 19 de agosto de 2013

Sobre el artículo

Es la gran cuestión. Indudablemente el bienestar, la salud y la comodidad o en términos más ´´actuales´´ el todopoderoso confort son los grandes logros. Ahora cualquier Rey del pasado se sorprendería del confort de una persona normal, pero también se sorprendería de tantas otras cosas. Enhorabuena por el artículo y por el libro.

# Publicado por: Padi (Madrid)
jueves, 15 de agosto de 2013

ACLARANDO UNA ACLARACIÓN

Gracias, Jaime, por su observación acerca del texto de la Sección Femenina que cito de pasada y cuya presunta falsedad afirma. Igual es cierto.. o igual no, puesto que nadie ha documentado nunca dicha falsedad o efectuado una investigación a fondo sobre este asunto. En realidad, da absolutamente igual que el texto sea falso o verdadero (y aún da más igual que sea obra de la Sección Femenina, de las monjas ursulinas de donde sea, o del Arzobispado de donde se quiera). Lo que importa no es si alguien puso (o no) negro sobre blanco tales barbaridades. Lo único que importa, y lo único por lo que lo he sacado a colación, es que un texto así es perfectamente creíble. Cuadra con el espíritu de la época, refleja perfectamente la ´´moral´´ que el nacionalcatolicismo intentó imbuir en el país. Su fracaso, el rechazo visceral que originó semejante espíritu: ahí están los polvos de los que proceden, al menos en parte muy destacada, nuestros lodos.

# Publicado por: Javier Ruiz Portella (Madrid)
lunes, 12 de agosto de 2013

Revolucionario reaccionario REACCIONARIO

No toda modernidad es buena, lo mismo que tampoco toda tradición es buena. El equilibrio consiste en prosperar sin obviar los valores morales adquiridos. Con ese equilibrio de contrarios se irá avanzando con luz, si negamos un contrario sólo tendremos tinieblas. El yin y el yan en la filosofía china es equilibrio de contrarios sin negar ninguno porque la vida es tan necesaria como la muerte, lo mismo que la noche y el día.

# Publicado por: españolito (Granada)
lunes, 12 de agosto de 2013

DERECHOS HUMANOS . MASS MEDIA . FINANZAS. (opinion)

La modernidad en su aspecto positivo, parece ser el triunfo de la libertad sobre la moral ´´puritana´´.Siendo yo ´´tradicional reaccionario´´ concedo. No se puede defender la moralina farisea, la mecanica de cumplir con la forma, ´´el sepulcro blanqueado´´. Sin embargo, voy al punto. La modernidad no se puede separar de : br LA POLITICA DE LOS DERECHOS HUMANOS: que esta universalmente manipulada por la izquierda. Cuando van a aparecer los films sobre Stalin y el Archipielago Gulag? . La modernidad depende de los medios de comunicación que HACEN LOBBY sobre la poblacion: las minorias mandan sobre las mayorias. El movimiento gay representa a una parte infima de la poblacion mundial y acaparan lugar que bien merecen los desocupados o los desnutridos. ¿Por que la modernidad que es sinonimo de teconologia de punta y desarrollo cientifico NO PUEDE CREAR UN SISTEMA ECONOMICO EN DONDE EL DINERO RINDA LO SUFICIENTE?. Como señala el forista anterior, LA MODERNIDAD NECESITA MENTIR PARA SOSTENER SU SUPUESTA PREEMINENCIA. NECESITA OCULTAR INFORMACION. La modernidad como revolucion querra fundar un mundo nuevo, en la medida que pretenda hacerlo desde CERO, y con los supuestos arriba esbozados NOS LLEVARA A OTRA DEBACLE. (Traduccion: los puntos en contra de la modernidad son DEMASIADO FUERTES,no hay empate 10 a 10, pierde 10 a uno¡¡).- br br

# Publicado por: oscarghiso (buenos aires)
lunes, 12 de agosto de 2013

una aclaración

Sólo una pequeña aclaración sobre un asunto lateral: el texto del folleto de 1958, y el enlace que se adjuntan, al parecer son falsos, y son una combinación de una parodia actual con la traducción de un folleto de los años 50 procedente de EEUU.
Nadie niega el machismo de la época, ni muchas declaraciones hoy día surrealistas de Pilar Primo de Rivera, pero hay que aclarar este punto, porque es falso, y recordar la labor realmente realizada por la Sección Femenina para promocionar a la mujer y su ayuda para superar la situación de completa subordinación femenina en el ámbito legal.

# Publicado por: Jaime (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
En España empieza a amanecer
Dos sediciosos al trullo
¿Nos vamos a tragar el sapo?
El timo del tocomocho
Resurrexit
¡Gracias sean dadas a los separatistas!
El felón promete pastelear con los golpistas
Mariano Kerensky no se entera
Cuando salta, incandescente, la Historia
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Cataluña es más grande
2 El catalán, dialecto del valenciano
3 Anteproyecto de la nueva Constitución que preparan PP y PSOE
4 SERTORIO
El dedo y la llaga
5 "¡Viva España, traidores!", gritaron los presos a los dos Jordis



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |