La lideresa

A nuestro amigo Sertorio, lo de la Cifuentes le ha inspirado un romance.

Compartir en:

Que la pillaron mangando

en un súper vallecano,

cual choni de dedos largos

entre las bragas de un saldo.

 

La pillaron en Vallecas

con el carro del helado,

con dos cremas de belleza,

ninguna había pagado.

 

Igual que el máster famoso,

orgullo de la juancarlos,

un posgrado portentoso

que saldaban de regalo.

 

Presidenta de rebajas,

terror de los mercadillos,

en ti muy bien se retrata

toda una casta de pillos.

 

Expertos en comisiones,

mordidas y pelotazos,

en lo de afanar millones

son eximios ladronazos.

 

Aunque lluevan dimisiones

aquí sigue oliendo a muerto:

¿Quién sabe lo que se esconde

a izquierda, derecha y centro?

 

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar