Sección:

Dinero

Demoledor, estremecedor. Pero… ¿y si no hubiera mal que por bien no venga?

La gran depresión española de 2009: hechos y cifras

por Roberto Centeno

Ampliamente difundido por la Red, ofrecemos a nuestros lectores el "Informe Centeno", como se conoce al estremecedor documento elaborado por este conocido Catedrático de Economía de la Universidad Politécnica de Madrid. Léanlo, pónganse sus cabellos de punta. Pero díganse también —aunque no sea Roberto Centeno quien lo diga— aquello de que no hay mal que por bien no venga,. Díganse que quizá sólo así, sólo a través del sufrimiento, puede una sociedad enferma tomar conciencia de lo grave de su enfermedad. Una sociedad tan enferma como para haber edificado —movida por la pura codicia especulativa— 2.500.000 viviendas… ¡vacías! Toda una ciudad tan grande como Madrid…, vacía y que nadie necesita para vivir.

Elementos nº 58. Crítica de la Sociedad de Consumo

Gobierno y tiranía del Homo consumans

por elmanifiesto.com

El consumo es un hecho social total, según la acepción de Marcel Mauss, pues es una realidad objetiva y material pero es, a la vez, e indisolublemente, una producción simbólica que depende de los sentidos y valores que los grupos sociales le dan a los objetos y a las actividades de consumo.

La obsolescencia programada: el motor del Sistema

Comprar, tirar, comprar

por elmanifiesto.com

Baterías que se ´mueren´ a los 18 meses de ser estrenadas, impresoras que se bloquean al llegar a un número determinado de impresiones, bombillas que se funden a las mil horas... ¿Por qué, pese a los avances tecnológicos, los productos de consumo duran cada vez menos?

Las artimañas de la alta finanza internacional

Y Davos hundió el mundo...

por elmanifiesto.com

Cuando escuché la semana pasada en el telediario que en 2012 –uno de los años más duros de la crisis que nos atenaza- había aumentado considerablemente el número de millonarios en nuestro país, decidí ponerme a investigar:

¿Y si el dinero no importara?

por elmanifiesto.com

¡Ah, si no importara!... O si importara menos. Si no fuera nuestro Dios. Si fuera un simple medio. Si dejara de ser el Fin. Si lo pusiéramos en su subalterno lugar. El que siempre tuvo. Hasta que empezó la locura.