Un gran libro de Esparza: "En busca de la derecha perdida"

¿Tiene sentido ser hoy "de derechas"?

Compartir en:

 Múltiples son las preguntas que nuestro amigo José Javier Esparza, lanza al ruedo —a la arena de la plaza pública— en su último libro: En busca de la derecha perdida. Pero no se vayan ustedes a imaginar —nos advierte el propio autor— que se trata de un libro dedicado a los políticos del momento, o a descifrar encuestas y porcentajes para saber quién ganará las próximas elecciones, o a proporcionar un argumentario para candidatos a concejal.

Nada de esto, nada de tales supercherías —ninguna de tales “politiquerías”—  importa de verdad. No es por ahí por donde Esparza agarra el toro. Lo coge por sus verdaderos cuernos, los de las cuestiones de fondo, las fundamentales: cosa que nos sitúa entonces ante un libro que nada tiene que ver con los aburridos libros “de actualidad”, por más candentes y actuales que sean los temas de éste. Estamos, por el contrario, ante un libro destinado a hacer pensar, reflexionar (de manera sumamente amena, por lo demás: lo uno no impide desde luego lo otro). Estamos, en una palabra, ante un libro escrito para la gente que no vive de la política y que se pregunta adónde va el mundo.

Adónde va el mundo…He ahí la pregunta clave, la primera de todas…, pero la última que a la gente (la gente que no lee Elmanifiesto.com) se le ocurre hacerse.
 
¿Adonde va el mundo?… He ahí la pregunta que, como su trasfondo, cruza todas las páginas del libro. Es en en el marco de tal pregunta donde surgen todas las demás:
 
-          ¿Por qué a la derecha española le cuesta tanto ganar el poder?
-          Y si hay muchas, ¿qué es lo que hace que sean “de derechas”?
-          ¿Qué significa, en suma, hoy, a la altura del siglo XXI, ser de derechas?
-          ¿Qué queda de las viejas banderas de Dios, la patria y el rey?
-          ¿Se puede ser conservador cuando ya quedan pocas cosas dignas de ser conservadas?
-          ¿Es preciso ser liberal?
-          Y el nacionalismo, ¿es de derechas o de izquierdas?
 
Y otras dos preguntas.
 
¿Hay propiamente una derecha o son muchas las que hay? No hay una sola, desde luego. Fundamentalmente hay tres: la derrotada derecha fascista, la tradicionalista o conservadora, y la liberal. No hay nada más, aparte tal vez de la “Nueva Derecha” francesa (en ella, por cierto, Esparza depositó en su tiempo su corazón y, en parte al menos, aún lo mantiene), si no fuera… que esta “Nueva Derecha” ha acabado desechando ella misma el nombre que le impusieron los medios de comunicación: un colosal malentendido que constituye, por cierto, una de las principales razones del aislamiento sufrido por movimiento de ideas tan innovador como imposible de encerrar en ninguno de los dos cajones de nuestra “hemiplejia” política, que diría Ortega.
 
La otra pregunta soy yo quien la formulo a partir de una reflexión del propio  Esparza. Si, como él mismo dice con tanto acierto, “el mundo del Mercado Global ha privado de sentido a las viejas divisiones entre izquierda y derecha”, ¿qué sentido tiene seguir buscando con tanto ahínco a esta última?
 

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar

Otros artículos de Javier Ruiz Portella