¡Feliz Navidad y Feliz Solsticio de Invierno a todos!

Del individualismo triste al júbilo colectivo del arte

Están todos consumiendo, cada uno encerrado sobre sí mismo. Y de pronto...

Compartir en:

El lugar no puede ser más banal: la cafetería de un centro comercial. Están todos consumiendo, cada uno encerrado sobre sí mismo, aislado de los demás. Y de pronto, por el prodigio de la música, del canto y de Haendel, todo estalla, todo cambia. El milagro se produce.
 

Que se produzca también en nuestras vidas
y en nuestro mundo es lo que El Manifiesto
desea cordialmente a todos sus lectores,
colaboradores y amigos.
Y de modo muy particular a quienes
han contribuido y y contribuyen con
su generosidad a que nuestros
esfuerzos puedan seguir adelante

 

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar