Autor:

José Vicente Pascual

Carta a una amiga casi progre

por José Vicente Pascual

Querida amiga: El otro día, en el cruce de correos que mantuvimos y en el que me contabas tu experiencia al visitar el granadino barrio conocido como Almanjáyar –"Polígono de la Cartuja" para los naturales, "Polígano Cartuha" para casi todos sus vecinos -, noté algo de envaramiento por tu parte cuando, tras aclararme que no habías visitado nunca ese barrio, hasta aquel momento, yo respondí un poco airado -lo reconozco -, que servidor, a los 17 años, iba allí con frecuencia para impartir clases de alfabetización en unas aulas organizadas por las Hermandades Obreras de Acción Católica.

Para las víctimas de la LOGSE: don José se apellidaba Ortega

Las masas ya no se rebelan. Vencieron, don José

por José Vicente Pascual

Las masas ya no son lo que eran. Hasta hace un par de décadas, entre los visionarios demagogos de la izquierda y los mandamases iluminados de la derecha populista nos tenían convencidos de que las masas eran las grandes, únicas protagonistas de la Historia.

La policía del pensamiento

por José Vicente Pascual

El decano de una prestigiosa facultad de letras norteamericana, en clase de literatura, pregunta por dos alumnos --él y ella—, que no han aparecido en todo el curso: "¿Quiénes son?" ¿Acaso estoy refiriéndome a oscuros espectros?". El decano se llama Coleman Silk, personaje interpretado por Anthony Hopkins en la interesante adaptación cinematográfica de la novela "La mancha humana", de Philip Roth.

De tal palo, tal astilla...

La niñatocracia española

por José Vicente Pascual

Lo reconozco, soy seguidor del "reality" "Curso del 63", uno de esos programas que siempre tratan de lo mismo: se encierra a unos cuantos gaznápiros en cualquier sitio, se les graba mientras hacen lo que saben, o sea, nada interesante, y ya tenemos la audiencia asegurada. La fórmula aburre incluso a los coleccionistas de dedales, pero en el caso que les refiero la cosa cambia, milagrosamente. Me divierto a rabiar.

Hasta en León… Y pronto en el barrio donde usted vive

"Hacer patria"

por José Vicente Pascual

Una de las ventajas de ser español es que si no le gusta a uno tal condición gentilicia, puede cambiarla cuando quiera. Se pone de acuerdo con diez o doce que piensen como él, se construye su propia patria y santas pascuas. No van a faltarle ayudas oficiales, subvenciones, apoyo político y lo que sea menester. Y cuidado con criticar estos nobles afanes de nación novedosa sobre la invertebrada Iberia, aunque sea con argumentos rigurosamente basados en nuestro ordenamiento constitucional, el sentido de la Historia y el otro infrecuente sentido, que es, o debería ser, el común. De facha intolerante no bajarán los calificativos. Hacer patria pequeña es progresista, cuanto más pequeña mejor. Pensar en una nación grande… huy, huy. ¿Grande? ¿Libre? ¿Y qué más? Lo dicho: fascistas perdidos.

En tal día como hoy,
12 de octubre, 517 años ha…

En lo que se ha convertidoEx-paña

por José Vicente Pascual

Traíamos el oro de América. Con ese metal, compuesto por la misma sustancia que la sangre, comprábamos a los países de Europa todo lo que no necesitábamos fabricar en suelo hispano; y también sufragábamos descomunales ejércitos, los cuales mantenían sobre el mapa un imperio que nunca fue nuestro del todo. Con los ripios de aquellos dispendios sosteníamos una administración laberíntica, el sagrado boato de una aristocracia bostezante en el poder y las piedras ancestrales de una iglesia que rezaba entre mirra y terciopelo para que las naves de Indias llegasen a tiempo al puerto de Sevilla.