¡Siempre nos sorprenderá la naturaleza!

Siempre nos sorprenderá... y nos maravillará, nos arrebatará. Hermosa como si fuera una obra de arte. ¿Como si fuera?... No, como la obra de arte que la naturaleza es. ¿Quién imita a quién, en realidad? ¿Imita el arte a la naturaleza? ¿O es ésta la que imita al arte? Mil veces se lo han preguntado artistas y filósofos. ¿Y si nada imitara a nada? Para imitar, uno de los dos términos ha de ser primero, fundador. Y no, en el mundo no hay fundamento alguno. Dejémonos de preeminencias y primacías. Es en el seno de un mismo encuentro donde tanto el arte como la naturaleza, abriéndose, nos ponen frente a todo el enigma --"belleza" se llama-- de lo que es.

Compartir en:

Siempre nos sorprenderá... y nos maravillará, nos arrebatará. Hermosa como si fuera una obra de arte. ¿Como si fuera?... No, como la obra de arte que la naturaleza es. ¿Quién imita a quién, en realidad? ¿Imita el arte a la naturaleza? ¿O es ésta la que imita al arte? Mil veces se lo han preguntado artistas y filósofos. ¿Y si nada imitara a nada? Para imitar, uno de los dos términos ha de ser primero, fundador. Y no, en el mundo no hay fundamento alguno. Dejémonos de preeminencias y primacías. Es en el seno de un mismo encuentro donde tanto el arte como la naturaleza, abriéndose, nos ponen frente a todo el enigma --"belleza" se llama-- de lo que es.

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar