¿Dirán que es obra de ecologistas para probar sus teorías?

Se derrite el hielo del Antártico

El pasado sábado 4 de abril se rompió una banda de hielo que retenía a una vasta placa de hielo al borde de la península antártica, lo cual hace prever probablemente un hundimiento aún más importante, ligado al calentamiento del clima del planeta. "Resulta asombrosa la forma en que se ha roto el hielo. Hace dos días aún estaba intacto", explica el glaciólogo David Vaughan, del British Antarctic Survey, mostrando una foto de la placa glaciar Wilkins. "Hacía ya tiempo que nos temíamos que ocurriera algo así", agrega.

Compartir en:

AGENCIAS

El pasado sábado 4 de abril se rompió una banda de hielo que retenía a una vasta placa de hielo al borde de la península antártica, lo cual hace prever probablemente un hundimiento aún más importante, ligado al calentamiento del clima del planeta. “Resulta asombrosa la forma en que se ha roto el hielo. Hace dos días aún estaba intacto”, explica el glaciólogo David Vaughan, del British Antarctic Survey, mostrando una foto de la placa glaciar Wilkins. “Hacía ya tiempo que nos temíamos que ocurriera algo así”, agrega. La foto satélite, trasmitida por la Agencia Espacial Europea, muestra que un puente de hielo de una longitud de 40 kilómetros, que mantenía fija la placa Wilkins, se rompió en su punto más estrecho, donde sólo medía 500 metros de ancho.

Este hundimiento hace que, en lugar del puente de hielo, haya ahora una multitud de icebergs a la deriva. La desaparición de este puente de hielo, que en 1950 medía cerca de 100 kilómetros de ancho y existía desde hace siglos, podría hacer que las corrientes marítimas erosionasen un poco más la placa Wilkins. “A mi juicio, aún vamos a perder más hielo”, estima el glaciólogo. Anteriormente la plataforma glaciar Wilkins abarcaba 16.000 km2, pero ya ha perdido un tercio de su superficie.
Las temperaturas han subido unos tres grados en cincuenta años
Las temperaturas de la península antártica, que serpentea hacia América del Sur, han subido unos tres grados Celsius en cincuenta años, lo cual constituye el ritmo más rápido de calentamiento en el hemisferio austral. En el curso de los últimos cincuenta años otras nueve placas glaciares han disminuido de tamaño o se han desintegrado alrededor de la península antártica, a veces muy rápidamente, como sucedió con la placa Larsen A en 1995 y con la Larsen B en 2002.
En total se han perdido 25.000 km2 de hielo, y la evolución de los contornos del Antártico constituye uno de los signos más espectaculares del calentamiento del clima que estamos padeciendo. Si se fundiera la totalidad del hielo del Antártico, subiría 57 metros el nivel medio de los mares del planeta. Si, sin llegar a ello, se fundiera tan sólo una pequeña parte de este hielo, estarían amenazados los países insulares del Pacífico y grandes ciudades costeras.

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar