¡Pobre de mí!

Compartir en:

Ha finalizado hace poco la semana grande de Pamplona. Días de jolgorio y fiesta, pero, sobre todo, días de toros. De toros a primera hora de la mañana y de toros por la tarde en el tan peculiar coso pamplonica. De corredores y corredoras… Esperen, por más que me he fijado cada mañana, es ínfimo el número de féminas jugándose el físico delante de los seis morlacos (porcentaje inferior al 5%, según escuché a Javier Solano). Astados a su vez amparados por una manada de bueyes, que no bueyas. ¿Dónde está, queridas asociaciones feminoanimalistas, la paridad que tanto piden en absolutamente todo?

Observando todo ello, uno piensa que toros y encierros son, a día de hoy, uno de los pocos espectáculos que escapan al estoconazo de esta decadente sociedad nuestra. Pero no nos engañemos. Al igual que pasa con los medios, la educación o la cultura, los Sanfermines también van poco a poco perdiendo la esencia que tuvieron antaño. Recuerden ustedes la tensión que se respiraba en cada uno de los encierros. La incertidumbre en la curva de Estafeta al caer y partirse la manada, aumentando el peligro, claro está, pero dando la oportunidad a los mozos de realizar bellísimas carreras. Porque la esencia de un buen encierro reside en el misterio de no saber qué pasará, en correr sobre la delgada línea entre vida y muerte y salir victorioso sintiéndose un héroe, sintiéndose torero.

Pero echando antideslizante en el pavimento, con unos cabestros que parecen fórmulas uno, o permitiendo la entrada al recorrido a cualquier hijo de su madre, no estamos sino desvirtuando una de las escasas tradiciones taurómacas que, a día de hoy, escapa de la persecución sin tregua de las hordas animalistas.

Suscribo las palabras de algunos corredores ante todo lo dicho anteriormente: “Estimados amigos, es un clamor que el encierro actual está totalmente adulterado; las quejas entre los que corremos son unánimes y por eso decimos ‘basta de desnaturalizar el encierro’. Para los que hemos conocido otro encierro donde los toros se podían correr, ponían emoción y hacían de este acto algo único e impredecible, lo vivido estos últimos años nos resulta una farsa y un engaño. Basta de bueyes entrenados y ocupando el espacio del toro, basta de toros con un entrenamiento condicionado a ir en manada, basta de antideslizante (…)”.

Como ven, es un clamor popular. Como se canta el último día en Pamplona, ¡Pobre de mí!, ¡Pobres de nosotros ante la que se nos viene!

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

Comentarios

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar