El héroe Oscar Camps, capitán del Open Arms

Ser un chuloputas no mola

Compartir en:

La ONG Médicos del Mundo, la que colabora junto a la otra ONG Open Arms en transportar africanos desde el Mediterráneo Central hasta las costas de Italia, acaba de lanzar el hashtag "ser putero no mola" con el fin de que los puteros sean avergonzados por otros hombres no puteros. Algo así como cuando las mujeres "decentes" avergonzaban a las "golfas".

Vamos a ver: lo que no mola nada es ser un chuloputas que se planta en una nave enfrente de Italia y le espeta: "Oye, Italia, sé una buena ramera y déjate penetrar por esta legión de orcos oscuros, de los que rezan mirando al Sureste, que te traigo. Ya está bien de ser tan blanca, cristiana, europea y grecolatina. ¡Contamínate!, como dice la canción. Como no seas una buena chica te voy a soltar una hostia buenista vía Bruselas, Estrasburgo, Nueva York, La Haya, Ginebra y el Vaticano que va a temblar el Misterio, y como me hinches mucho los cojones, hasta vía Núremberg".

Pero vamos a negar la mayor: ser putero claro que mola. Lo que no calibran estos señores de Médicos del Mundo es la cantidad de matrimonios que se han celebrado a raíz de que un putero y una trabajadora sexual se conocieran en el ámbito laboral de ella. El ámbito laboral es uno de los más propicios para que la gente se conozca, se formen parejas y futuros matrimonios que, a su vez, dan lugar a familias que bien pueden ser carcas o progres, eso ya va en gustos de los progenitores. Habitualmente, las trabajadoras sexuales suelen ser, paradójicamente, mujeres más bien conservadoras y cristianas, ya que al ser en muchos casos trabajadoras autónomas, bien saben lo que es mantener una miniempresa en la que uno mismo es el medio de producción, como bien señala con inteligencia la autora Lucía Etxebarría en su artículo "Si una puta es libre de verdad, no se sindica".

Y respecto a lo devotas que suelen ser estas féminas, esto es algo que puede corroborar cualquiera que haya tratado un poco con ellas: es una constante desde los tiempos de María de Magdala.

Esto es lo que molesta a los progres: que se formen familias blancas, conservadoras y cristianas a raíz del conocimiento bíblico del cliente y de la trabajadora erótica.

¡Acabáramos! Ahora todo encaja: disminución drástica del nacimiento de niños blancos y cristianos en Europa mientras se fuerza la asimilación de masas de individuos marrones y negros musulmanes. Lo de cargar contra los puteros no es más que otra pieza del rompecabezas.

Es, también, muy lamentable que el Obispo de Roma se preste a este juego, pero, recordemos lo que le gritaba Satán al exorcista padre Karras cuando estaba poseyendo a la niña Regan: "¡Fuérzala Karras, fuérzala!".

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

Comentarios

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar