Distribución de los escaños en las Cortes impuesta por los partidos del Sistema: la mayoría de los 52 diputados de Vox (la tercera fuerza), relegados al gallinero.

Silencio

Compartir en:

¡Silencio, un torero! Las cinco de la tarde. De pronto, silencio. ¿Qué pasa? Que un torero se dispone a torear. Expectación.

En los toros, como en la vida, existe un lenguaje invisible, de igual o mayor significado del que vemos, y de muy intenso contenido: el silencio. Sustituto natural de la palabra, del vocerío al que la masa nos tiene, por desgracia, acostumbrados, en los días que vivimos se echa muy de menos la actitud silenciosa y respetuosa que se vive y siente en la liturgia taurómaca.

En boca cerrada no entran moscas. A puñaos entran en la boca de algunos, y no solo moscas. También hay lugar para langostinos y gambas. Y que sepamos, ninguno ha pasado por urgencias. Como para fiarse de una sanidad intervenida por el PPSOE.

El redondel de la vida, o de la plaza de toros, puede convertirse en un manicomio o en mágico ritual donde palpar lo sobrenatural

El redondel de la vida, o de la plaza de toros, puede convertirse en un manicomio o en mágico ritual donde palpar lo sobrenatural, donde vislumbrar la delgada línea que separa al hombre de su destino, de su yo sobrenatural, de la muerte. Y a un rito los mortales hemos de asistir en silencio.

Un silencio en una plaza de toros sólo puede significar dos cosas: que se ha ejecutado la faena soñada o que no ha ocurrido nada digno de mención. En uno u otro caso, silencio como sinónimo de respeto.

Respeto en los toros, en el rito. Respeto hacia aquellos que se han ganado el mismo. Respeto a la educación, a la honestidad, al buen hacer. Casualmente, caracteres que brillan por su ausencia en la inmensa mayoría de nuestros representantes políticos. ¿Educación? Apenas saben articular palabras con sentido, mucho menos escribir. De argumentar ni hablamos. ¿Honestidad? Si parece la Cámara la cueva de Alí Babá y los cuarenta ladrones. ¿Buen hacer? ¿Aliarse con golpistas e independentistas? ¡!

Lo que causa pavor es el silencio generalizado que ,convertido en norma, se ha impuesto en el panorama político. Ante esta situación, no podemos quedarnos callados, pues el que calla otorga y, bajo ningún concepto, deben permitir nuestros 52 representantes que el silencio se imponga.

Señores de Vox, que llevan la rojigualda por  bandera, no olviden que la mejor defensa comienza por un buen ataque

Bravo por el silencio respetado, mágico y ritual cuando no hay nada que añadir.   Y olé por los valientes que rompan el silencio cuando es menester romperlo. Es   el momento de la carga de caballería. Señores de Vox, que llevan la rojigualda por  bandera, no olviden que la mejor defensa comienza por un buen ataque.

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

Comentarios

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar