Todo ello encarnado por Jaume Roures

La oligarquía, el separatismo… y el mundialismo globalista

¿Cómo es posible una colusión, aparentemente tan disparatada, de intereses?

Compartir en:

Jaume Roures: multimillonario dueño de MediaPro, La Sexta, GolTv y los derechos del fútbol español. Procedente del trotskismo, estuvo en la cárcel en los años 80 por esconder en su casa a miembros del comando Barcelona de la ETA (meses después se atentó en Hipercor). Declarado independentista, fundador y financiador de Podemos, cenó en secreto con Iglesias y Junqueras hace unas semanas, sin que nada se haya sabido de los planes concertados en esa reunión. Ha financiado al independentismo a lo largo estos años. Su sede está en un edificio compartido con el ayuntamiento de Barcelona, habiéndose encargado el Hada Colau de garantizarle un pelotazo por dichos terrenos.

Este siniestro personaje —una especie de Soros a la española— está detrás de Podemos, de los independentistas y de todos los movimientos que van en contra de España y de españoles. ¿Cómo es posible una colusión, aparentemente tan disparatada, de intereses? Muy sencillamente: porque el secesionismo, el izquierdismo a la Podemos (hay ingenuos que lo llaman con simpatía “populismo de izquierdas”) y el gran capital persiguen lo mismo: la disolución de los pueblos y de las identidades, la realización de un amorfo mundo único.

Es importante que esto se sepa. Es más importante aún que hacer boicot a los productos catalanes. Este trotskista antiespañol está detrás de partidos que quieren gobernar el país, para acabar con España y su identidad.

Relacionado con sociedades en Panamá y escándalos en la FIFA, este personaje, como buen trotskista, cerró el periódico Público en versión papel, despidiendo a todos los trabajadores y aplicando a rajatabla la reforma laboral del PP.

Si se busca Jaume Roures en Google, se ve el historial de este individuo. Vale la pena conocerlo.

¡COMPARTE MASIVAMENTE! ¡PÁSALO!

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar