La Gran Transformación

Va usted conduciendo por la Carretera de La Coruña camino de Segovia, mira a su izquierda y advierte en la lontananza una gigantesca Cruz invertida.

Compartir en:


Se avecina una Gran Transformación para España sub Petrus Sanchæ.

Conjeturemos en qué puede consistir.

Va usted conduciendo por la Carretera de La Coruña camino de Segovia, mira a su izquierda, ya pasado Torrelodones, y advierte en la lontananza una gigantesca Cruz invertida.

Llega a Segovia y se encuentra,que donde estuvo el Acueducto ahora ya no hay nada. Todo diáfano. El Acueducto fue demolido por ser una construcción ordenada por unos imperialistas. Y probablemente ejecutada por esclavos celtíberos.

Donde estaba Casa Cándido ahora hay un McDonald’s.

El Alcázar lo ha comprado la Disney y han montado un parque temático de Cenicienta.

Donde estaba la Dama de las Catedrales, ahora se erige una mezquita similar a la de la M-30 de Madrid.

Llega usted a la Plaza Mayor y se encuentra una inmensa bandera Arcoiris dominando el foro.

El teatro Juan Bravo ahora se llama Teatro Bertolt Bretch. Juan Bravo cayó en desgracia porque, aunque por un lado era símbolo de una rebelión regional contra el poder imperial central, por otro lado los Comuneros eran "demasiado castellanos", "demasiado telúricos". Demasiado españolazos, vamos.

Si usted acaba de cerrar un negocio, ya no podrán ir todos juntos a celebrarlo a un puticlub, como ha sido siempre la costumbre en España. Tendrán que ir a una sede de las Mujeres Progresistas a rezar el Rosario. Bueno, a rezar el Rosario no, que eso ahí está mal visto. Tendrán ustedes que ir a tomar un té con pastas.

Si no es usted muy rico y puede poner su pecunio a buen recaudo en algún paraíso fiscal, prepárese para pagar un 90% de impuestos en caso de que pertenezca a la clase media o a la clase obrera. Si osa alzar su voz sugiriendo que si el Gran Timonel y su Partido tanto quieren a la clase obrera, ¿por qué la brean a impuestos? entonces encare usted la cárcel. ¿Por qué se mete usted en problemas? Estése callado, oiga.

Si es usted pamplonés, después del chupinazo, desfile de PETA (los animalistas en pelotas) y carrera de sacos por Estafeta. Nada de minotauros sueltos. ¿Se cree usted Teseo correteando por el Laberinto mientras Ariadna le aguarda? No delire, buen hombre.

Y nada de calimotxo ni esas guarradas. El que fluyan bebedizos fermentados y destilados es algo que ofende a sus conciudadanos musulmanes. Confórmese usted con la cola del susodicho calimotxo, pero olvídese del tintorro barato. Su hígado, además, se lo agradecerá. Y a fumarse un peta –eso sí– junto a la estatua de Bob Marley, sita donde antes estaba la del borracho machirulo de Hímen-Way. El escritorzuelo gringo ese.

Imagínese usted que es leonés o maño. Han cambiado el nombre de sus ciudades por tener ecos "imperialistas", León, como ya sabe, proviene de "Legión"– concretamente de la Legio VII Gemina. Ahora se llama Ciudad Círculo,en honor de los Círculos del Todopodemita. En cuanto a Zaragoza –Cesar Augusta– ahora se llama Plebeciudad.

También le cambiaron el nombre a Toro (Zamora), y a Castrillo de Matajudíos (esto fue antes de la Gran Transformación, como experimento).

Su señora de usted hace tiempo que se divorció para casarse con un ciudadano reemplazante subsahariano. Usted paga la pensión alimenticia de ambos, que yacen en su ex tálamo nupcial.

Este tipo de divorcios y nuevos enlaces fueron estimulados y fomentados por el Gobierno.

Sus hijas de usted bailan la danza del vientre en alguna jaima de la Península Arábiga.

Y a su hijo le sometieron desde preescolar a tanta ideología de género que a día de hoy ya matrimonió con un señor hirsuto, y ambos adoptaron unos niños del Congo.

Contamíname es el nuevo himno nacional y suena a todas horas en la radio.

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar