Der Prozess

"Esto es kafkiano, President."

Compartir en:

Arrimadas lo ha clavado: “Esto es kafkiano, President”.

Ciertamente. ¿Quién nos iba a decir que Puigde iba a ser tan magnífico director teatral y escenógrafo y recrearnos El Proceso, de Kafka en las calles de Cataluña?

Vericuetos tortuosos, claroscuros, el Barrio Gótico transfigurado en la Praga decimonónica.

Seres grotescos ocultos entre las sombras.

Buhardillas, burocracia, sombras y niebla, policías, leguleyismo, acorazados piolín en el puerto.

El Proceso fue homenajeado por Albert Camus en La Peste. ¿Está ya hediendo?

Algo huele a podrido en Cataluña.

¿Es el ciudadano medio catalán Joseph K.?

Rollizas Fräulein Bürstner van a servir butifarras en una taberna llamada Melonar que abre proximamente en Castelldefells.

Los visitantes rubicundos de Septentrión huyen de la ciudad.

Puigde se ha metamorfoseado en escarabajo gigante y las hordas rojas le persiguen con antorchas y palos como a la Criatura de Mary Shelley.

No le queda más remedio que acogerse a Santiago y a la Pilarica.

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar