El imperio contraataca

Compartir en:

A menudo escucho o leo a hispánicos que opinan que el uso de determinados términos leyendonegristas anglosajones en nuestra vida diaria no tiene mayor importancia, que son el signo de los tiempos y que no es necesario en absoluto luchar contra ellos. Los llamaremos MICRONEGRISMOS.

Haces un micronegrismo cada vez que usas el inglés u otro idioma innecesariamente ("féstival" en lugar de festival, show, chef, coach, restaurant, head of, week, sea, wild, wolf, nature, latin, room, workshop, cake, coffee, photo, whale, bird, sea, chao chao, aló, feeling, Estrecho de Drake, latinoamérica, etc)

Eso mismo se pensaba hace muy poco de expresiones machistas, racistas u homófobas que ya nadie con sentido común admite oír ni usa.

¿Podemos conseguir los miembros de la cultura hispana mundial esta misma sensibilidad con la defensa de nuestra herencia histórica?

A los que creen que esto ya no hay quien lo combata les recuerdo que esos cambios mencionados en el lenguaje se han producido en apenas media década. Por tanto es posible hacerlo también con la anti hispanidad, basta con que nos lo propongamos todos a la vez.

Un ejemplo a seguir es la actitud de los alemanes modernos con el Holocausto. En solo 70 años han conseguido que nadie acuse a Alemania, sino a “los nazis”, como si fueran de otro sitio. ¿Cómo lo han hecho? Pruebe a mencionarle a un alemán el genocio judío de hace cuatro días y observe cómo reacciona: se indigna, se levanta de la mesa y no le vuelve a hablar a usted. Ahora mire la actitud de un hispano cuando le hacen un chiste de conquistadores ¡de hace 500 años! Ríe la gracia, o no dice nada mirando al suelo.

Por tanto ¿y si cambiamos esto entre todos? ¿Y si desde este mismo instante nos proponemos no admitir esos Micronegrismos así estemos en Bogotá, Buenos Aires o París?

Oigo constantemente a personas que me consta que son admiradoras de la Historia del Imperio Hispánico repetir estos micronegrismos sin darse cuenta. No vale soltar uno y luego dar explicaciones, simplemente abogo por abolirlos por completo de nuestro lenguaje diario.

Para empezar usemos con asiduidad el término IMPERIO HISPÁNICO como lo hacen los británicos con el suyo. Sin complejos, sin pedir disculpas, sin miedo a que nadie se moleste. El que quiera saber que acuda a los libros. No hay que temer el uso de la palabra IMPERIO, como el romano; la historia no debe ofender a nadie, es o no es, y nuestro imperio fue el mayor y más humanitario (con los cánones de la época) que jamás ha existido.

Universidades tomadas por ideas de izquierdas en América y populismos bolivarianos se empeñan en empalmar dos conceptos en realidad distantes TRES SIGLOS. En la percepción de la gente el lenguaje perpetúa la sensación falsa de que hubo una CONQUISTA (violenta e invasiva) y a renglón seguido unas INDEPENDENCIAS de "liberación", como si hubieran sido dos fenómenos consecutivos.
No me crean, miren fechas ¿dónde están los restantes 270 años de convivencia y prosperidad? ¡Se los han saltado, no existen!

Todos los testimonios de los viajeros, intelectuales y exploradores extranjeros de esas épocas - ojo que 3 siglos juntos son muchos y solo llevamos 2 separados - desde Alexander Von Humboldt a Charles F. Lummis (que os descubrimos aquí y ahora ya es bien conocido) atestiguan y certifican que el IMPERIO HISPÁNICO era el cenit mundial en cultura, medicina, obras públicas, derecho, justicia, paz, urbanismo, bienestar social, organización urbana y rural, ganadería, agricultura, universidades, hospitales, escuelas, dispensarios, caminos, puertos y sobre todo, absoluto MESTIZAJE sistemático y ¡favorecido por reyes y emperadores sucesivos!.

También ocultan que hubo momentos en los que los virreinatos (jamás colonias) de Indias pertenecieron al mismo "país" que las actuales Alemania, Italia, Holanda, Polinesia, y muchos más. Oiga, que un bogotano era súbdito igual que un florentino, uno de Baviera y un hawaiano ¡a nadie le explican esto en América!

Ocultan el descubrimiento, exploración e incorporación no de un continente nuevo, el americano ¡si no de DOS! omiten OCEANÍA, omiten prácticamente todas las islas y archipiélagos del Océano Pacífico (Hawaii, Polinesia, Melanesia, hasta la propia Australia, por supuesto Filipinas pero también Marshal, Kiribati, y miles de atolones y países cuyos nombres originales fueron cambiados por los que lucen ahora por un personaje ficticio y creado como Cook).

¡Por eso no lo mencionan! ¡por eso se saltan casi 300 años y solo hablan de una conquista que duró entre 20 y 60 según el lugar!. Tampoco les interesa explicar por qué prácticamente todos los indígenas del Imperio lucharon contra las independencias, formando incluso ejércitos enteros propios. Ni aportan las fechas de las mayores masacres contra los pueblos originarios de las Américas, que tuvieron lugar DESPUÉS de disgregado el Imperio, y no durante el mismo, pues la leyes imperiales los protegían a ellos y sus territorios.

Por tanto, nada de negatividad y de repetir lo que ya sabemos ¡actuemos ya, desde ahora mismo! Aprendamos de alemanes y británicos, hagamos lo que nuestros hermanos franceses e italianos. ¡Métase usted con César o con Napoleón delante de ellos! - y ambos asesinaron el triple que cualquier conquistador español.

Eliminemos los MICRONEGRISMOS de nuestro lenguaje diario, y no admitamos oírlos sin sacarle los colores a nuestro interlocutor, con educación pero con firmeza.
Y hagámoslo independientemente de ideas políticas, de partidos, de derechas o de izquierdas, como hace el resto del planeta menos los hispanos.

Y este no es un mensaje solo para españoles, es para mexicanos, colombianos, argentinos, chilenos, ecuatorianos, bolivianos, peruanos, costarricenses, cubanos, puertorriqueños, venezolanos, paraguayos, uruguayos, dominicanos, estadounidenses hispanos, filipinos, guineanos, saharauis, sefardíes, hawaianos, micronesios, polinesios y todos los que tenemos en sangre y cerebro la herencia de la mayor cultura de la Historia Humana y la única que mantuvo el mundo unido 300 años desde hace 500 sin racismo ¡la única!.

Los hispanos somos negros, caucasianos, rubios, pelirrojos, morenos de pelo, oceánicos, amerindios, indígenas de mil etnias, mestizos de cada tono posible, asiáticos, africanos bereberes, árabes, judíos y de todas las mezclas habidas y por haber. ¡Por eso nos quieren desunidos, por eso temen que nos demos cuenta, por eso somos el enemigo cultural a batir!

Hermano, averigua lo que nos une, y descubrirás dos Mundos Nuevos... ¡otra vez!.

Un aullido.

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

Comentarios

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar