¿Son tontos o sólo lo parecen?

El PP quiere deshacerse de la única tele que aún controla

Compartir en:

¿Será por pureza ideológica hacia los principios del liberalismo neocon? ¿Será —pero esto es una maldad de Zapatero de la que no hay ningún indicio— por la posibilidad de medrar en la privatización? ¿Será, más sencillamente, por estupidez pura y dura? Sea por lo que sea, lo cierto es que el PP quiere deshacerse de Telemadrid, la única televisión importante que le queda a la “derecha” (si alguien sabe aún lo que es tal cosa) después de que entre Aznar y Rato le hayan tendido a Prisa, Planeta y demás fuerzas del progreso una gran alfombra roja (¿de qué otro color?…) para que controlaran lo esencial del poder mediático: esta cosa que, sin partirse de la risa, todos, tanto en la derecha como en la izquierda, llaman “libertad de prensa y opinión”.
Las diferencias entre la derecha y la izquierda son, a ojos vista, cada vez menores. Pero hay que reconocer que algo —la listeza y la picardía— las diferencia todavía de forma abismal: jamás un gobierno socialista se desprendería de una televisión tan importante…
En fin, que los chicos del PP van a coger Telemadrid, la van a envolver en un bonito paquete adornado con un lacito de colores, y se la van a regalar —políticamente— a quien la quiera comprar.
Es harto probable que quienes la compren —fieles a los neoconservadores designios de “libertad, libertad” (del Mercado y del Capital)— no duden en adoptar como primera medida el cierre de “Noches Blancas”, el extraordinario programa de libros y cultura que dirige (relegado a altas horas de la noche, eso sí) Fernando Sánchez Dragó. Aunque el programa es comercialmente rentable, nunca lo será tanto como un buen programa de telebasura del corazón.

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar