Carta a mis amigos oligarcas

En Estados Unidos nos ha salido chunga la primera ronda de las elecciones. Ese paleto de Trump ha conseguido convencer a otros muchos paletos.

Compartir en:


Queridos amigos oligarcas :
En Estados Unidos nos ha salido chunga la primera ronda de las elecciones. Ese paleto de Trump ha conseguido convencer a otros muchos paletos. Pero aún nos quedan recursos. Aún tenemos la prensa, los clones siliconados del show business, la tele y todo lo que hemos ido construyendo pacientemente durante siglos para impresionar al populacho. Pero esos paletos han conseguido utilizar en contra de  nosotros uno de nuestros últimos inventos. Habrá que recordarle a Facebook a quién le debe la existencia. Es evidente que lo ha olvidado y ha dejado que los paletos usen a favor de ellos nuestra creación. En lo sucesivo deberemos ser más cuidadosos. Pero tranquilicémonos: el Gran Manitú todavía no es presidente. Podemos crear aquí tantas revoluciones coloradas que los compromisarios que deben elegirle acaben dudando. A ésos hay que enseñarles dónde están su intereses. Quizá debamos atemorizarles. Y, en fin, si no queda más remedio, siempre podemos hacer que se lo cargue un transgénero enamorado o un hispano deprimido. Con los negros, sin embargo, habrá que ir con mucho tiento. Ésos ya empiezan a comprender. Sobre todo los descendientes del Tío Sam. Ya se sienten más norteamericanos que negros. Se nos están escapando de las manos.Más globalmente hablando, todavía no hemos creado bastantes minorías para contrarrestar a esos rednecks primarios que están más receptivos a sus tripas que al mundo ideal que proyectamos para ellos. Abramos más las puertas la inmigración. Señalemos o creemos grupos sociales a los que declararemos amenazados por esos palurdos. Pero cuidémonos mucho de que ninguna de esas minorías pueda sentirse bastante fuerte como para dejar de tener nuestra protección. En Francia, muchos de los magrebíes que hicimos entrar se vuelven ahora contra nosotros. Ello nos obliga a traer nuevos migrantes procedentes de otros sitios. Para ello contamos con la ayuda de algunos indígenas que están orgullosos de la promoción social que se les ofrece. Si las cosas salen mal, serán ellos quienes paguen los platos rotos. No hay que preocuparse. En los Estados Unidos hay que hacer lo mismo. Pese a que estos últimos tiempos han llegado nuevos negros fácilmente manipulables, muchos de ellos han sido seducidos por el paleto Trump. Habrá que solucionar lo antes posible el caso Farrakhan y sus émulos. Son nocivos. Do act right now.
Ya lo sé, me estoy centrando demasiado en los negros, pero hasta ahora los manipulábamos con tanta facilidad… Lo que ha ocurrido tiene que orientarnos de cara al futuro.
Os sorprenderá sin duda que utilice sitios emblemáticos de la fachaesfera para difundir este mensaje.[1] No es, sin embargo, nada sorprendente. Si queremos seguir imponiéndonos, hay que dar nuevo nervio a todos los componentes de las sociedades occidentales. Los subperros necesitan demasiados tiempo para comprender las cosas. Y cuando las entienden es a menudo demasiado tarde para ellos. Por ello, hay que solucionar lo antes posible el asunto Trump. Su mente de reptil está pillando muy bien lo que pasa. Esta vez escogimos a una WASP en lugar de a un nego, un hispano o un homosexual, varón o hembra; pero fue un error. Su sangre de WASP  ha hablado y ha contribuido, sin duda, a la victoria del paleto. No mentían sus ojos de enamorada. Estaba frente a él como una hembra fascinada por el macho alfa. La próxima vez podríamos tomar a un joven redneck con algo de estudios, pero, el problema es que, cuando crecen, esta gente también acaba comprendiendo. De modo que no aconsejo nada. Hay que actuar con toda rapidez y montar un golpe como con lo de Obama. ¡Aquello sí que fue genial! ¡Un mulato venido de afuera! Ahí no hay ningún riesgo.
Pues nada, espero que estas líneas os den confianza en lo acertado de nuestra dominación y en la realidad de nuestros intereses bien comprendidos. No firmo esta carta. Ni siquiera con pseudónimo.
Un oligarca
© Polémia


[1]Fachaesfera. Con tal término (“fachosphère”) los oligarcas y su prensa califican en Francia a los medios de comunicación alternativos que, a través de Internet, se oponen a la bienpensancia y al pensamiento único. (N. d. T.)

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar