Son ellos mismos quienes hablan de sí mismos

El islam normal y corriente

Mucho se ha discutido, mucho se ha hablado y se habla sobre las diferencias, o incluso sobre la profunda oposicion entre un islam "bueno" (pacífico, amable, abierto a la pluralidad de ideas y religiones, respetuoso de las mujeres...) y un islam "malo" (radical, fanático, extremista, machista... y en último extremo yihadista).

Compartir en:


Mucho se ha discutido, mucho se ha hablado y se habla sobre las diferencias, o incluso sobre la profunda oposicion entre un islam "bueno" (pacífico, amable, abierto a la pluralidad de ideas y religiones, respetuoso de las mujeres...) y un islam "malo" (radical, fanático, extremista, machista... y en último extremo yihadista). Digámoslo con otras palabras: es obvio que no todos los musulmanes son terroristas; pero lo que ocurre es que todos los terroristas sí son hoy musulmanes. Y poco se oye y poco se ve insurgirse a los musulmanes "buenos" contra tales terroristas. Lo deberían hacer, por la cuenta que les trae, con la mayor de las energías, con mucha mayor fuerza incluso que nosotros mismos: no de la forma suave y delicada con la que emiten declaraciones después de cualquier atentado cometido por sus correligionarios "malos".

Pero no es de estos últimos de los que queremos hablar, sino de los otros, del islam "bueno", pacífico, tolerante, amigo de las mujeres... No somos nosotros, sin embargo, quienes vamos a hacerlo. Son ellos quienes hablan de sí mismos. Démosles la palabra, oigamos lo que de ellos mismos cuentan los musulmanes sencillos, corrientes y molientes.

Habla un destacado imán en la Conferencia de Paz Islámica celebrada en Noruega en el mes de mayo de 2013. Escúchenlo, merece la pena. Y compartan el video por doquier.

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar