¡Quieto ahí! Que no puedes, hombre, que no...

No, you can´t!

Compartir en:

Suficientemente conocido es el "Yes, we can!" electoral, "¡Sí, podemos!", del Presidente Barak Obama. Otro asunto es que no haya podido ni pueda lograr nunca lo que se encarna en ese eslogan, máxima expresión del voluntarismo a ultranza de quien no cree ni en límites ni en barreras. Pero no es éste el asunto. Sucede también que hay determinadas ocasiones, como en Pittsburg en 2009, en las que al propio Obama le toca decir, mientras retiene discretamente por el brazo al tipo que aparece junto a él: "¡No, quieto ahí, amigo! ¡Con ésta no puedes!". Vean, si no.

 

 

 

 

 

 

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar