Víctor Barrio, ¡presente!

Víctor Barrio, el torero que cayó como un valiente el pasado 9 de julio en la plaza de Teruel, fue homenajeado ayer por seis de los principales toreros de la actualidad. Junto con ellos, cerrando filas, el público, el pueblo.

Compartir en:


Víctor Barrio, el torero que cayó como un valiente el pasado 9 de julio en la plaza de Teruel, fue homenajeado este domingo 4 de septiembre por seis de los principales toreros de la actualidad. Junto con ellos, cerrando filas, el público, el pueblo, que abarrotó hasta la bandera —hacía mucho años que no se recordaba un lleno parecido— la plaza de la muy castellana ciudad de Valladolid. En medio de todos ellos, Raquel, la viuda de Víctor, a quien la mayoría de los diestros —algunos elegirían alzar la montera al cielo— brindarían su toro. Muy cerca de ella, la Infanta Elena y su hija.
La corrida fue un clamoroso éxito de ese gran arte que es el toreo —arte enraizado en la vida, arte enraizado, pues, en la muerte: anacrónico arte en tiempos que nada quieren saber ni de la vida ni de la muerte.
Con carácter benéfico actuaron en el homenaje tributado a su compañero Juan José Padilla, José Tomás, Morante de la Puebla, el Juli, José María Manzanares y Alejandro Talavente, quienes cortarían ocho orejas y un rabo, habiéndose dado la vuelta al ruedo a dos de los toros lidiados.
¿Y las aves carroñeras? ¿Y las hienas que, ante el torero caído, bramaban y se regocijaban pidiendo más muerte? ¿Qué fue de ellas? Se interpusieron denuncias, se presentaron querellas. Cárcel se pidió para las alimañas. ¿Se pudren ya en ella? No, pues se sabría… Siempre lo mismo, siempre igual claudicación: desplantes, amenazas, denuncias… Silencio luego .
Aquí va la muy emotiva y literaria crónica escrita por Zabala de la Serna, cronista de El Mundo.
J. R. P.

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar