Cinema Genovés

Compartir en:

 A Fernando R. Genovés le gusta la ópera. A mí también. Le gusta el cine y a mí también. Le gusta la película Dunkerque (Cristopher Nolan, 2017) y a mí tampoco. Son cosas del cine, del arte, de la vida... Y conste que una de las frases que más aborrezco es aquella de "Todo es cuestión de gustos". ¡Y un jamón! Todo es cuestión de criterio, de análisis, de perspectiva, de formación. El "gusto" es el único elemento de juicio que no requiere aprendizaje previo ni exigencia individual, lo que contradice groseramente la posibilidad de disfrutar la expresión artística en toda su riqueza e intensidad y, sobre todo, en su completo sentido. El "gusto" es lo primero que nos nubla el entendimiento a la hora de comprender cualquier fenómeno humano, lo primero de lo que debemos desprendernos para apreciar dicho fenómeno en todos los matices de su ser indudablemente complejo. Todo el mundo tiene "gusto" igual que todo el mundo tiene culo (con perdón por la cita recurrente), y eso no implica mérito ni derecho alguno. Si todo en la vida fuera cuestión de gustos, HoliHola Pedroche sería presidente del gobierno y Belén Esteban premio Nobel de literatura. Al grano.

El cine es la memoria cotidiana que nos dice quiénes somos y nos susurra qué deberíamos hacer, en qué ocuparnos durante las siguientes veinticuatro horas de nuestra andadura en la historia.

Fernando lleva muchos años actualizando un blog maravilloso, Cinema Genovés, en el que expone con claridad, amenidad y, desde luego, la debida profundidad, sus impresiones de espectador ante las películas que ve y revisita con metódica frecuencia. Para él, un día sin cine es un día prácticamente perdido. Yo no llego a tanto (a lo mejor me gusta el cine un poco menos que a él); pero no hay nada que me desasosiegue más, en estos territorios del espíritu, que una de esas temporadas tediosas, siempre demasiado largas, en las que no hay una buena película que llevarse a la vista y el oído y no queda más remedio que ampararse en la programación casera de TCMParamount y otras venerables productoras televisizadas. Porque el cine es la expresión más inmediata y seguramente la más poderosa que tiene nuestra cultura (oh, no lo dudemos: nuestra civilización), de orientarse perpetuamente hacia sí misma.

El cine es la memoria cotidiana que nos dice quiénes somos y nos susurra qué deberíamos hacer, en qué ocuparnos durante las siguientes veinticuatro horas de nuestra andadura en la historia. 

En esta tercera entrega de Cinema Genovés, en forma de libro, el autor recorre un montón de películas seleccionadas entre las de más mérito, a su criterio, vistas entre 2015 y el presente. Las hay de todos los géneros con cierta prevalencia del western, uno de sus registros favoritos; y de todas las épocas, desde los años veinte del siglo pasado a la segunda década de este siglo. Encomiar este ensayo como guía utilísima de películas clásicas es inútil.Si alguien no comprende a la primera (y a priori) el valor de los comentarios de Fernando R. Genovés sobre el cine de su vida, no merece la pena que se le explique de nuevo, ni insistir en ello.

Si alguien no comprende a la primera (y a priori) el valor de los comentarios de Fernando R. Genovés sobre el cine de su vida, no merece la pena que se le explique de nuevo, ni insistir en ello.

 

 El cine nació como entretenimiento y siempre ha pertenecido, justamente, a la "industria del ocio". El autor de este libro sabe, naturalmente, que esa dimensión (pretensión) lúdica del cine, si bien fue y puede seguir siendo la primera, no es la principal. Un cine para entretener sirve para eso justamente: para un rato. Después se olvida. El cine, como todo arte, como todo género literario, sirve para conocer, para sentir sobre nosotros mismos y para interrogarnos acerca del significado de ... todo. Por eso estos libros, este libro en concreto, son tan valiosos: porque no nos dicen cómo tenemos que pensar el cine ni cómo ver las películas, pero nos enseñan a disfrutarlas; lo cual, dado el caso, quiere decir que nos enseñan a pensar. Y eso, amigos, no tiene precio.

 

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

Comentarios

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar