El arte sacro y la ritualidad ni artística ni sacra

Compartir en:

Completamente de acuerdo, don Francisco [el autor se refiere al artículo de Francisco Núñez Roldán "¿A cambio de qué?"]. Yo también me abismo en las delicias polifónicas, policromáticas y plurilinges del arte cristiano, pero reconozcámoslo: en Europa el cristianismo es pasado, apenas presente y para nada futuro. Y menos con jerarcas como los actuales, empeñados en aggiornar lo eterno, en convertir el mysterium tremendum en terapia de grupo, junta de vecinos o pipiripao solidario. Desde que ese engendro comunistoide del ´´Pueblo de Dios´´ se convirtió en lugar común y consigna maoísta del Vaticano II, lo feo, lo vulgar y lo decadente son el pan nuestro de cada día. No creo que haya signo más evidente del Anticristo que este.
Hay verdades eternas; una de ellas: ´´kalós kai agathós´´. El credo que degrada la Belleza, degrada la Verdad y el Bien. Por eso la Iglesia tiene los siglos contados.
Una nueva Europa necesitaría un cristianismo transfigurado, pagano y bello, nacional y barroco, místico y sublime. No la ONG  saducea de Roma.
Nunca lamentaremos bastante la derrota de los Staufen.

Sertorio

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar