El arte sacro y la ritualidad ni artística ni sacra

Compartir en:

Completamente de acuerdo, don Francisco [el autor se refiere al artículo de Francisco Núñez Roldán "¿A cambio de qué?"]. Yo también me abismo en las delicias polifónicas, policromáticas y plurilinges del arte cristiano, pero reconozcámoslo: en Europa el cristianismo es pasado, apenas presente y para nada futuro. Y menos con jerarcas como los actuales, empeñados en aggiornar lo eterno, en convertir el mysterium tremendum en terapia de grupo, junta de vecinos o pipiripao solidario. Desde que ese engendro comunistoide del ´´Pueblo de Dios´´ se convirtió en lugar común y consigna maoísta del Vaticano II, lo feo, lo vulgar y lo decadente son el pan nuestro de cada día. No creo que haya signo más evidente del Anticristo que este.<br>Hay verdades eternas; una de ellas: ´´kalós kai agathós´´. El credo que degrada la Belleza, degrada la Verdad y el Bien. Por eso la Iglesia tiene los siglos contados.<br>Una nueva Europa necesitaría un cristianismo transfigurado, pagano y bello, nacional y barroco, místico y sublime. No la ONG  saducea de Roma.<br>Nunca lamentaremos bastante la derrota de los Staufen.

Sertorio

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar