Todos pendientes de esta gente

Caos en las primarias: ¿Pero cuándo vota América?

Estados Unidos sabe que pronto tendrá que elegir a sus candidatos a la Casa Blanca. Pero ese “pronto” todavía es difícil de concretar. A pocos meses de las primarias presidenciales, la discusión entre estados sobre quién debe votar antes tiene bloqueado el calendario y por primera vez es posible que se vote cuando Santa Claus todavía esté trabajando. Todos miramos con expectación los vaivenes de la primera potencia del mundo.

Compartir en:

MARCO BARDAZZI
Tradicionalmente, los caucus de Iowa y las primarias de New Hampshire abren la ronda de votaciones para las elecciones de demócratas y republicanos, y desde hace años las fechas electorales se fijan en enero. Una costumbre aceptada hasta ahora por los demás estados, con cierto malhumor. Sin embargo, esta vez ha estallado la revolución, con Michigan y Florida amotinados por su decisión de anticipar los plazos, desafiando el primado de los dos estados en que los candidatos han invertido gran parte de sus recursos y de su tiempo. Se ha declarado una lenta batalla de trincheras en la que cada estado observa lo que hacen los demás y se toma su tiempo antes de decidir.
 
El hombre más poderoso de América en este periodo, al menos en el frente electoral, se llama Bill Gardner, el secretario de Estado de New Hampshire, que ostenta desde hace 31 años el poder absoluto de decidir, él solo, cuándo celebrar las primarias en su estado. Será la elección de Gardner la que determine todas las demás, y el funcionario en cuestión no parece tener prisa. “No estoy cerca de tomar una decisión”, ha declarado con un tono enigmático Gardner, quien en el pasado llegó a esperar en una ocasión hasta diciembre para anunciar la fecha de las primarias en New Hampshire.
 
Pesadilla logística
 
Para Hillary Clinton, Rudy Giuliani y los demás aspirantes a presidente, es una pesadilla para sus planes logísticos: la incertidumbre hace difícil programar las campañas electorales y los compromisos de los candidatos. Y los rumores que circulan no son tranquilizadores para ellos. En New Hampshire hay quien ha llegado a plantear la hipótesis de que Gardner pueda dar un paso clamoroso y anunciar las primarias para el 18 de diciembre, creando la expectativa de ver a Barack Obama o Mitt Romney obligados a intentar llamar la atención de los electores en plenas compras navideñas. Iowa, en ese caso, tendría que celebrar su propio caucus (una especie de asamblea pública) aun antes. Una hipótesis que da escalofríos al gobernador Chet Culver: “Puedo garantizar que en este estado queremos celebrar la Navidad”.
 
En Florida, el estado que en el año 2000 paralizó la carrera a la Casa Blanca, están molestos porque no se les tiene en cuenta en la elección de los candidatos, a pesar de que en noviembre del año electoral pueda ser uno de los estados clave para el voto. Por eso, quieren ofrecer a sus electores la posibilidad de celebrar sus propias primarias en enero. Pero aun así, es posible que nadie lo tenga en cuenta, porque los líderes de ambos partidos podrían, a modo de castigo, recortar el número de delegados que Florida tiene derecho a elegir.
 
Al ritmo que avanza la carrera para fijar el calendario de las primeras votaciones, la palabra decisiva sobre quién se enfrentará a la herencia de George W.Bush podría decirse un “supermartes” de febrero, el día 5 –rebautizado en Estados Unidos como el Tsunami Tuesday-, para que los electores vayan a votar.
 

(www.paginasdigital.es)

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar