Carta abierta de un viejo justicialista

Peronismo con bótox: los argentinos se preparan para lo peor

Argentina se la juega en las próximas elecciones. El poder ha hecho algo llamativo: Kirchner ha designado sucesora a su esposa, Cristina Fernández (de Kirchner). Se presentará en nombre del peronismo. Pero, ¿de qué peronismo? De momento, los viejos peronistas ya están dando su opinión: en Argentina hay muchas cosas por hacer, y ninguna de ellas coincide con el programa de Cristina. Un viejo caballero del Justicialismo, Roberto Arredondo, ha escrito una carta abierta a la señora Kirchner que es un auténtico ejemplo de clarividencia política. Si quiere usted saber qué pasará en Argentina, léala. Además, meten al Gobierno español por medio. Espectacular.

Compartir en:

ROBERTO ARREDONDO

“No resulta fácil a los justicialistas elegir un candidato al cual favorecer con el voto.

Pareciera que muchos "dirigentes peronistas" se han "alineado" con Ud. Me preguntaba si lo hacían por su autodeclamado origen justicialista, o simplemente porque sería "el caballo de comisario" (a los "muchachos" siempre les gusta jugar a ganador), o tal vez porque Ud. es mujer y quiere "emular" a Evita. O porque les garantizará un cambio, que recién comienza, en dirección hacia la doctrina de Perón. O tal vez para que comencemos finalmente algún debate en pos del Proyecto Nacional, última bandera del Perón del 74. O tal vez porque Ud., por su práctica en el Poder Legislativo, permitiría al menos cierto esbozo de un genuino debate interno dentro del Bloque Justicialista, cuyos integrantes, de tanta obediencia debida, ya no saben ni para qué están sentados en sus bancas. Tal vez Ud., de tanto recorrer el mundo y dialogar con los líderes mundiales, haya conocido que hasta el más encumbrado de ellos es también parte de un engranaje de los respectivos poderes nacionales regulados por las instituciones, las que hoy en Argentina se encuentran en una total decadencia republicana. Es cierto que ha tenido que hacer un curso muy rápido, dado que su esposo no ha sido muy afecto a esos "inútiles y aburridos" intercambios con los líderes mundiales. Por eso la felicito, porque parece haber aprendido de los errores matrimoniales y ha comenzado ese cambio.

Sin embargo, debo confesarle que hay algo que no me gusta: Ud. persiste y aún profundiza el "ninguneo" a la prensa nacional, sólo explicable por temor o miedo a preguntas "difíciles". Habrá observado que los líderes de cualquier país del mundo hacen conferencia de prensa y aceptan preguntas, orales u escritas. Por el actual camino no podrá Ud. asegurarse un lugar destacado en el contexto mundial, al cual seguramente aspira. Acuérdese de Perón y de Eva, rápidos para las respuestas y seguros de sí mismos y de su doctrina. Va a tener que aceptar al menos este desafío, si quiere que los peronistas comencemos a confiar en Ud.

"La única verdad es la realidad", frase atribuída a Aristóteles y repetida hasta el cansancio por el General Perón. Ud. seguramente la recuerda. Por ello la realidad socio-económica debería ser mostrada tal cual es (porque nadie ignora las dificultades) y no maquillada puntillosamente, hasta casi deformarla totalmente, como lo hace Néstor Kirchner. Quiero aclararle que me han molestado mucho las críticas que le han hecho a su "maquillaje personal", que sin duda la embellece enormemente. Lo que francamente me resulta intolerable es, ya no maquillar, sino manipular la realidad por vía de las estadísticas con la ingenua intención de hacernos creer que no hay inflación, que hay pocos desempleados, que hay menos pobres, que la deuda externa está solucionada, que no tenemos conflictos externos, que no necesitamos fuerzas armadas, que la inseguridad es una "sensación", que la droga no se ha adueñado del poder, que las tarifas de los servicios públicos no van a ser "ajustadas", que no hay faltante de gas-oil en el interior, que el descontrol se ha adueñado de las calles, que existe alguna política estratégica, o exterior, o ambiental o de salud o de educación.

La realidad no puede pintarse o retocarse con "botox". Lejos estamos de nuestros ideales justicialistas y lejos estamos del camino hacia las soluciones que necesitamos. También llama la atención que el pregonado cambio no se haya traducido en una propuesta programática diferente a la del 2003, o que el Partido Justicialista siga intervenido y que el ignoto "agente" interventor firme acuerdos electorales sin consulta a sus afiliados. ¿Es que Ud. piensa que no hay necesidad de programas, ni estrategias nacionales, ni partidos políticos que debatan? ¿Para Ud. toda la política se reduce a pronunciar sermones o a tener buena imagen televisiva, como las "divinas de Patito Feo"? Tampoco funcionan los "aprietes" para los peronistas tradicionales, que sabemos bancarnos todas las situaciones. En ese sentido la situación tiene cierta semejanza con el accionar gorila del 55, que hasta prohibieron la palabra “peronismo”. Por miedo al peronismo. El mismo que reflejan Uds., el matrimonio K. Miedo a todo y a todos. Por eso se encierran y hablan sólo entre Uds. No les hablan con el corazón a los justicialistas, simplemente, porque les tienen miedo.

Frente para la Victoria es un Compromiso Plural. Ese es su lema: bastante hueco y sin sabor, porque la "victoria" no debería ser un fin en sí mismo. También la codician los especuladores o los mercenarios. El fin es la justicia social, la libertad, la soberanía. Esos son nuestros ideales. Por vía de los instrumentos: la institucionalización, el diálogo, el debate, el disenso y el consenso, las ideas. No la compra de voluntades, la negociación espuria: tanto te doy si me apoyas, tanto te saco si no lo haces; cuya resultante maquiavélica es el "compromiso plural" de los que han aceptado este triste camino.

Me voy a tomar el atrevimiento de predecirle el futuro: si Ud. llegara a ganar las elecciones, los irresueltos problemas del pasado, lejano y cercano (gobierno K), le van a caer sobre sus hombros. Cuando ello ocurra, y ocurrirá antes de la asunción del mando, muchos "amigos" suyos comenzarán a "lavarse las manos" y a apartarse de su lado. El peronismo negociador sin ideales visibles, mañoso y hábil para manejar el poder, ducho en estas lides, como torero experimentado, comenzará a hacerle "verónicas" y a reclamarle su cuota-parte de poder por haberla apoyado. Si Ud. se lo entrega, quedará "atada" a sus caprichos. Si no lo hace, por carecer de poder territorial y político propio, su "gobernabilidad" declinará desde el inicio y le echarán la culpa por "ser mujer", una obvia falacia. Frente a ello, Ud. deberá buscar un sector para ampliar su cuota de poder y lo hará (sin mostrarlo directamente) con los demócratas de EEUU, directamente o vía sus socios españoles (PSOE- Zapatero). No tiene muchas mas opciones, según su óptica. Para establecerlo, ellos le pedirán mas concesiones energéticas (petroleras) de las que ya les ha dado su esposo y una actualización de los valores de los servicios públicos. Eso la malquistará con todo el espectro de izquierda, al que muy hábilmente (touché) su esposo ha sabido mantener tranquilo, manipulándolo por vía del manejo de una supuesta política de derechos humanos. Como Ud. Sabe, la izquierda (ahora bolivariana y con recursos) es "bullanguera" y le gusta "ganar la calle", con lo que nuevamente se pondrá a la clase media en su contra, lo que sumado a la inseguridad (real) y a la mayor inflación, derivada de la actualización aludida, definitivamente ésta comenzará a expresarse cada vez mas "ruidosamente" en su contra.

Si quiere "reprimir" (palabra prohibida: digamos poner un poco mas de orden) a la izquierda o al delito callejero, tendrá un doble problema: a) entrará en insalvables contradicciones de teoría  política con su esposo, que para ese entonces estará dedicándose al "armado político" (y a soplarle al oído, de lo cual Ud. también se cansará) y b) con las fuerzas de seguridad, que le requerirán garantías adicionales para que, de ejecutar sus "ordenes", luego no sean perseguidos por la justicia, como actualmente ocurre.

Como verá, estimada Cristina, el tiempo de las rosas y las mieles ha comenzado a difuminarse y no sé porque extraño maquiavelismo Ud., que seguramente tiene buenas intenciones, tendrá que hacerse cargo del próximo invierno, más parecido a un "infierno". Porqué irremediablemente Ud. tendrá que pagar los costos que no quiere pagar su esposo.

Por eso acepte este humilde consejo de un viejo zorro peronista: renuncie ahora que todavía está a tiempo, antes de las elecciones, invente algún virus y que Néstor se haga cargo. Ya llegará el tiempo adecuado para su grandeza. El oráculo nos indica que justo ahora es el peor momento para lograrlo.

Roberto Arredondo

Un viejo justicialista”.

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar