Heroísmo y poesía en la resistencia irlandesa

Irlanda: el Alzamiento de Pascua de 1916

Hemos llegado al centenario de uno de los actos más importantes y significativos en la historia del siglo XX. El Easter Rising, esto es, el Alzamiento de Pascua de 1916,

Compartir en:


Hemos llegado al centenario de uno de los actos más importantes y significativos en la historia del siglo XX. El
Easter Rising, esto es, el Alzamiento de Pascua de 1916, que tuvo lugar en Irlanda en el mes de abril de dicho año. Su importancia viene marcada, junto a sus repercusiones políticas, por el carácter mismo del Alzamiento y el carácter de sus líderes.
Irlanda llevaba sufriendo la ocupación británica desde hacía siglos. Ya en el siglo XII, desde Inglaterra, los anglonormandos se instalan en la isla. No obstante, en este caso, la ocupación fue de tipo muy distinto a la que habría de llegar a partir del reinado e Enrique VIII. Aun no sin conflicto, los anglonormandos, católicos, pues faltaban siglos para que triunfara la Reforma Protestante en Inglaterra, no presentan conflicto religioso y, por añadidura, no intentan imponer el idioma inglés a la población, sino que ellos mismos aprenden gaélico, de tal modo que se llegó a decir que se habían hecho “más irlandeses que los propios irlandeses”, si bien, por otro lado, su influencia política fue más que notable. Fue, como dijimos, a partir de Enrique VIII, monarca que vio, para su disgusto, que aquellos anglonormandos hacía siglos que habían roto lazos con la corona británica, cuando comienza una ocupación que, a través de violentas campañas y leyes coercitivas, expolió hasta el siglo XX a la población autóctona e impuso una población de colonos y asentamientos protestantes. La historia de Irlanda es la de una larga lucha por liberarse del invasor. Innumerables batallas, muertes, rebeliones y movimientos políticos han sido la constante de Irlanda a través de los siglos. Juntos lucharon irlandeses y españoles en la Batalla de Kinsale, justo al comienzo del siglo XVII, y no pocos fueron los españoles que perdieron la vida en las costas y en las tierras irlandesas, en su causa común contra el enemigo inglés, y cuyo sacrificio y heroísmo es recordado en Irlanda por la gente y en diferentes monumentos conmemorativos.
Ya en el siglo XX, en la Pascua de 1916, miembros de la Irish Republican Brotherhood(Hermandad Republicana Irlandesa), varios de ellos líderes a su vez de los IrishVolunteers (Voluntarios Irlandeses) y del IrishCitizenArmy(Ejército Ciudadano Irlandés), organizan una rebelión armada para liberar a su Patria de la secular ocupación. Proclaman en Dublín la República Irlandesa. Importante es señalar aquí que las palabras República y Republicano en Irlanda van unidas, lógicamente, a libertad e independencia respecto al Reino Unido.
Aunque el Alzamiento de Pascua no supuso unidad total en las posturas, tanto de carácter intelectual como estratégico, de sus organizadores, el heroísmo de éstos, su amor por Irlanda y su inconmensurable generosidad, pues desde el primer momento estuvieron dispuestos a dar la vida por la libertad de su país, han marcado de forma indeleble esta rebelión de patriotas. Justo es,  desde aquí,  rendirles homenaje. El Alzamiento fue sofocado por los británicos y la mayoría de sus líderes, muchos muy jóvenes, fueron  ejecutados. Junto con el sindicalista James Connolly, que, por sus graves heridas causadas en la rebelión, fue fusilado en camilla,junto con Thomas Clarke, conÉamonnCeannt, de  34 años, Con Colbert, de 27 años,y con  SeánMac Diarmada,  de 33 años, fueron fusilados, entre otros, los poetasPádraigPearse (Pádraig: irlandés de Patrick), de 36 años, Joseph Plunkett, de 28, y Thomas MacDonagh, de 38.
La gran dimensión simbólica del Alzamiento de Pascua tiene en PádraigPearse, hijo de padre inglés, y cuyo hermano, William Pearse, también participó en el Alzaimento y tambiénfue fusilado, uno de sus símbolos más relevantes: poeta bilingüe en irlandés e inglés, maestro y abogado. Testimonio de su heroísmo fue, junto con su lucha y su sacrificio personal, su propia palabra escrita. Conmovedora y admirable es la carta que escribió a su madre desde la cárcel tras su sentencia a muerte, de la que citamos estos párrafos:
Querida madre
Nuestra esperanza y creencia es que el Gobierno perdonará las vidas de todos nuestros seguidores, pero no contamos con que perdonen las vidas de los líderes. Estamos preparados para morir y moriremos con alegría y orgullo. Personalmente no espero o incluso no deseo vivir, pero sí espero y deseo y creo que las vidas de todos nuestros seguidores serán salvadas incluidas las vidas que ambos, tú y yo, estimamos  (excepto la mía propia) y esto será un gran consuelo para mí al morir.
No debes afligirte por todo esto. Hemos preservado el honor de Irlanda y el nuestro propio. Nuestras hazañas de la última semana son las más espléndidas de la historia de Irlanda. La gente ahora dirá cosas duras de nosotros, pero seremos recordados por la posteridad y seremos bendecidos por las generaciones que aún no han nacido.
Leer palabras como éstas, y el lector puede leer muchas más del poeta, hondas, hermosas y heroicas, nos sitúa cara a cara con el heroísmo. Con el heroísmo de un guerrero, de un patriota. Con el heroísmo de un poeta y con la poesía del heroísmo.

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar