Libia: ¿quién pasará factura a los Sarkozy, Juppé y Bernard-Henry Lévy

Siguen siendo hoy igual de misteriosas las razones de este conflicto cuyas consecuencias son hasta tal punto dramáticas que...

Compartir en:


En marzo de 2011, al cabo de una campaña mediática de inusitada intensidad emprendida por el "filósofo" Bernard-Henry Lévy, el presidente francés Nicolas Sarkozy decidió declarar la guerra al coronel Kadhafi con el que pocos meses antes aún estaba en los mejores términos.
El 17 de marzo, Alain Juppé, ministro de Asuntos Exteriores, le arrancaba al Consejo de Seguridad de la ONU la resolución 1973 que permitió abrir las hostilidades.
El 19 de marzo, 18 aviones franceses (cazas y aparatos de abastecimiento) lanzaron un ataque de dos horas y media sobre Libia. La incomprensible guerra franco-libia u otano-libia acababa de empezar.
Siguen siendo hoy igual de misteriosas las razones de este conflicto cuyas consecuencias son hasta tal punto dramáticas que parece indispensable emprender una intervención internacional. En su momento el Eliseo se salió con el argumento de una acción humanitaria destinada a “salvar la población de Benghazi”. El martes 16 de diciembre de 2014, el presidente de Chad, Idriss Deby dio otra explicación cuando declaró que, al entrar en guerra en Libia, “el objetivo de la OTAN era asesinar a Kadhafi. Objetivo alcanzado”.
Sean cuales sean las causas oficiales u oficiosas, reales o supuesta, fundamentadas o fantaseadas, el resultado de esta guerra “por la democracia y los derechos humaos” es catastrófico.
  • Los aliados islamistas de Qatar y de Turquía se han hecho con el control de una parte de los abastecimiento de gas y petróleo de Europa.
  • El “Estado islámico” ha lanzado las milicias islamistas al asalto. Las que le son fieles controlan una parte de Cirenaica y, al oeste, se encuentran en la frontera tunecina. Por donde andan impera el terror
  • Egipto está directamente amenazado, así como Túnez y Argelia. Al sur, Chad y Nigeria están en primera línea, mientras que, con Boko Haram, se ha abierto un segundo frente islamista en sus fronteras.
  • Las bandas islamo-mafiosas envían decenas de miles de inmigrantes a las costas europeas. En lugar de rechazarlos, la marina italiana los recupera en el mar para instalarlos en Europa… de donde nunca más se irán. Ahora bien, todo el mundo sabe que entre ellos hay terroristas escondidos, los cuales van a crear células “durmientes” dentro del “espacio Schengen”.
  • Frente a semejante desastre, y como si fuesen ajenos al caos que provocaron, Nicolas Sarkozy y Alain Juppé aspiran al más alto puesto del Estado francés. En cuanto al guerrero que les inspiró, sigue paseando toda su soberbia y su desabotonada blanca camisa por los platós de las televisiones.

Artículo relacionado:
Adriano Erriguel,
"La sombra de BHL planea sobre Ucrania"

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar