Estamos, si esto no se remedia, llegando al final…

La degeneración

Compartir en:

Parecen simpáticos, divertidos incluso a primera vista. ¡Ay que ver con qué gracia ridiculizan la filosofía! Conozco incluso a un buen amigo que dice que uno no tiene que ponerse nervioso por tales cosas. Se puede, desde luego, se debe incluso hablar con humor, ironía y recochineo de todo, hasta de las cosas más grandes. (Aristófanes, por ejemplo, se burló con saña y con razón de Sócrates…) El problema no está ahí. El problema está en el tonillo entre insolente y barriobajero con que esta chusma —prototipo de la insolencia del hombre-masa— lo hacen. El problema está en que toda esa gente no tiene ni pajotera idea de lo que están hablando o canturreando. Y se atreven, sin embargo, a tocarlo; se atreven a meter sus pringosas manos ahí. No hay nada más atrevido, ya se sabe, que la ignorancia.
 

 



 

 

Todos los artículos de El Manifiesto se pueden reproducir libremente siempre que se indique su procedencia.

loading...

Compartir en:

¿Te ha gustado el artículo?

Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.

Quiero colaborar