''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 24 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Un siglo de Spengler

JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liquidar el «régimen del 78»

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
IDENTIDAD
Las clases laboriosas y la izquierda


No sería extraño que cualquier día de estos salga El Coletas a la palestra del Parlamento y proclame que las clases laboriosas han sido descarriadas por un fantasma que recorre Europa: la derecha populista.
COSME DE LAS HERAS

31 de julio de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

COSME DE LAS HERAS


A principios de los años 30, un cierto José Antonio Primo de Rivera advertía acerca de "las clases laboriosas, hoy descarriadas por el marxismo", y de cómo su movimiento las quería de vuelta a una causa patriótica y de justicia social cristiana. "Los obreros son la sangre y la tierra de España", "no son nuestros enemigos". Lo repitió en infinidad de ocasiones.

No sería extraño que cualquier día de estos salga El Coletas a la palestra del Parlamento y proclame que las clases laboriosas han sido descarriadas por un fantasma que recorre Europa: la derecha populista.

“El obrero tira de bocata, litrona y tabacazo mientras hace comentarios sobre la densidad de la humedad de las bragas de las viandantes macizas y canta a grito pelado el Porompompero”, escribía Sánchez Dragó a principios de los años 90. 

Podía ser, pero es que ahora viene un burócrata izquierdista y le deglute la mitad del bocata de mejillones, le prohíbe fumar la faria y como haga el menor comentario sobre una viandante maciza le mete en la cárcel.

No digamos ya cantar el Porompompero. El buen obrero podemita no puede cantar esas cosas sino “El abuelo picador en la mina” y cosas así.

Por supuesto, también se le prohíbe ir a los toros, y en su lugar tiene que ir a ver la progredumbre del cine español. Obligatorio.

Que ni se le ocurra ir a misa porque le asaltan en el templo unas hípsters histéricas en pelota picada amezándole con hacerlo arder, cómo si ya no fueran suficientes las metafóricas llamas del Averno metafóricas con las que asusta el señor cura.

Tampoco puede el obrero pasear tranquilamente por el centro de la ciudad, porque está tomado por legiones de locas durante una semana.

También le arrancan aquella entrañable chapita metálica con una casita y unas flechitas que adornaba desde siempre el portal de su hogar.

A sus hijos los asaltan unos navajeros panchitos en el parque. Como se le ocurra protestar, los “compañeros” de izquierdas le pueden meter en la trena. Pero lo hacen por su bien: para que no sea “racista”.

Le obligan los buenos chicos de morado a meter en su casa a un “ciudadano subsahariano” a quien sería bueno, quizá, que ofreciera a su señora y a su hija, como si fuera un esquimal, ya que los ciudadanos subsaharianos tienen sus “urgencias” y hay que ser solidario con ellos.

Le instalan una mezquita debajo de su casa y tiene que escuchar al muecín cinco veces al día.

Es que los buenos muchachos de morado estuvieron de solidarios en una ONG en un país norteafricano, y la llamada a la oración a la caída de la tarde les parecía tan mágica y evocadora que consideran preceptivo que cada trabajador de Estepaís tenga un muecín junto a su casa.

Hoy ya no hablan los buenos izquierdistas de “clases laboriosas”, ni de “clase obrera”, ni de “las masas”, sino de “las clases populares”. Y están muy enfadados con ellas porque votan a Madame en el país vecino, y les preocupa el posible efecto de contagio.


 

Aquí se puede ver a unos descarriados proletarios de la derecha populista sueca haciéndoles saber a los pijoprogres de un barrio igualmente progre y pijo lo maravillosa que es “la sociedad multicultural” promovida por progres y oligarcas, así como el canto del muecín del que dichos proletarios disfrutan diariamente en su barrio.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 31 de julio de 2017

El artículo anterior

¡Qué gazmoño se ha vuelto este país! Recuerdo a principios de los ochenta cuando las feministas y punkarras Vulpes clamaban ´´¡me gusta ser una zorra!´´ y escandalizaban a la carcundia. Las feministas de hoy quieren ser como señoritas del Opus.
Señor, señor...

# Publicado por: Derechón (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Identidad
El catalán, dialecto del valenciano
Hispanidad con futuro
Europa: no a la invasión
El charnego Puigdemont: abuela andaluza y abuelo franquista
A favor de la inmigración
Eran musulmanes, eran musulmanes, eran musulmanes…
Aquel niño sirio y este niño europeo
Un curioso "racismo blanco"
Un general italiano dice "¡Basta!" a la invasión migratoria
"¿Seguirá siendo Europa la tierra de los europeos?"
Los otros refugiados
Imprudentia victrix
Europa estará muerta en 20 años
El chollo de ser inmigrante en España
Si es usted progre, debería hacerse de la derecha populista
Bastiones musulmanes de Francia que ya no son franceses
Quieren prohibir las procesiones de Semana Santa: "esa ofensa al islam"
Maestras con hiyab y otros disparates
La Gran Sustitución
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 SERTORIO
Sacar los tanques
2 SERTORIO
El dedo y la llaga
3 JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer
4 Los presos les hacen la vida imposible a los Jordis
5 Anteproyecto de la nueva Constitución que preparan PP y PSOE



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |