''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 22 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Sacar los tanques

JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liquidar el «régimen del 78»

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
COMUNIDAD
Linchamiento de Milo Yiannopoulos, una de las figuras más destacadas de la alt-right

La homofobia progre

Milo Yiannopoulos efectuando provocativamente su entrada en una universidad progre para dar una conferencia

Milo quería, quiere dar una "guerra cultural", una batalla ideológica. No sé, comparado con el nivel dialéctico de uno de las Jóvenes Generaciones del PP, o de un Sorayo Boy, el nivel era otro, la chispa era otra y la intención era otra.
Hughes

23 de febrero de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

HUGHES


Milo Yiannopoulos, una de las figuras más emblemáticas de la alt-right norteamericana y director hasta ahora de su periódico "Bleitbar", es alguien que se caracteriza, en sus polémicas, por practicar con arte consumado y dosis extremas la provocación y el sarcasmo. Tiene además otra característica: es homosexual notorio. Y lo que es más grave para la bienpensancia políticamente correcta: efectuó hace años unas declaraciones en las que, por un lado, reconocía haber sido iniciado, en su adolescencia, por un cura (“si hago tan buenas mamadas, se lo debo al padre Michael”: tal es el estilo provocador del hombre). Por otro lado, afirmaba la validez de las relaciones efébicas en el caso de adolescentes consintientes y sexualmente maduros (los mismos, por cierto, entre los que, como se recuerda en nuestro artículo, se reparten condones en las campañas de higiene pública y escolar).
Ni que decir tiene que, tras ser expurgadas tales declaraciones, ya ha rodado por los suelos la cabeza de Milo Yiannopoulos (pero resurgirá: el hombre tiene arrestos más que sobrados). Las hienas progres, aliadas a las hienas carcas del Partido Republicano, han conseguido que dimitiera como director de Bleitbar. Es curioso, pero las cabezas,en cambio, de un Daniel Cohn-Bendit, líder glorioso de mayo del 68, o de un Frédéric Miterrand, ex ministro socialista francés —ambos, notorios y reconocidos pedófilos— siguen engreídamente erguidas sobre sus cuellos. 

Nunca me interesó Milo Yiannopoulos hasta que vi los altercados en Berkeley. Y no tanto los altercados como las reacciones comprensivas con la violencia. Había leído algo, y sobre todo había visto algunos vídeos y no me parecía que fuera el Anticristo. Era un provocador en el territorio del Dogma Progre, la Double Penetration ideológica o trágala de nuestros días.
No creo que fuera un “Hitchens gay”, y eso que no me gusta Hitchens. Un amigo lo decía hoy: más bien un Boris Izaguirre. Pero tampoco. Milo quería, quiere dar una “guerra cultural”, una batalla ideológica. No sé, comparado con el nivel dialéctico de uno de las Jóvenes Generaciones del PP, o de un Sorayo Boy, el nivel era otro, la chispa era otra y la intención era otra.
(Actualización para gente muuuuy pesada: el referir, contar o preocuparse sobre esta supuesta –y algo rimbombante- “guerra cultural”, no es darla uno mismo. Aquí sería imposible librar una guerra cultural de ningún tipo, en el caso muy remoto de que uno tuviese el interés de emprender semejante epopeya)
Mi interés por Milo fue creciendo cuando vi las reacciones a su invitación al programa de Maher. Gente adulta, “piriodistas” se negaban a aparecer en el mismo plató. Maher me encanta, aunque es insufrible, y no cedió. Ahí empezó a interesarme el asunto. Vi el programa para contarlo en la columna de tele y noté varias cosas.
Milo estaba nervioso, y se deshacía en mohines. Soy heterosexual (maccio, ma non fanático, que decía aquel tenor), pero me pareció guapo y simpático. ¿Este tío es Hitler?
Lo hablé con un amigo, al que también le parecía guapo. Oye, igual lo del trumpismo se nos va de las manos…
El caso es que Maher hizo una cosa extraña: chistes sobre la homosexualidad o el aspecto de Milo.
Bonito mecanismo. Como Milo renuncia a la corrección política, Maher se permitía lo mismo. Se liberaba.
Milo provoca una especie de “¡Libérate!” general en la izquierda.
Es un Titi libertario.
Esto se ha amplificado en las horas siguientes. Se ha activado una especie de campaña de muerte civil a partir de su aparición en el programa de Maher. Y es relevante que se utilice para ello el argumento de la pedofilia.
Antes que nada, no es descabellado pensar que el ataque venga desde la propia gente de Trump, aunque parece más bien del sector conservador de los Republicanos en alianza con los demócratas.
El resultado es una extravagante y decimonónica campaña de desprestigio a un gay por hablar con matices sobre la sexualidad adolescente y sobre su experiencia como víctima del abuso. Tenemos un vídeo editado, y además una rápida respuesta de Yiannopoulos al respecto. Pero no hay nada que hacer: se le cancelan publicaciones, se le veta en actos, se convierte ya definitivamente en un proscrito.
Pero el resultado es asombroso. De la derecha moral se espera, ¿pero y la izquierda? ¿Acaso es ajeno a la moderna pedagogía negar el impulso sexual en un menor de edad? Coulter, una de las pocas en no abandonar al personaje, tuiteaba hoy sobre las campañas de reparto de condones a adolescentes de 13 años. Nada que nos vaya a sorprender.
Lo que se extiende sobre Milo es algo que uno no pensaba que vería ya: la censura a un gay con la acusación de pedófilo. Es el argumento clásico de la homofobia, extendido… ¡por parte de la izquierda americana y por tanto de la europea!
(Nota a este respecto. La condición de absoluto eco de la prensa europea es deliciosa. Lo estamos viendo a propósito de la reciente valoración de la Administración Trump como soberano “caos”. De forma rítmica, como gimnastas coreanas, las grandes cabeceras pasan del “nazismo” al “caos”, que no es exactamente lo mismo)
Un admirado periodista me decía hoy que el término represión es muy fuerte. Vetar la presencia de alguien, prohibirle la entrada en recintos universitarios, prohibirle la expresión de sus ideas, impedir sus libros, sus conferencias… ¿qué nombre tiene?
El mundo “ideológico” (que no merece tal nombre) alrededor de Trump ha sido acosado desde el inicio. A Bannon le han acusado de leer, como suena. Ha habido páginas del NYT sobre sus lecturas. Esto es absolutamente fascinante.
En genral, parece que estamos en un Diez Negritos del trumpismo mediático. Ahora le toca a este poco discreto propagandista, que estaba empezando a convertirse en una estrella nacional. “A flamboyant gay”, contra el que no han podido sino recurriendo a algo muy viejo: la acusación de pedófilo.
He leído textos de como mínimo quince escritores detallando con mucho gusto las penumbrosas zonas del eros adolescente. Algunos son celebrados referentes morales y estéticos en España. Por no hablar de algunos directores o actores de cine.
De las cosas asombrosas que estoy viendo (repitan: invivibles) ésta no se queda atrás: una campaña de destrucción civil de un homosexual con la acusación de pedófilo.
Tiene algo de XIX, de Reading simbólico en la red. Es eso tan repulsivo que siempre se ha oído sobre los gays: corruptores de menores.
Pero lo curioso es que, como ocurrió en pequeña escala en la entrevista con Maher, Milo no recibe el apoyo de “su comunidad”. Nadie ha reparado nunca en la homofobia de los ataques contra este hombre y, de alguna forma, se ha quedado desprotegido por los dos lados. Es interesante lo selectivo y asimétrico de ciertas categorías. Esto es un ejemplo vivo que da la razón al personaje, incluso a Breitbart, cuyo pensamiento más elaborado creo que iba sobre eso: la asimetría de las categorías y niveles de discusión de la izquierda americana.
Nazi y pedófilo. Alguien a quien solo por hablar le llaman todo eso tiene mis simpatías instintivas.
(Nota necesaria dado el nivel de la tropa: no es necesario estar de acuerdo con todo lo dicho por Milo sobre sexo y menores de edad. Pero eso no es cometer un acto de pedofilia, ni defenderla. Lo que hace es bromear y darle un sentido a su propia experiencia del abuso sufrido. Alguien ha dicho, y no sin razón, que los ataques le están victimizando doblemente. Estos son aspectos en los que no es necesario entrar. También debe verse el vídeo completo, en el que él, tras su parapente intelectual sobre tan peligroso asunto, acaba volviendo al marco legal de la edad de consentimiento. Toma riesgos, riesgos “conceptuales” muy serios pero… eso no es un crimen de pedofilia. Por eso no habrá consecuencias penales, sino ajusticiamiento civil).
© ABC

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 23 de febrero de 2017

ALGO SE ME ESCAPA

Será verdad aquello de que ´´uno escribe como piensa´´. En el caso del artículo en cuestión, se me escapa, no ya la forma, sino el fondo. No llego a entender qué quiere decirnos.

Puede ser que eso que algunos llaman ´´Alt Right´´ me resulta del todo ajeno.

# Publicado por: Gonzalo Esteban (Madrid)
jueves, 23 de febrero de 2017

¿Homofobia progre? ¿Izquierda y derecha?...

¡Cuánta parida es este artículo! No hay izquierdas ni derechas desde la 2 guerra mundial. Sólo socialdemocracia, stablishment, y opositores,como lo ha demostrado Trump. ¿Homofobia progre? El articulista es un gil. Son dos términos antitéticos. ¡Qué basura de artículo.

# Publicado por: pedro ortigosa goñi (Cirauqui)
jueves, 23 de febrero de 2017

Milo es OTT

La edad del consentimiento en USA y en UK es 16. En España, también.
No he visto el vídeo así que no sé si Milo estaba justificando el sexo entre adultos y púberes o simplemente estaba relatando su propia experiencia. Si es lo primero es un terreno peligroso. Si es lo segundo no sé que problema hay. Si a él le encantaba hacerle mamadas al pater Michael con 13 años, pues... es asunto suyo.
Lo que sucede en el caso de Milo es que tarde o temprano iba a resultar demasiado Over The Top (como dicen por allí) para la derecha. Ya lo era para la izquierda. Supongo que hay gente en la Alt Right que son, sobre todo ´´Alt´´, pero hay mucha gente que son, sobre todo, ´´Right´´, a estos últimos, un espécimen como Yiannopoulos les resulta incómodo, y ya se lo han quitado de encima. A Richard Spencer le resulta incómodo, y, por supuesto, al Partido Republicano en general.
Supongo que si las declaraciones las hubiera hecho en UK y refiriéndose a su propia e intransferible experiencia, a nadie le hubiera importado una reverenda mierda, ni entre el personal Torie ni entre el personal Labour, igual que no importaron una reverenda mierda e UK las declaraciones de Lennon sobre Jesuscristo y los Beatles en 1966, aunque en Yankilandia fueron gran escándalo.


# Publicado por: Derechón (Ciempo)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Comunidad
Acoso sensual
Una Europa en la que podemos creer
Las revoluciones las ganan hoy quienes se ponen a llorar
La oligarquía, el separatismo… y el mundialismo globalista
A favor del aborto entre inmigrantes
Casamos parejas heterosexuales
El pueblo moral
Puño de hierro
Viejas instituciones europeas
Del feminismo de ayer al hembrismo de hoy
"La seguridad personal de los migrantes pasa por encima de la seguridad nacional"
¿Eres musulmán en España?
Locas, encoñadas y desarraigadas
Desventuras sufridas por un progre solidario
¡Viva usted como James Bond, oiga!
También en Moscú celebran el Día del Orgullo
Patente de corso
Fornique usted con robots
De hippy a facha
Del matrimonio conservador al progre
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Cataluña es más grande
2 El catalán, dialecto del valenciano
3 SERTORIO
El dedo y la llaga
4 Anteproyecto de la nueva Constitución que preparan PP y PSOE
5 "¡Viva España, traidores!", gritaron los presos a los dos Jordis



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |