''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 19 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Cabalgar el tigre: Dragó

JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
COMUNIDAD
La Reacción

Joseph de Maistre (1753-1821)

Putin, Orban, el brexit, Trump y de lo que está por venir... ¿Fillon, Le Pen, Hofer, Wilders? Et alii. No son la ultraderecha. Son ‒somos‒ la Reacción.
Fernando Sánchez Dragó

16 de diciembre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ


Si fundase ahora un periódico o un partido lo llamaría así: La Reacción. Hermosa palabra, que alude, según la Academia, a la actitud que se adopta como respuesta a un estímulo o a la acción que se opone a otra acción. Reaccionario es, por ello, quien condena o combate los cambios de índole política, social o moral, cualesquiera que éstos sean, pero el calificativo, sagazmente ideologizado por los filántropos de la guillotina, se convirtió en insulto durante la Revolución Francesa. Sus valedores llamaron así a quienes defendían el Antiguo Régimen y, desde entonces, tan arbitraria y sectaria manipulación ‒lo primero que hace el totalitarismo es corromper la semántica‒ se ha extendido por todo el orbe. Quienes se las dan de progresistas la esgrimen como si fuese una cachiporra para calificar con ella, despectivamente, a cuantos no militan en sus filas. Se trata de un flatus vocis, de una vejiga de bufón que da bandazos en el vacío y se presta a paradojas. Tan reaccionarios serían, verbigracia, por poner dos ejemplos cercanos, los podemitas deseosos de que el capitalismo dé paso otra vez al comunismo como los secesionistas que no acatan la Constitución del 78. Fue nada menos que Newton quien formuló, en la tercera de sus leyes, el principio de acción y reacción. Hegel lo convirtió en el eje de su concepto de la dialéctica ‒palabra que en Aristóteles significaba diálogo o debate entablados para descubrir la verdad‒ tal como lo expuso en su Fenomenología del espíritu, que apareció en 1808. Cuarenta años después se apropiaría Marx de tan afilada herramienta filosófica para definir el capitalismo como tesis, el proletariado como antítesis y la sociedad comunista como síntesis. Pero las cosas, desde la irrupción de Internet (la Araña), la corrección política, el entreguismo y la euroislamización, han cambiado. El mundo sigue siendo bipolar, pero sus polos ya no son la derecha y la izquierda, ni el capitalismo y el socialismo, ni el liberalismo y el proteccionismo, ni la Razón y la Fe. El péndulo oscila ahora entre lo centrífugo (la globalización, la inmigración, el multiculturalismo, el plagio) y lo centrípeto (el soberanismo, la identidad, la homogeneidad, la tradición), pero el fiel de tal balanza se inclina hacia lo segundo. Tomen nota mis coetáneos de lo que ya ha venido ‒Putin, Orban, el brexit, Trump‒ y de lo que está por venir... ¿Fillon, Le Pen, Hofer, Wilders? Et alii. No son la ultraderecha. Son ‒somos‒ la Reacción.

© El Mundo


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 19 de diciembre de 2016

Reaccion...

Suscribo y concuerdo plenamente con Sánchez Dragó y, particularmente, con el comentario de Blanca.
La tergiversación y... buscar denigrar a quienes reaccionan ante los excesos producidos por tendencias de gobiernos y uniones (Ej.- UE), con fines NO siempre beneficiosos para los pueblos, colocándoles adjetivos inexactos, (xenófobos, racistas, etc.), no contribuye a dar solución a los grandes problemas por los que atraviesa el mundo.
No está mal ´´escuchar´´ lo que tienen que decir los pueblos, a través de sus líderes y, buscar encontrar siempre el ´´justo medio´´!

# Publicado por: Ricardo (Lima, Peru)
domingo, 18 de diciembre de 2016

El carruaje triunfal

No sólo lo ´´pogre´´.
Los neoliberales como el autor del artículo (por mucho que se quieran subir al carruaje de oro con faroles tirado por pegasos y unicornios del laureado Dios Emperador del Universo) también son el objeto de la reacción (o de la revolución, según se mire). Todo esto de ha pillado con el pie cambiado, sobre todo, a los neoliberales. Vamos a ver cómo se desarrollan los acontecimientos en Francia entre el candidato neoliberal y la candidata estatista.

# Publicado por: Derechón Alternativo (Ciempo)
viernes, 16 de diciembre de 2016

Revolución reaccionaria

En el siglo XVIII la nobleza reaccionó contra la burguesía, en el XIX la burguesía reaccionó contra el proletariado, en el XX, la dictadura del proletariado reaccionó contra la Glasnost. El término es complejo y polivalente, igual que el término ´´revolucionario´´. ¿A lo que asistimos últimamente es a una reacción o es más bien una revolución? Si el Discurso de Valores Dominante es tan dominante, entonces, a lo que asistimos es a una revolución, no a una reacción. ¿Quizá una revolución reaccionaria o una reacción revolucionaria? ¿No era lo de Franco una ´´revolución nacional´´? ¿No está reaccionando violentamente el llamado marxismo cultural ante los últimos acontecimientos? ¿Tienen derecho a reaccionar los marxistas culturales? Naturalmente.

# Publicado por: Derechón Alternativo (Ciempo)
viernes, 16 de diciembre de 2016

reaccionarios

Sí, D. Fernando. Creo que tiene usted mucha razón. Desgraciadamente hay una tergiversación de la reacción que está apareciendo en muchos países, ´´la nueva derecha´´ como la llaman, y la denigran presentando por su parte un racismo exagerado y nada más. Yo no soy racista, y sé que hay muchos partidos acusados de eso, que no lo son (vg. la Falange). Otra cosa es creer que los estados deben ser soberanos e independientes, y que deben proteger las vidas y los bienes de los ciudadanos (o sea, sus negocios, su industria y su cultura). Gracias.

# Publicado por: Blanca (Huelva)
viernes, 16 de diciembre de 2016

Ya lo creo

Soy reaccionario. ¡Ya lo creo!. Pero, qué hacer. El lenguaje esta secuestrado por la locura, el disparate, la incongruencia...

# Publicado por: Frido (Toledo)
viernes, 16 de diciembre de 2016

reaccionarios

Muy bien, como siempre el articulo de Sánchez Drago. Muy bueno.

# Publicado por: norberto Freire Santos (zaragoza)
viernes, 16 de diciembre de 2016

REACCIONARIOS

Se dice, no con cierta frivolidad, que ´´el reaccionario´´ desea sin más una vuelta al pasado. En cierto sentido, a una Edad de Oro perdida en el tiempo.

El más insigne de los reaccionarios del siglo XX, Nicolás Gómez Dávila, en uno de sus escolios nos lo aclara: ´´ El reaccionario no aspira a que se retroceda, sino a que se cambie de rumbo. El pasado que admira no es meta sino ejemplificación de sus sueños´´.



# Publicado por: Gonzalo Esteban (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Comunidad
Acoso sensual
Una Europa en la que podemos creer
Las revoluciones las ganan hoy quienes se ponen a llorar
La oligarquía, el separatismo… y el mundialismo globalista
A favor del aborto entre inmigrantes
Casamos parejas heterosexuales
El pueblo moral
Puño de hierro
Viejas instituciones europeas
Del feminismo de ayer al hembrismo de hoy
"La seguridad personal de los migrantes pasa por encima de la seguridad nacional"
¿Eres musulmán en España?
Locas, encoñadas y desarraigadas
Desventuras sufridas por un progre solidario
¡Viva usted como James Bond, oiga!
También en Moscú celebran el Día del Orgullo
Patente de corso
Fornique usted con robots
De hippy a facha
Del matrimonio conservador al progre
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
2 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
3 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
4 Cataluña es más grande
5 El catalán, dialecto del valenciano



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |