''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 18 de agosto de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (y II)

SERTORIO
Dixie
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"


Entonces la sorpresa se mudó en estupor. Fue como un mazazo. Acababan de enterarse de algo que constituía para ellos la ofensa última, la más dolorosa: la indiferencia de España.
Javier Ruiz Portella

21 de noviembre de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER RUIZ PORTELLA


Escribo rápido, a vuelapluma. Impresionado aún por lo que me acaba de contar Leddys de vuelta de Barcelona. Estaba mi mujer hablando el otro día con un grupo de gente de lo más normal y corriente. Gente buena, gente sencilla, pero que lleva, como cientos de miles, la serpiente independentista anudada en el corazón.
Repetían mil veces una pregunta en la que latía una sorda, como angustiosa inquietud:
—¿Qué dicen de nosotros en Madrit? ¿Qué piensa esa gente que odia tanto a Cataluña?
—¿Odiar?… Pues no, la verdad —les respondió Leddys—. Ni en Madrid ni en el resto de España (“ni en el Estado”, habrían dicho ellos) la gente se pasa la vida pensando en Cataluña. Y aún menos odiándola.
Se hizo el silencio. Tenso. La sorpresa se marcaba en las caras —en esas tan luminosas, tan mediterráneas caras catalanas.
—Sin ir más lejos —añadió mi mujer—, el otro día. la víspera del referéndum, se convocó en Madrid una manifestación en favor de la unidad de España. Sólo acudieron un centenar de personas…
Entonces la sorpresa se mudó en estupor. Fue como un mazazo. Acababan de enterarse de algo que constituía para ellos la ofensa última, la más dolorosa: la indiferencia de España. ¡Ah, cómo les gustaría vernos revolcar rabiosos por los suelos! Aunque ello acarreara una reacción furibunda que les impidiera hacerse con el botín. No con el botín económico —no es lo que más les importa—, sino con el botín sentimental.
Son sentimientos, es toda una pasión lo que, con sus furias y sus cuitas, bulle en el fondo oscuro del alma de cualquiera de esos pueblos que buscan afirmar su ser en la confrontación con el Otro. La cosa tiene un nombre: patrioterismo. El que, hoy y aquí, anida en la confrontación que promueven Cataluña y el País Vasco. El que ayer, hace sobre todo un siglo, anida en Europa más o menos por todas partes.
*
Y frente a las furias de la pasión… la indiferencia pasotista. Frente al sectarismo de una creencia tan falaz como “En España nos odian”, la Nada que, engulléndolo todo, no permite ni afirmar ni creer en nada. “Aquí, tío, pasamos de todo”, dicen o deberían de decir los españolitos de hoy. Pasamos de identidad, de patria, de linaje, de antepasados, de descendientes… En España, aún más que en otros sitios; pero es la Nada la que en toda Europa nadea más o menos por igual.
¿Por qué en España aún más? Sin duda porque ese vacío es a lo que conduce, en lo más hondo de su proyecto, la modernidad. Esa modernidad en la que, después de haberla combatido durante siglos, creemos ahora en España con la fe del converso: la fe de los últimos en subirnos al último vagón de su último tren: ese que parte ya rumbo a la posmodernidad.
Por eso el otro día, saliendo de la manifestación cuya escasa concurrencia tanto desilusionó a aquellos catalanes, me decía con sorna que “me iba a hacer separatista”. Por una sencilla razón: porque al menos esa gente aún creen en algo; porque, pese a todo, aún es menos nocivo creer en embustes y falacias que en la Nada.
No se trata, por supuesto, ni de lo uno ni de lo otro: ni de envolverse en falacias y odios patrioteros, ni de carecer de patria, pasado e identidad. No se trata de esto. El problema —el drama— es que tal parece como si sólo de eso se tratara; como si no hubiera otra alternativa para nuestros pueblos, tanto en España como en Europa entera.
Para los pueblos… Para la gente común y corriente, quiero decir. Porque, en sí mismo, claro está que hay otra alternativa, claro está que es posible creer en algo infinitamente más rico, más complejo: en algo —resumámoslo así— como amar vigorosamente a la patria y detestar con igual vigor el patrioterismo.
El problema es que a los pueblos —a la gente— no les gusta nada todo lo que no sea simple, lineal, unívoco. En realidad, lo detestan con toda el alma. Pero lo que de ahí se deriva implica tantas cosas que mejor será dejarlo para otro día.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 21 de noviembre de 2014

España.

En absoluto odiamos a Cataluña en el resto de España; la prueba es que estamos todo el día pendiente de ella y nos preocupa lo que en elle pasa. Y lo que le pasa hoy día es que un montón de iluminados, olvidando la historia, la quieren llevar al abismo y el resto de España no lo va a permitir. Siempre fue la región mas mimada, en este y en el anterior régimen, y los que sobran son los separatistas que son los que esparcen el odio a todo lo español. El que no quiera ser español que se vaya de España, pero ese solar patrio es de todos los españoles, incluidos catalanes.

# Publicado por: norberto (zaragoza)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Dixie
2 Locas, encoñadas y desarraigadas
3 JAVIER R. PORTELLA
Los 300 de Ceuta
4 JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!
5 Aquel niño sirio y este niño europeo



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |