''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 25 de marzo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36

JAVIER R. PORTELLA
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario

JESÚS J. SEBASTIÁN
El laberinto de la identidad europea
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Piropos en Nueva York


Existe una presión insoportable —ejercida en gran parte por el feminismo— para que la mujer se desfeminice, para que reprima su ser profundo de mujer.
Antonio Martínez

10 de noviembre de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ


Definitivamente, los piropos son cosa de otra época. Como el auto-stop, como cantar villancicos por la calle en Navidad, pertenecen a un mundo que, más para mal que para bien, se nos ha ido. Esperemos que no para siempre.
El experimento piropeador de Nueva York, que tan popular se ha hecho en Youtube, viene hecho con trampa: está diseñado para provocar que a la chica le digan cosas. Si eres joven y atractiva, te pones ropa ajustada y, encima, te vas de paseo por ciertos barrios bien escogidos de Nueva York, ya sabes que te van a piropear. Es lo que se ve en el vídeo. Unos piropos que, por cierto, son todos ellos bastante educados. No hay ninguna verdadera grosería, ni de lejos. Lo único impresentable es lo del chico que se pone a caminar a su lado durante varios minutos. En una situación real, a los veinte o treinta segundos cualquier chica se le hubiera encarado enfadada, le hubiera gritado o hubiese amenazado con llamar a la policía si no la dejaba en paz. En una situación artificial —como la del vídeo/experimento—, la chica siguió andando como si nada, lo que animó al muchacho a mantenerse a su lado durante tanto tiempo.
El piropo no es una institución anglosajona. No va con el ethos individualista, protestante, puritano. Es algo mediterráneo, latino, hispano. Y, en mi opinión, se trata de una costumbre social y psicológicamente sana. Expresar en el espacio público la admiración por la belleza de la mujer sanea la atmósfera en la que conviven los sexos. ¿Es mejor el silencio, no decir nada, que desaparezca el piropo? Lo dudo mucho. El silencio represivo del puritanismo victoriano engendró a Jack el destripador, y el nuevo silencio que quiere imponer el puritanismo feminista, en vez de favorecer a la mujer, más bien la perjudica.
Me explico. En un ambiente cultural como el de hoy en día, aparentemente civilizado, pero en realidad malsano y caracterizado por una violencia soterrada contra la mujer -pensemos, por ejemplo, en el océano de pornografía durísima existente en Internet-, resulta comprensible que una chica joven quiera sentirse a salvo frente a esa sensación de agobiante omnipresencia de lo sexual que actualmente la acosa. Los gimnasios sólo para mujeres, que hoy existen en cualquier ciudad, constituyen una muestra de este deseo de “ser dejada en paz” por miradas masculinas escrutadoras, groseramente lascivas con tanta frecuencia. En tal atmósfera, en la que todo se sexualiza -hay federaciones deportivas que querrían imponer obligatoriamente para sus chicas el uniforme mínimo del voley playa-, comprendo el deseo de muchas mujeres jóvenes de poder salir a la calle e ir de un punto A a otro punto B sin tener que aguantar impertinencias ni comentarios que no se han pedido. Ahora bien: el verdadero enemigo de estas chicas no es el piropo, sino otro bien distinto.
Supongo que por las calles de Estocolmo o de Helsinki se escuchan pocos piropos, por no decir ninguno. Y, sin embargo, unas estadísticas sorprendentes nos informan de que en esas sociedades, consideradas modélicas y ejemplos a imitar por muchos progresistas de la Europa del sur, la violencia contra las mujeres alcanza cotas altísimas. La imagen de la sociedad sueca que nos ofrece Stieg Larsson en Milennium es precisamente esa: un mundo de aspecto intachable, pero lleno de podredumbre tras esa impoluta fachada a lo Olof Palme. De manera que el silencio escandinavo, la ausencia radical del piropo, no nos conduce al paraíso. De la misma manera que la presencia del piropo no se puede identificar sin más como un signo de acoso contra la mujer.
El verdadero enemigo de la mujer occidental contemporánea no es el piropo, ni mucho menos. Su enemigo es cierta fuerza oscura que se manifiesta bajo múltiples aspectos: la violencia doméstica, la pornografía salvaje de Internet, la industria del aborto, la presión social para reprimir, retrasar o minimizar la maternidad, ciertos modelos de feminidad juvenil (a este respecto, Miley Cyrus es hoy la figura más conocida), la práctica desaparición de la galantería masculina y aun de la más elemental caballerosidad: según un reciente estudio, en el Metro de Londres resulta ya bastante menguado el porcentaje de hombres que ceden su asiento a una mujer embarazada en avanzado estado de gestación. La mujer contemporánea no se siente querida ni protegida, sino agredida de mil maneras, algunas evidentes, otras muy sutiles. Existe una presión insoportable —ejercida en gran parte por el feminismo— para que la mujer se desfeminice, para que reprima su ser profundo de mujer —y no se sonría con suficiencia el lector ante tal expresión “trasnochada” y “anacrónica”— en aras de cierta “emancipación”; y, por otro lado, en una sociedad como la nuestra, que en general ya no piropea, muchas mujeres jóvenes, cuando van por la calle, se saben no ya admiradas por los hombres, sino manoseadas visualmente por muchos de ellos. El silencio del no-piropeo no las salva de esta forma de violencia silenciosa.
De manera que no, el piropo clásico no es enemigo de la mujer, sino, más bien, todo lo contrario. El por todos conocido y nada original “Vete por la sombra, que los bombones al sol se derriten”, u otros piropos más poéticos, son propios de una sociedad en que se admiten tales expresiones porque en ella todos saben que, detrás de tales palabras, no existe ningún fondo de “violencia machista”, sino, simplemente, la natural admiración del hombre ante la belleza de la mujer. Se trata de sociedades comunitarias donde reina el bullicio en el espacio público y donde el piropo constituye sólo un elemento más dentro de la efervescente y alegre atmósfera que asociamos a las plazas de abastos y los mercadillos callejeros. Y es este tipo de sociedad comunitaria, cuya matriz se halla en una visión espiritual y profundamente humana del mundo, lo que hoy, y con suma urgencia, tenemos que recuperar.
Comprendo que muchas mujeres se identifiquen con la chica de Nueva York y quieran que se las dejen en paz. Pero que no se confundan: el piropo —respetuoso, se entiende— no es enemigo suyo, sino, más bien, un sano aliado. Su verdadero enemigo es la agresiva deshumanización de nuestra cultura ambiental y el odio contemporáneo contra el corazón de la mujer.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 11 de noviembre de 2014

Los que manejan las palancas

Sin mencionar quienes son los que ahora son los mentores de tantas felonías y condicionamientos retorcidos por mentes diabólicas ( Lo dijo Jesucristo) aquí hay que separar la ´´paja del trigo´´ no hay que negar que algunos piropos son muy elocuentes y otros de muy baja calidad, les recomiendo que busquen el el Google ´´Jardín Florido el gran inventor de piropos de calidad, en Ciudad de Córdoba-Argentina- 1957/1963 que tenga suerte con la búsqueda, la consigna es no ofender, de ahí se agarran los verdugo que tenemos ahora con este gobierno mundial

# Publicado por: Eduardo Luis Aprea García (Córdoba-Argentina)
martes, 11 de noviembre de 2014

Prohibir

De haberse estrenado hoy, ¿habría permitido la censura de lo políticamente correcto el estreno de la zarzuela ´´María Manuela´´ cpn su pasacalle del ´´Piropo´´? ( Música de Moreno Torroba, letra de G. Fernández Shaw, estrenada en Madrid en 1957)

# Publicado por: J. A. Martínez (Madrid)
martes, 11 de noviembre de 2014

El punto de equilibrio

Cuando leí el artículo de Javier Ruiz (´´¡A la cárcel los piropeadores!´´) sobre este tema hice un comentario sugiriendo inventor una forma que permita a una mujer que por cualquier razón no quiera ser piropeada lo haga saber al mundo para que no se le piropee. Por negligencia omití mencionar entonces que en ningún caso podría aceptarse un acoso verbal grosero u ofensivo ni, a fortiori, algún contacto físico (toque, etc.) no consentido. Posteriormente hablé con mi esposa y ella me hizo una reflexión. En su opinión mi propuesta de solución era insuficiente y además la carga de la acción recaía en la persona errada (la mujer que no desea ser piropeada). Me hizo comprender que muchas mujeres (normales) simplemente no desean que personas desconocidas les dirijan la palabra en la calle ni les hagan comentarios o interjecciones cuando pasan tranquilamente y sin meterse con nadie. Y es que un ´´¡Hola, belleza!´´ o un ´´¡Adiós, angelito!´´ aislado podría pensarse que debería ser soportable. Sin embargo, si una mujer recibe esos comentarios a razón de cuatro o cinco cada 50 metros todo se vuelve craso y feo, y puede hastiar y colmar a cualquiera. Sugirió que una posible solución sería que el piropeador le pidiera a la mujer permiso previo para hacerle un piropo, y que la mujer consienta expresamente. Con ello el piropo se volvería consentido y podría proferirse (desde luego en el entendido de que tal piropo en ningún caso podría ser agresivo, grosero u ofensivo).

# Publicado por: Octavio Espinosa (Guayaquil)
lunes, 10 de noviembre de 2014

Igualdad igualitaria,... cuanto crimen haces cometer

Es la derivada, los efectos colaterales del igualitarismo.
Hay que ser iguales. Por la propia igualdad. El hombre debe femenizarse, contornearse más,.,.La mujer debe femenizrse, andar mas marcialmente...Y ambos mostrando paquete, abajo unos, arriba otrras. Solo que como no es así, se ha llegado a un grado de anti-naturaleza, de anti-natural.. que en manos de politicólogos psicópatas...del todo igual... ya no hay remedio.

# Publicado por: Puig (Valencia )
lunes, 10 de noviembre de 2014

Siempre el mismo fallo

Es una buena reflexión la que ha hecho el autor y con buena intención, y yo la hago mía, pero siempre caemos en el error clásico de suponer a la mujer el mismo estilo de pensamiento o lógica que posee el hombre: antaño aceptaban los piropos, hogaño dicen que no les gustan y los rechazan. Dejémoslo de hacer: les volverán a gustar.
Está en la esencia del humano corriente el exhibir lo que uno cree que obtendrá reconocimiento de los demás: en la mujer, todas ellas muy iguales, la exhibición lo es del cuerpo casi exclusivamente, es casi su esencia y por tanto buscan, también la del video, ese reconocimiento, sea en forma de piropo o en alguna otra. Ellas mismas lo dicen:´´queremos que nos deseen´´.

# Publicado por: Pefesa (Lorca)
lunes, 10 de noviembre de 2014

Masculinización de la mujer...

...y feminización del hombre.
Los antiguos hindúes lo llamaron Kali Yuga.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Quieren prohibir las procesiones de Semana Santa: "esa ofensa al islam"
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36
3 Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
4 La crisis de la derecha política: modernidad y posmodernidad
5 El secreto de los populistas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |