''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 16 de enero de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"Soy feminista moderna"
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JOSÉ JAVIER ESPARZA
La conquista de Granada

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular
 
¿Tienen futuro los periódicos de papel?

ALBERTO BUELA
Nicolás Gómez Dávila: elogio del reaccionario
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Durante los gobiernos de Zapatero se convirtió en una sombra de lo que un día fue...

REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"


Informe Semanal pasa a la medianoche de los programas irrelevantes mientras -otro signo de los tiempos- la 2 de Televisión Española sigue vagando sin rumbo y sin identidad, convertida en un plúmbeo contenedor más o menos cultureta y de audiencia ínfima y menguante -¡qué lejos queda la Segunda Cadena de La clave de Balbín y de Cineclub!-. Mientras tanto, encontrar una frase de mérito y con chispa en una redacción de un alumno de bachillerato se ha tornado casi misión imposible.
Antonio Martínez

22 de noviembre de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

 Desde hace varias semanas, Informe Semanal, todo un mito de la televisión pública española de las últimas décadas, ha sido desplazado a la medianoche del sábado. No me ha sorprendido en absoluto. Se ha tratado de la crónica de una muerte anunciada. 

La decadencia de Informe Semanal empezó hace ya mucho tiempo. Personalmente, dejé de verlo hace años, en parte debido a mis circunstancias -con niños pequeños en casa, uno ya no es dueño de su tiempo, y desde luego no de las veladas sabatinas-, y en parte a causa de la decepción que me supuso comprobar cómo descendía vergonzosamente el nivel y el grado de interés de la mayoría de sus reportajes. Lejos quedaban ya los tiempos de Rosa María Mateo y Pedro Erquicia. Muy lejos también los de mi infancia, adolescencia y primera juventud, en los que la cita del sábado con Informe Semanal constituía uno de mis ritos periódicos más queridos.

 La visible decadencia de este programa, su arrinconamiento final en los aledaños de la madrugada, me parece el síntoma del rumbo seguido en los últimos tiempos por nuestro país. Durante décadas, la noche de los sábados se estructuró en Televisión Española de un modo que, para bien de muchos, se resistió hasta hace pocos años a cambiar: primero, el programa al que nos referimos en el presente artículo; después, una buena película de cine clásico en Sábado cine. Durante largo tiempo, este binomio televisivo, de excelente calidad, me pareció algo aere perennius, casi tan atemporal e inmutable como las ideas platónicas. Y, sin embargo, la degeneración de nuestra atmósfera espiritual, intelectual y cultural terminó por afectar también a ese maravilloso pack del sábado noche que -ingenuo de mí- había creído inmune a los azarosos vaivenes del tiempo.

 Como ya he dicho, uno de los síntomas que anunciaban el final de una era procedió de Informe Semanal mismo, que durante los gobiernos de Zapatero se convirtió en una sombra de lo que un día fue. Pudimos advertir otro, sin duda, en la escandalosa sustitución de la clásica película -ya no “película clásica”, por desgracia- del sábado por la noche en la 1 por el programa de cine español de Cayetana Guillén Cuervo, a quien la ubicación del sábado noche en la 2 -ya demasiado generosa- le debió parecer poco. Cuando, frotándome los ojos, vi a Cayetana sentando sus reales en el espacio antaño reservado al durante tanto tiempo sagrado Sábado cine, supe que los bárbaros estaban ya a nuestras puertas y que se avecinaban tiempos recios y duros.

 Esos tiempos ya han llegado. Informe Semanal pasa a la medianoche de los programas irrelevantes mientras -otro signo de los tiempos- la 2 de Televisión Española sigue vagando sin rumbo y sin identidad, convertida en un plúmbeo contenedor más o menos cultureta y de audiencia ínfima y menguante -¡qué lejos queda la Segunda Cadena de La clave de Balbín y de Cineclub!-. Mientras tanto, encontrar una frase de mérito y con chispa en una redacción de un alumno de bachillerato se ha tornado casi misión imposible, y de algo parecido se lamentaba hace poco Rafael Argullol respecto a supuestamente solventes doctorandos. La vulgaridad desvergonzada de los correos de Urdangarín, los privilegios autoconcedidos sin rubor alguno de nuestros diputados, los enjuagues sobrecogedores en el PP, los de las facturas falseadas de UGT, la increíble deriva secesionista catalana -preludiada por la igualmente increíble prohibición de las corridas de toros en Cataluña-: ¿acaso no vemos que todos estos fenómenos se hallan conectados entre sí? ¿No resulta claro que todos proceden de una misma implosión espiritual, de un derrumbamiento general de los valores, de un cuesta abajo sin frenos que, iniciado ya en la tan estultamente alabada Transición, alcanza en nuestros días una  aceleración inusitada?

 Esa misma implosión espiritual es lo que ha arruinado los sábados por la noche en Televisión Española, hoy entregados a un intranscendente programa de entretenimiento. Única medicina posible: la restauración del glorioso binomio Informe Semanal/Sábado cine, restituidos en su  primera integridad metafísica; igual que nuestra triste democracia actual, repleta de mediocres y de aprovechados, tendría que regresar al espíritu de los Cuadernos para el diálogo de Ruiz Giménez. No una vuelta al pasado, sino una inmersión en la atmósfera de los valores eternos, permanente  fuente de renovación y de juventud. Única cura posible para un país enfermo. Aunque seguramente es dudoso que de verdad nos queramos curar.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 22 de noviembre de 2013

INCULTURA Y MEDIOCRIDAD.-

Y es que avanzamos hacia atrás, hacia el desguace de la poca cultura que poseemos. Somos el paradigma de la mediocridad. Martinez alude a los programas de TVE porque son los que se tienen que adaptar a la audiencia, no los ciudadanos a esos programas. Sino, vean señores, vean, la participación de la audiencia en las TV-basura. Este es el escaparate, triste escaparate, de una España que no avanza, que no le interesa lo cultural, lo educativo, lo que produzca medra en la formación básica del ser humano. Hay excepciones, claro está, pero lo que abunda, lo que se deja ver es una sociedad grosera, displicente, ineducada, falta de principios y poco dada a su regeneración. ¿Será culpa de la ineficacia de los políticos? O, será culpa de nosotros mismos, poco exigentes y dados a la dejadez operativa...

# Publicado por: Roberto del Olmo García (Godella)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Julien Freund o la imaginación del desastre
2 ANNA GRAU
Toros, arte y vida
3 Intrusos en casa y otras impotencias



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |