''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 26 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda

SERTORIO
De marimantecas y lloronas

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner

Caspar David Friedrich, "Der Watzmann"

Hace unos días, Dominique Venner se suicidó de un disparo ante el altar mayor de la catedral de Nôtre- Dame. Los grandes medios de comunicación sólo han prestado al hecho una atención muy marginal: "Se ha suicidado un escritor e historiador de la extrema derecha francesa". En las últimas fechas, dentro de los círculos políticos e intelectuales de la Nueva Derecha europea, se ha saludado a Venner como a un "samurai de Occidente". La referencia a Mishima, obligada, no requiere glosa explicativa alguna.
Antonio Martínez

29 de mayo de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

Hace unos días, Dominique Venner se suicidó de un disparo ante el altar mayor de la catedral de Nôtre- Dame. Los grandes medios de comunicación sólo han prestado al hecho una atención muy marginal: "Se ha suicidado un escritor e historiador de la extrema derecha francesa". En las últimas fechas, dentro de los círculos políticos e intelectuales de la Nueva Derecha europea, se ha saludado a Venner como a un "samurai de Occidente". La referencia a Mishima, obligada, no requiere glosa explicativa alguna.
Venner ha justificado su acto refiriéndose a la perentoria necesidad de despertar, de sacudir las conciencias en una Europa hoy adormecida. Anestesiados como están, los europeos precisan hoy de grandes gestos simbólicos que les ayuden a salir del pesado sopor en el que vegetan. Venner, representante del más noble neopaganismo europeo contemporáneo, ha sentido como pocos que la Europa de nuestro tiempo haya perdido su identidad. En su instante fundacional –nos explica Venner– estuvo Homero; después, toda la  riquísima gama de aportaciones culturales que llega hasta principios del siglo XX, antes de que, con la Guerra de 1914, se destruyera en nuestro continente la conciencia de ese multiforme patrimonio común. En cuanto a hoy..., ¿qué nos queda hoy? La languidez, el cinismo, la indiferencia, el desmayo, la pasividad de asistir a nuestro declive y no hacer nada. En esta tesitura, Dominique Venner ha decidido llevar a cabo un acto sacrificial que pretende ser también parte de una nueva fundación: la de un renovado orden de cosas, la del tan deseado por muchos despertar de una Europa que hoy parece haber renunciado a su secular vocación de grandeza.
Es cierto que la Europa de nuestros días, tan poco apta para apreciar los delicados matices del espíritu, necesita actos de gran resonancia que la zarandeen, que la despierten. Puede discutirse si tal tipo de actos debe moverse en la dirección en la que apunta el suicidio neopagano de Venner, que éste ha concebido expresamente como un acto de sacrificio; en cambio, no parecen discutibles ni la dignidad interior ni la intachable honestidad intelectual de su protagonista. Ahora bien: ¿es realmente este tipo de acciones lo que actualmente más necesitamos?
Los actos que de algún modo giran en torno a la muerte impresionan a los hombres de una manera especialísima. Sin duda, un suicidio, pero también los asesinatos, y en particular los actos terroristas. El acto terrorista se aprovecha de la potente semántica que siempre transmite la muerte para cargarse de significación. En cuanto al suicidio que se lleva a cabo no por desesperación, sino como un acto de libertad interior e incluso de grandeza, impresiona poderosamente al "último hombre" del que hablaba Nietzsche, incapaz de toda grandeza y de todo auténtico sacrificio. Quien no tiene miedo a morir es que ha descubierto algo más valioso que la mera conservación de la vida. ¿De verdad existe algo por encima de la vida? Una Europa desprovista de ideales se encoge escépticamente de hombros ante tal pregunta, que hoy ya casi ni se plantea.
Sí, sin duda: precisamos de gestos, de actos simbólicos; pero no tienen por qué ser semejantes al ejecutado por Dominique Venner –cuya figura, repito, respeto profundamente–. Y es que existe otro lenguaje, otra semántica, de eficacia tal vez no inmediata ni fulgurante, pero que va surtiendo efectos de largo alcance a lo largo del tiempo que sigue a su realización. Pasando revista a los últimos tiempos, pensemos, por ejemplo, en la renuncia al papado de Benedicto XVI, que tanto ha impresionado, y de modo muy favorable, a numerosos intelectuales no creyentes. Pensemos también en la vigorosa movilización de una parte muy apreciable de la sociedad civil francesa contra la ley del matrimonio homosexual, o en el tan comentado anticonvencionalismo del Papa Francisco, que, por ejemplo, a día de hoy sigue sin ocupar los apartamentos papales de la Basílica de San Pedro y hospedándose en la Residencia de Santa Marta.
En la época de Youtube, en que un vídeo de un minuto puede llevarte a la celebridad universal, la imagen, el gesto, el acto simbólico alcanzan su maximum teórico de potencial repercusión. Las activistas de Femen en top-less contra Putin explotan a fondo la devastadora eficacia de la imagen reproducida hasta el infinito en Internet. Lo importante, al parecer, es el acto que consiga atraer hacia sí  la máxima atención posible: de ahí la exigencia de espectacularidad, que alcanzó su máxima expresión en los atentados del 11 de septiembre de 2001, y que también observó de modo ejemplar Anders Breivik en la matanza de la isla de Utoya.
Europa está anestesiada y hay que despertarla: en esto coincidimos plenamente con Dominique Venner. Y, como los actos delicados la dejan indiferente, ¿habrá que decantarse, entonces, por la siempre eficaz espectacularidad? Ahora bien: si pensamos así, ¿no estaremos traicionando entonces lo mismo que pretendemos defender? El “acto espectacular” es justamente lo que idolatra la cultura posmoderna de la imagen, que demanda tal tipo de acciones no para despertar, sino para desperezarse entre bostezo y bostezo. ¿No le pedimos escenografías iconoclastas y escandalosas a Calixto Bieito o a la Fura dels Baus para animar el declinante universo de la ópera? ¿No esperamos ya de los escritores que sean físicamente atractivos, mediáticos, ocurrentes y divertidos en los talk shows? ¿No nos hemos vendido a la nueva religión de la espectacularidad porque lo que no es espectacular nos parece desmadejado, fantasmagórico, vacío?
Necesitamos actos, necesitamos gestos, necesitamos una nueva semántica, llena de vida y de potencia; pero, mucho más que actos espectaculares de cualquier tipo, lo que hace falta hoy son actos significativos y auténticos. Pensemos, por ejemplo, en la enorme repercusión mundial que alcanzó hace unos meses el salto estratosférico de Felix Baumgartner: no por su espectacularidad en sí –que la tenía–, sino, diría yo, que por su posible significación poética, fuese ésta voluntaria y consciente o todo lo contrario. Recordemos también, por ejemplo, el mito de Reinhold Messner, alpinista-filósofo de nuestro tiempo, o, en el campo de la tauromaquia, la extraordinaria figura de José Tomás.
Es cierto que, al final, la verdadera belleza, aunque no busca la muerte, suele no andar muy lejos de ésta, porque no hay belleza en la que no exista algún tipo de exposición –literal o simbólica– al riesgo, al sacrificio, a la disposición a entregar la vida en aras de valores espirituales de orden superior.. El suicidio heroico de Dominique Venner puede ayudar a despertar a algunos, tal vez a muchos; pero la gama de actos simbólicos pertinentes a este respecto es muy amplia, y en ellos lo esencial no consiste en ninguna efectista y aparatosa espectacularidad. Los antiguos decían: rem tene, verba sequentur, "domina el asunto y las palabras vendrán por sí solas". Parafraseándoles, podríamos decir: "Vive, ama y piensa profundamente, y lo demás se te dará por añadidura".  Un hombre en el que arde el verdadero fuego del espíritu encontrará la manera de que ese fuego irradie de una manera efectiva hasta los demás.
“Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”, cuentan que dijo una vez Arquímedes. Ahora bien, por definición ese punto de apoyo deberá estar fuera del mundo, más allá de todas las determinaciones cósmicas, en los misteriosos territorios fronterizos con el trasmundo y con la eternidad.

Ojalá Dominique Venner, europeo heroico, nos esté esperando ya allí, sereno y en paz. 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 30 de mayo de 2013

MONARQUIAS EUROPEAS Y TURCOS

El descubrimiento CASUAL DE AMERICA, respondía a un plan de geostrategia: llegar a China, atraer al cristianismo al Gran Khan, y cerrar al islam por el este y el oeste. Europa tenía un enemigo común EL TURCO. La traición de Francia y su rivalidad son bien conocidas. Ahora bien, como rastrear la identidad en la diversidad ? RECONOCIENDO CUANDO LA PAUTA ES EUROPEA O NO LO ES.
...el argumento va por aqui....es decir CUALES SON LOS HITOS QUE JALONAN LA HISTORIA EUROPEA ?y cuando se TRAICIONA A LA MISMA? (no tengo objeciones al comentario anterior, creo que se trata de LA LECTURA O ENFOQUE : es decir (mi linea argumental)ESPAÑA SE COMPoRTA DE MODO EUROPEO y FRANCIA se COMPoRTA DE MODO CHAUVINISTA....Luchar contra el islam (situarse en la época:) ES ESENCIALMENTE EUROPEO. (Francia era conciente de traición).....

# Publicado por: oscarghiso (buenos aires)
jueves, 30 de mayo de 2013

MONARQUÍA HISPÁNICA

El descubrimiento y posterior conquista de América fue llevada a cabo bajo la autoridad de la monarquía hispánica y protagonizada, en su mayor parte, por españoles. Convertir este fabuloso y épico acontecimiento en ejemplo de una difusa identidad europea es un dislate. Mientras esta se llevaba a cabo con los RRCC, el César Carlos y Felipe II, otras naciones europeas se dedicaban a socavar el poder de España. El caso del traicionero Francisco I de Francia, al cual el emperador hasta en dos veces convocó a un combate sungular, y su alianza con los turcos es esclarecedor.



# Publicado por: Sorel (Madrid)
jueves, 30 de mayo de 2013

EUROPA------ESPAÑA-----SIGLO DE ORO O DE LODO?

(respondo a modo de apoximación al tema, ´´no doy cátedra´´).
El historiador británco Dawson, admite cuatro elementos fundamentales de EUROPA:
-la tradicion cientifica de la GRECIA CLASICA, -el genio político unificador de ROMA, la religión CRISTIANA y el impulso radical de los pueblos BARBAROS.
No he leído el libro de Venner (por supuesto, estoy más que interesado en el mismo) pero he visto en el prólogo la cita : EL DESCUBRIMIENTO DE AMERICA...LO MAS IMPORTANTE DEL MUNDO. Fue obra de España, la del siglo de ORO, que con las consabidas polémicas del caso ENCIERRA UNA GALERIA DE HEROES DE RANGO ´´MITOLOGICO´´, que son (en mi opinión) una de las claves identitarias ....

# Publicado por: oscarghiso (buenos aires)
jueves, 30 de mayo de 2013

¡Por fin! un comentario cuerdo...

A mi juicio esto es lo mejor que se ha escrito en esta página, hasta la fecha, sobre este triste asunto. Lejos de las exaltaciones bombásticas y grandilocuentes de algunos, rinde reconocimiento a la memoria de Venner, a la par que cuestiona, de forma respetuosa y discreta, la efectividad y la conveniencia de acciones de este tipo. Algo que deberían tener muy en cuenta todos esos mitómanos del ´´samurai de occidente´´ y demás Mishimas de turno, que con sus desbarres necrófilos e irresponsables pueden contribuir a calentarle la cabeza a más de uno ¡Un poco de cordura, señores! br

# Publicado por: Alberto (Badalona)
jueves, 30 de mayo de 2013

¿QUÉ ES EUROPA?

Para comprender en profundidad lo que el artículo expone, me gustaría saber qué es para el autor eso que llama Europa. No sé si se rifiere al sustrato común cultural de las distintas naciones europeas modernas nacidas tras la revolución francesa y americana y las posteriores revoluciones románticas del s.XIX, o si por otro lado, se trata de una superestructura política próxima a la ´´novedosa´´ (sic) idea de un imperialismo europeo. Parece ser, que se acerca más a la segunda concepción. Arcadia destruída por la primera guerra mundial.

Por otro lado, el autor ataca a aquellos seguidores en cierto modo de Pirrón y Epicuro, acusándoles de mantener una actitud cuanto menos pasiva por no decir cobarde. A lo mejor, no tiene claro lo que éstos filosofos han supuesto y suponen en la historia de la filosofía.

Por último, ¿y ese peregrino deseo de un ´´renacer´´ europeo? Los auténticos protagonistas de la Historia no son ni los continentes, ni las naciones, ni las regiones; sino los hombres que los conforman. Estos sí que pueden provocar verdaderos seísmos en la rueda de la historia.

Y, por supuesto, máximo respeto para el señor Venner y su acto cargado de un simbolismo y una poesía indudables.

# Publicado por: Sorel (Madrid)
jueves, 30 de mayo de 2013

y ahora que?

Creo que el suicidio de este hombre iba dirigido a nosotros,no a las grandes masas:estas ni se han enterado,y en el caso de que lo hayan hecho,no lo han comprendido.La repercusión mediática ha sido prácticamente nula,por ello creo que es mas un acto,si se me permite,´´familiar´´,para que dejemos de hablar y pensar tanto y nos pongamos ya en marcha,sin parar hasta que consigamos reconquistar nuestra Europa o morir en el intento.¿Cómo?.Pues no lo se.En ello estamos.
En cuanto a José Tomás..........si la cara es el espejo del alma,miren las caras de los toreros y verán que tienen,en general, rasgos brutales,de poca inteligencia,mas parecidos al neandertal que al sapiens-sapiens.

# Publicado por: Juvenal (Sevilla)
jueves, 30 de mayo de 2013

La cultura del anti-héroe

Comparto tus opiniones oscarghiso. Los que ya somos cincuentones nos encontramos con paradigmas de comportamiento social que no son los que aprendimos en la infancia. En Uruguay, de primero a sexto año escolar leíamos y analizábamos, cada vez con más profundidad el libro ´´Cuore´´ del inmortal Edumundo de Amicis. Nos impregnábamos con las imágenes de sacrificio (el pequeño tamborcillo sardo), familiares (de los Apeninos a los Andes) y patrióticos. Hoy nuestros nietos leen - cuando leen - basura. Así de sencillo. El tamborcillo sardo para ellos sería un idiota, y Marco un edípico. Esa es la Modernidad o Post modernidad, como gusten. Convertir por arte alquímico la belleza en deshecho, lo bueno en detritus, lo heroico en estúpido y el amor en lascivia. Esa ausencia de valores que tu denuncias es fruto de una época infectada de marxismo hasta la médula. Vuelvo a citar a José Antonio: ese marxismo que en su materialismo histórico y dialéctico reniega de la santidad y el heroísmo. Quizás su mayor pecado. Saludos, compatriota federal.

# Publicado por: Adolfo Gutiérrez (Reykjavik)
jueves, 30 de mayo de 2013

HAY UN GRAN INCONVENIENTE (los arquetipos vapuleados)

Lamentablemente LOS ACTOS EJEMPLARES, que mal que mal, para los que tenemos 50 años (quien más quien menos) los veíamos en la escuela HOY están denigrados, ocultos o muy mal enseñados. Sé que es un problema universal. Para los hispanos, es mortal el hecho de no poder hablar de los conquistadores como HEROES DE LEYENDA, con el tono histórico épico que les corresponde. Lógicamente se desprende de allí un relato sombrío, vergonzante y repudiable del PROPIO NACIMIENTO. Si bien es obvio este planteo, apunto-- en relación a la nota---, que estamos ante una situación más para tratar con PSICOLOGOS. La carencia de valores y de voluntad la enmarco en AUSENCIA DE PERSONALIDAD. (por plantearlo desde alguna perspectiva....)

# Publicado por: oscarghiso (buenos aires)
jueves, 30 de mayo de 2013

No es lo mismo.

Comparar el suicidio de Zweig y su esposa a la inmolación de Venner es o no entender nada o rebajarlo a la desesperación. Porque precisamente eso fue el acto de Zweig, un acto de desesperanza. Fue una huida ante lo que consideraba inevitable. En la inmolación -repito el término a propósito - de Venner no hay desesperanza. Por el contrario está cargado de esperanza. Proclama a los cuatro vientos que las energías europeas aún existen y puede ser despertada. Se mata para que nosotros, conciencias dormidas, reaccionemos. Sabe que esa posibilidad está ahí, latente. Por tanto el suicidio de Venner es un acto de vida, comparable al nacimiento de un infante. Tan paradójico es el comportamiento heroico y de sacrificio. Nada tiene que ver con Zweig y su escapatoria. Por si alguien interesado en mal entender mis opiniones dice que rebajo el acto de Zweig, desde ya digo que no. Simplemente creo que el de Venner es de una naturaleza completamente distinta y además superior.

# Publicado por: Adolfo Gutiérrez (Reykjavik)
miércoles, 29 de mayo de 2013

Zwaig

No es nuevo,,, Exilado en Brasil. Stephan Zweig se suicidó cuando vio cómo derivaba el mundo en los cuarenta.

# Publicado por: Puig (Valencia)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 La Cataluña española se afirma y resiste
2 SERTORIO
De marimantecas y lloronas
3 El charnego Puigdemont: abuela andaluza y abuelo franquista
4 ¡Suena el Himno Nacional —con su letra— en las calles de Barcelona!
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |