''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 26 de marzo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36

JAVIER R. PORTELLA
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario

JESÚS J. SEBASTIÁN
El laberinto de la identidad europea
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿A favor o en contra de Las Vegas?

Antonio Martínez

18 de abril de 2012
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

Primero Disneylandia en París, ahora Las Vegas probablemente en Madrid. La cultura fast food estadounidense prosigue, al parecer imparable, su conquista de la vieja Europa. En Viena, los cafés Starbucks, fabricados en serie y extendidos hoy por todas las grandes metrópolis del mundo, triunfan sobre los míticos cafés vieneses, tan amados por el gran Stefan Zweig. Verdaderamente, los signos de un inminente apocalipsis se multiplican y precipitan ante nuestros espantados ojos.

Desde una vieja Europa desmadejada y que hace tiempo que no cree en sí misma, diversas voces se alzan para execrar esta nueva claudicación ante la plutocracia americana del más craso entertainment ¿Es qué ya no nos queda dignidad? 18.000 millones de euros, o los que terminen siendo, son mucho dinero, desde luego; pero, ¿acaso no existe nada más que el dinero? Hoteles gigantescos, casinos, ruletas enloquecidas, ludópatas compulsivos, neones nonstop, prostitución galopante, por doquier una tramoya carente de todo sentido, sustancia y verdad: vacío, vulgaridad, una vuelta de tuerca más al nihilismo imperante. Además, rendición incondicional a las exigencias impuestas por el magnate Sheldon Adelson y su grupo inversor, que reclama de las autoridades españolas una legislación ad hoc, tailor made, hecha a medida milimétrica de sus necesidades. ¿Cabe mayor humillación, mayor obsequioso servilismo de una Europa decrépita frente al gran Mammón del dinero americano?
 
Y, sin embargo, seguramente se impone también otro tipo de análisis. Desde una óptica filosófica y cultural, la crítica al vacuo efectismo de Las Vegas –espejismo sin espíritu y sin consistencia– resulta difícilmente rebatible. Los eventuales males que puede traer aparejados si finalmente se instala en Madrid, los efectos colaterales indeseables, el dudoso saldo de costes/beneficios a largo plazo, también merecen una seria consideración, que Esperanza Aguirre obvia en beneficio de su pragmático optimismo liberal. Ahora bien: lo que tal vez no se entiende es que, en este tema de Las Vegas madrileña o Eurovegas, conviene distinguir entre dos aspectos bien distintos: el del negocio del juego y el de la ciudad-atmósfera o ciudad-símbolo. Si no procedemos a tal distinción, corremos el riesgo de efectuar un juicio erróneo sobre el verdadero significado de una posible Las Vegas madrileña.
 
Vamos a ver: el que esto escribe no siente simpatía alguna por el ambiente de los casinos, por esa orgía del dinero que encuentra su mejor emblema en una mesa de ruleta atestada de jugadores y mirones y en la que, al final, la banca siempre gana. Sin embargo, otra cosa he de decir respecto a Las Vegas como “ciudad falsificada”, como reunión ecléctica de los más variados elementos arquitectónicos. A mi modo de ver, los críticos de Las Vegas pasan por alto que la perdurable fascinación de su iconología no procede tanto de los casinos en sí mismos como de la sensación de irrealidad que en ella envuelve al visitante. Tal sensación es constantemente buscada por nuestros contemporáneos, y las ciudades actuales responden cada vez más a esta expectativa. No pienso sólo, por ejemplo, en el American Park Dream de Shangai, ni tampoco en las copias de calles neoyorquinas existentes en los shopping centers del extrarradio de la propia Nueva York: los ejemplos son mucho más numerosos y variados. Y es que el hombre de nuestro tiempo busca elevarse mediante el expediente de lo ficticio por encima de la realidad banal que lo rodea. Más que casi ninguna otra cosa, anda en pos de atmósferas que lo transporten a “otro mundo”.
 
La conversión de las ciudades actuales en una especie de parques temáticos constituye un significativo fenómeno cultural de nuestra época. Antaño, para ser atractivas, a las ciudades les bastaba con presentarse con su contenido tradicional, igual que a un restaurante le bastaba con ofrecer una buena carta. Hoy, ni al restaurante ni a la ciudad les es suficiente eso: deben seducir, ante todo, con una cierta atmósfera. La proliferación de los hoteles temáticos se encuentra en la misma línea de significado. Hoteles, cafeterías, restaurantes, librerías, museos, ciudades: en todos ellos es hoy esencial el diseño, la envoltura temática, la seducción atmosférica, incluso la inserción del cliente en una narrativa, en una historia. Todo ha de responder hoy a la exigencia de una fantasía, de una ilusión. Lo real asfixia; lo ficticio seduce. Las Vegas fue, en su día, una adelantada a su tiempo, pues introduce al visitante en “otro mundo”, como lo hacen también, en otro sentido, los grandes centros de Ikea: el paseo por Ikea es en sí mismo una experiencia, independiente de que se compre o no. En una época en la que hemos olvidado las grandes narraciones que dan sentido al mundo, se espera de las ciudades que nos envuelvan, que se conviertan en multicolores microcosmos: hoteles, locales de todo tipo, restaurantes cool , cafeterías, cines, librerías, tiendas de aspecto sofisticado. En la librería, importa cada vez más lo adjetivo y menos lo sustantivo: tal vez lleguemos a comprar finalmente el libro, pero antes queremos vivir la librería en sí misma como una experiencia. Sentarnos en ella a tomar un exquisito café, dejarnos arrullar por el hilo musical, disfrutar de su cuidada atmósfera, perdernos entre sus laberínticos anaqueles. Modelos implícitos para nuestras ciudades: el mercadillo medieval, la Estambul icónica, el Broadway neoyorquino, la Gran Vía madrileña, el Guggenheim de Nueva York y de Bilbao, Heidelberg como arquetipo de la ciudad tradicional de estilo germano-suizo, la ciudad marroquí –Tánger, Marrakech–, el Singapur de los rascacielos y de los santuarios budistas. Se persigue una cierta masa crítica de elementos seductores, una saturación de estímulos que provoque la anhelada sensación de irrealidad. Pese a toda la vulgaridad que se le critica –y con razón–, Las Vegas fue precursora en su día de algo que, al parecer, nuestros contemporáneos necesitan con desesperación.  
 
Como se sabe, fue el arquitecto y teórico de la arquitectura Robert Venturi quien nos dijo ya en 1972 que debíamos “aprender de Las Vegas”. Venturi, gran admirador del Barroco, protestaba contra una arquitectura moderna sin alma y que, en su idolatría de las puras líneas geométricas, caía en el abismo de la deshumanización. Barroco, manierismo, rococó, también pop art: estilos y movimientos artísticos tal vez criticables desde cierto punto de vista, pero en los que percibimos una exuberancia que es signo de la vitalidad que hoy tanto nos falta. Contra el credo funcionalista, contra el célebre dictum de Van der Rohe –“menos es más”–, Venturi propone Las Vegas como ejemplo de una profusión de elementos que, confusa y caótica como es, sin embargo contiene, al menos en germen, un elixir que nuestra época precisa casi como ninguna otra cosa.
 
Entendamos, pues, bien el problema: Las Vegas de Nevada, la eventual Eurovegas madrileña, son execrables, obviamente, por su rendición a la vacuidad nihilista, por su ausencia de nobleza, de elevación, de espíritu: se contraponen, digamos, a la grandeza del Partenón o de la Catedral de Chartres, a la Plaza de San Marcos en Venecia. Bien, de acuerdo; pero, a la vez, Las Vegas esconde una secreta analogía con un amplio y heterogéneo conjunto de realidades en las que late la vida dionisíaca –Nietzsche dixit–, en las que borbota con una fuerza exuberante: el Gran Bazar de Estambul, la Bagdad de Las mil y una noches, las plazas y mercados de abastos, la Plaza Central de Marrakech, la erudición de Borges o de Umberto Eco, las Etimologías de San Isidoro, la cornucopia o cuerno de la abundancia, los bazares árabes y chinos, el Museo Egipcio de Berlín, el cine de Steven Spielberg, la cueva de Alí Babá, el pop art de Andy Warhol, las Cámaras o Gabinetes de Maravillas, las enciclopedias medievales, la obra de Gaudí, los museos de monstruos, las novelas góticas, los cuentos de los hermanos Grimm, el mito de Montecarlo, etc. etc. De modo que repetimos: desde cierta perspectiva, Las Vegas es tan vulgar e infantilizante como nuestros actuales centros comerciales y como los cruceros llenos de turistas a los que se entretiene desde el amanecer hasta medianoche con continuas “actividades lúdicas” dirigidas por jóvenes y sonrientes monitores de tiempo libre (por supuesto, personalmente preferiría mil veces viajar en el sobrio camarote de un carguero, con una buena provisión de libros y tiempo y silencio para la metafísica de los cielos límpidos y del horizonte infinito). Sí, claro, todo esto es así; pero, desde otro punto de vista, Las Vegas, espuria y sucedánea como es, esconde a la vez la clave de cierta línea de acción que es fundamental para nuestro futuro. Justamente del mismo y paradójico modo que los franquiciados y al cabo falsos restaurantes turcos, japoneses, indios, franceses, argentinos, mexicanos o italianos que hoy pueblan nuestras ciudades, y de todos los cafés irlandeses en los que nadie cantará nunca como lo hacían los lugareños de Innisfree en la inmortal El hombre tranquilo de John Ford.
 
¿A favor o en contra de Las Vegas, finalmente, con su desconcertante mezcla de canales venecianos, pagodas chinas, Big Ben y Torre Eiffel? En contra de la vacuidad cultural y de la idolatría dineraria; pero a favor de su irrealidad atmosférica, de su profusión caleidoscópica, pasta negra y prima materia de la metamorfosis alquímica que nuestra civilización se encuentra en laborioso trance de realizar.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 18 de abril de 2012

Maravillosa idea

Los Casinos siempre han existido en casi toda Europa con la diferencia que Casinos como Las Vegas son mas grandes y con estupendos espectaculos musicales y otros generes. La idea de Casinos como Las Vegas es una maravillosa idea dado que esto daria lugar a dar trabajo a tantos desocupados en este actual momento de crisis y ademas atraeria una gran cantidad de turismo, sin por esto abandonar las propias tradiciones que tambien para los turistas es una fuente de atraccion. Es exagerado y ridiculo sostener que casinos como Las Vegas es ´´apocaliptico´´ . A este punto si todo lo nuevo debe ser catalogado como apocaliptico no deberiamos usar telefonos celulares, ni interned, etc.

# Publicado por: Eli Angeleri (Germania)
miércoles, 18 de abril de 2012

Dudas

No acabo de ver el hilo argumental. Parecería que la huída de la realidad y el deseo ficticio de ´´otro mundo´´ pudiera ser satisfecho por esta horterada ludopática. Habrá que advertir que la huída de la realidad presupone ya una constitución individual ´´narcotizada´´, una ´´borrachera perpetua´´, si se quiere. Pero es que a la aversión a la realidad se le suma la aversión a toda grandeza, y por tal habría que entender la grandeza de espíritu. Esa que en algún momento existió en Europa, si bien sólo por parte de algunos (que en su momento fueron tachados de ´´iluminados´´), no olvidemos que el 90 restante era analfabeto. Y este rechazo de la grandeza y del esfuerzo que conlleva la edificación de algo ´´grande´´ de espíritu se sustituye por un edificio grande, repleto de efectos de cartónpiedra, de decorado peliculero. Pero no hay más. No habrá ´´otro mundo´´ porque supondría mucho trabajo construírlo.

# Publicado por: miguel (madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36
2 Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
3 La crisis de la derecha política: modernidad y posmodernidad
4 El secreto de los populistas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |