''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 26 de marzo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36

JAVIER R. PORTELLA
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario

JESÚS J. SEBASTIÁN
El laberinto de la identidad europea
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Neutrinos más rápidos que la luz?


Hoy nuestro amigo Antonio Martínez, habitual y genial fustigador de las miserias de nuestro tiempo, cambia de registro para enfatizar la cara más sonriente de la modernidad. Hace bien. En realidad, ni siquiera cambia de registro: solamente acentúa de modo distinto el mismo registro de siempre: la doble cara de un tiempo, sórdido si miramos la realidad concretamente plasmada en él; radiante si pensamos en los inmensos logros ya realizados y en las extraordinarias posibilidades de las que están preñados.
Antonio Martínez

28 de octubre de 2011
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

Hace apenas unas semanas, los científicos del laboratorio italiano del Gran Sasso hacían público lo que puede ser el detonante de la próxima gran revolución dentro de la Física moderna: los neutrinos, la partícula elemental más pequeña e inasible, parecen viajar a mayor velocidad que la luz. Si este resultado se confirma, habría que revisar profundamente la teoría de la relatividad de Einstein, el Galileo del siglo XX. Es fácil entender el revuelo que ha levantado en el mundo científico la posibilidad de un inesperado cambio de paradigma.

 Sin embargo, no es el aspecto físico y técnico del sensacional descubrimiento realizado en el Gran Sasso lo que aquí nos interesa. Nos importa, más bien, su significación simbólica y cultural. ¿Por qué la noticia de los neutrinos superlumínicos ha saltado a las primeras páginas de los periódicos, habitualmente tan desinteresadas de todo lo relativo a la ciencia?
 
Por un lado, por cuestionar la teoría de la relatividad, uno de los dogmas científicos más sagrados de nuestro tiempo; pero, sobre todo, porque intuimos que, si los neutrinos son realmente más rápidos que la luz y los viajes en el tiempo —al pasado, no al futuro— dejan de ser una licencia exclusiva de la imaginación literaria y cinematográfica, entonces es que el mundo podría convertirse en algo radicalmente distinto de lo que hoy es.
 
En vez de esta sociedad gris y vacía que padecemos, dominada por la lógica económica, el imperativo productivo-consumista y la tiranía de los mercados, soñamos con otro mundo presidido por principios metafísicos totalmente ajenos al ethos mecanicista que aún nos atenaza. La naturaleza nos lanza de algún modo ese mensaje: “Si yo guardo aún tantas sorpresas, es sobre todo para enseñaros que vosotros debéis hacer del mundo un lugar igualmente sorprendente, donde no quepan ni la repetición alienante ni el tedio ni la rutina”.
 
Ahora bien: si interpretamos el descubrimiento de los rapídisimos neutrinos en este sentido —simbólico y cultural—, como signo de una posible revolución del espíritu, hemos de notar enseguida que nuestra época no ha andado precisamente falta de anteriores revoluciones que mostraban una naturaleza análoga. Remontándonos mucho en el tiempo, tenemos, en primer lugar, la revolución copernicana, que con Galileo y sus continuadores destruyó el magno edificio de la cosmología ptolemaica. Y remontándonos bastante menos, deberíamos recordar, a principios del siglo XX, la revolución que supuso descubrir que el átomo no constituía una esfera maciza, sino un pequeño universo repleto de partículas que se fueron revelando cada vez más enigmáticas. No nos hacemos cargo hoy de la emoción que, en el mundo cultural europeo, produjo tanto esta noticia como la contemporánea teoría einsteniana de la relatividad, en virtud de la cual el tiempo dejaba de entenderse como una magnitud absoluta, ya que, en función de la velocidad a la que se desplazara el observador de referencia, podía transcurrir también él a velocidades diferentes. Si el tiempo, que en nuestros relojes aparece como un mecanismo de ritmo inalterable, podía acelerarse o aminorar su marcha de esa manera, ¿qué otras muchas sorpresas no nos aguardarían aún en ese inagotable reservorio de realidades, ideas y misterios que es el mundo?
 
Luego, además, llegaron otras muchas revoluciones, todas ellas sensacionales a su modo. Pensemos, por ejemplo, en el shock que supuso descubrir, en la década de 1920, que no existía sólo una galaxia —nuestra Vía Láctea—, sino miles de millones de ellas. O en la revolución del Big Bang, a partir de las teorías de George Lemâitre, que acababa con la idea tradicional de un universo estático. O en la revolución surrealista en el campo del arte. O en la revolución indeterminista del principio de incertidumbre de Heisenberg, que rompía la férrea lógica determinista del demonio de Laplace y anticipaba la fascinación contemporánea por el llamado “efecto mariposa”. O en la revolución del inconsciente freudiano, que, dando la razón a los románticos del XIX, impugnaba la ramplonería de la mente como “yo sin trastienda” en la psicología cartesiana. O en la posterior de la psicología profunda de Jung, hereje para Freud. O, en fin, en tantas y tantas otras.
 
Sí, en tantas, y de muy diferente naturaleza. Sin ánimo alguno de exhaustividad, pensemos en la revolución New Age que soñó con retornar a Asia para volver a Shangri-La, en la revolución de Mayo del 68, en la revolución espacial que culminó en 1969 con la llegada del módulo Eagle a la Luna, en la revolución de la ciencia-ficción que nació con H. G. Wells a finales del siglo XIX y culmina en el 2001 de Kubrik; o bien, en fin, en la revolución ufológica de la década de 1970, simbolizada en su momento por los best sellers de Von Däniken, o en la reciente revolución de Internet, trasunto electrónico del mágico Aleph de Borges, compendio y cifra del universo. No se entiende bien la conmoción causada hace pocas semanas por la muerte de Steve Jobs si no se le sitúa en este ámbito de los visionarios y de los profetas. No porque realmente “haya cambiado nuestro mundo” —no lo ha hecho: usamos instrumentos más sofisticados, pero los occidentales seguimos aquejados del mismo marasmo que hace décadas— como por el valor simbólico de sus invenciones. La última de ellas, el célebre Ipad. Una pantalla de cristal líquido que nos ofrece, a una sutil indicación de nuestro dedo, la inagotable variedad del mundo.
 
Sucesivas revoluciones, como vemos; la última, tal vez, la que parece iniciarse con el vertiginoso viaje de un haz de neutrinos desde el CERN de Ginebra hasta las cavernas del Gran Sasso. Más allá de las diferencias aparentes, el significado es siempre el mismo: contra una sociedad y una cultura mecanicistas, repetitivas, aburridas, escépticas, nihilistas, depresivas, entregadas a un hedonismo vacuo y al espejismo de ídolos sin cuento; contra una posmodernidad condenada —Vattimo dixit— al “eterno retorno de lo mismo”, contra el viejo nihil novum sub solem del Eclesiastés, contra el mundo como kafkiana cárcel burocrática, la posibilidad de un mundo nuevo, joven, otra vez —¡gracias a Dios!— sugestivo e infinitamente emocionante.
 
Y, sin embargo..., sin embargo, al final todo parece seguir igual. Todas estas revoluciones, y otras más que no hemos mencionado, tocan por un momento nuestra cultura, pero no consiguen transformarla. La inercia es demasiado fuerte. Falta el fulcro que pedía Arquímedes para mover el mundo. Seguimos en el mundo del hiperconsumo que analiza Lipovetsky, en el capitalismo de ficción del que habla entre nosotros Vicente Verdú. El individualismo a ultranza, la ruina de las tradiciones, la telaraña bancaria internacional, la hipocresía e ineptitud de los gobiernos, la crisis antropológica que nos muestran desde hace décadas las películas de Woody Allen. Ésa es la atmósfera en la que nos movemos. Los neutrinos del Gran Sasso, como antes los estandartes de tantas otras revoluciones, nos susurran que otro mundo es posible. Pero ese mundo —tal vez muy lejano, tal vez muy cercano— nunca acaba de llegar.
 
No nos faltan, sin embargo, signos de esperanza. De entre los más queridos para el que escribe las presentes líneas, quiero recordar ahora al menos los siguientes: la pintura y la arquitectura del austríaco Hundertwasser, la obra de Gaudí, la música celeste de Hildegarda von Bingen —esa “sibila del Rin”—, la teología cósmica y cristocéntrica —ese “punto Omega”— de Teilhard de Chardin, la filosofía y la vida de Edith Stein, la Tierra Media de Tolkien, los diariosde Jünger; también, seguramente, la legendaria Agartha, el Monte Análogo de Daumal, los jardines del Vaticano, los monasterios colgantes de Meteora, el Cabo Norte, las auroras boreales y el sol de medianoche. Sí, sí: otro mundo es, en efecto, posible. Está —contra las apariencias— al alcance de nuestra mano. Sólo tenemos que entender bien a Nietzsche —es decir, mejor de lo que lo hizo él mismo— y empezar a jugar y a bailar. 
 
Stephane Hessel, pseudo-profeta de un tiempo gastado, inesperado restaurador —de gloria efímera, sin duda— de ideas romas e inservibles, nos invita a leer a Edgar Morin en busca de ese “otro mundo” con el que tantos soñamos. Pero no caigamos en trampas tan pueriles. Otro mundo, otro futuro es posible, sin duda. Y nuestro particular “Ábrete, sésamo”, la clave de entrada para mover la piedra que nos separa de la cueva del tesoro, no se encuentra donde nos aseguran los sofistas de nuestro tiempo —¿cómo puede un ciego guiar a otro ciego?—. Se halla —¿cómo podría ser de otro modo?— en ese Noli foras ire que nos aconsejaba San Agustín. In interiore homine habitat veritas, proseguía. Sí, en efecto: en el hombre interior que, buceando en el piélago de su alma, descubre allí el sol secreto y el universo silencioso que pueden cambiar la faz del mundo.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 31 de octubre de 2011

Neutrinos y farsantes

Comparar a un copion con Galileo es muy fuerte.

# Publicado por: Karla Moretti (girona)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36
2 Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
3 La crisis de la derecha política: modernidad y posmodernidad
4 El secreto de los populistas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |