''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 26 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
De Expaña a España


JAVIER R. PORTELLA
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda

SERTORIO
De marimantecas y lloronas
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?

Antonio Martínez

6 de octubre de 2011
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

El hecho, bien conocido, es convenientemente ocultado por los historiadores progresistas: durante décadas, existió entre el general Franco y Salvador Dalí una relación de franca simpatía y aun de admiración mutua. ¿Cómo interpretar un dato tan “históricamente incorrecto”? ¿El dictador sagaz que se apoya en la imagen del artista de renombre para legitimarse en el escenario internacional? ¿La excentricidad del artista con patente de corsopara sostener posturas políticas estrafalarias? En cualquier caso, una relación molesta para los clichés tan queridos por los historiadores al uso.

Como se sabe, Salvador Dalí fue uno de los intelectuales españoles que, desde un principio, apoyaron a Franco en la Guerra Civil. En 1948, al volver a España, se establece en Port Lligat, a poca distancia de Cadaqués, y desde entonces manifestará de manera reiterada y pública su profundo respeto por la figura de Franco, para escándalo e indignación de todos los bienpensantes europeos.. Las relaciones entre Dalí y Franco siempre fueron extraordinariamente cordiales: sin ir más lejos, recordemos que, en 1964, el gobierno de Franco concedía a Dalí la Gran Cruz de Isabel la Católica, y que en 1972 Dalí donaba su obra al Estado español. No olvidemos tampoco, en fin, que desde la década de 1920 la pintura fue una de las grandes pasiones de Franco. Ni tampoco los encendidos elogios de Dalí hacia Franco, a quien llegó a calificar como “un santo, un místico, un ser extraordinario”.
 
Esta relación de admiración y afecto recíprocos duró hasta la muerte del general Franco. La penosa enfermedad final de éste sorprendió a Dalí en Nueva York, y los íntimos del pintor informaron de que, tras conocer la noticia de su muerte el 20 de noviembre de 1975, pidió que lo dejaran solo y lloró.
 
Historiadores como Javier Tussell, Paul Preston, Juan Pablo Fusi o Santos Juliá han intentado restar transcendencia a la admiración entre Franco y Dalí: para ellos, sencillamente es un dato inaceptable, inconveniente, que rompe los esquemas del historiador progresista. ¿Como pudo el genio español del surrealismo, el artista mundialmente admirado, el mayor mito artístico del siglo XX junto a Picasso, admirar a un dictador brutal y sanguinario? Bien es cierto que siempre ha existido una veta de intelectuales aristocráticos de derechas que abominaban del comunismo, enaltecieron como héroes a dictadores y se inscribieron en una línea política de extrema derecha: ahí están –cada uno con sus matices– los casos de Borges, Jünger y Celine. De manera que Dalí –a ojos de tales historiadores de izquierdas– sería un caso más dentro de un fenómeno llamativo, molesto, pero al que no conviene prestar demasiada atención.
 
Sin embargo, la realidad no es tan simple. Que dos de las mayores figuras de la intelectualidad española del siglo XX –Ortega y Gasset en filosofía y Dalí en el campo del arte– mantuvieran tan buenas relaciones con el Estado franquista es un hecho que, precisamente porque desafía los esquemas preestablecidos, merece del historiador honrado un examen profundo y libre de prejuicios. En el caso de Dalí, la coincidencia de opuestos entre caos onírico-surrealista y sujeción de la sinrazón de las imágenes inconscientes al orden de una razón paradójica (el célebre “método paranoico-crítico”) esconde una reveladora conexión con las posiciones políticas de Dalí y con su preferencia metafísica por la monarquía como forma de gobierno. Como se sabe, Dalí, que celebró la instauración del régimen monárquico por parte de Franco –en la Ley de Sucesión de 1947–, se autodefinía como “anarco-monárquico”, como monárquico legitimista para el cual “la monarquía es la única forma de gobierno que está de acuerdo con los últimos descubrimientos de la Biología”. En efecto, la Biología moderna, redescubriendo a Aristóteles, ha subrayado el carácter orgánico, sistémico y jerarquizado de todo organismo vivo, en el que las partes siempre se hallan subordinadas al orden del conjunto y al bien del todo. La monarquía simboliza, por su parte, una imagen orgánica de la Nación, enraizada en la Historia y articulada en torno al árbol dinástico y al tronco frondoso de la Familia Real. La monarquía, guardiana de la tradición –pensaba Dalí–, es, además, especialmente adecuada para gobernar al pueblo español, tan tendente al enfrentamiento cainita. Otra cosa será que los reyes de España no siempre hayan estado a la altura del símbolo que representan.
 
En realidad, Dalí admiró política y humanamente a Franco por motivos muy próximos a esta preferencia suya por la forma monárquica. Definía a Franco como “el colmo de la calma” y afirmaba que, como gallego, poseía un carácter muy conveniente para gobernar el anarquismo del pueblo español. Sin embargo, no se trata aquí sólo de una especial aptitud psicológica, de ese proverbial silencio de Franco, de su flema, reserva y circunspección galaicos, tan convenientes para el estadista obligado a tomar de continuo graves decisiones. Dalí, simultáneamente ultramoderno y ultraconservador a su personalísima manera, comprendía que Franco, mucho más que en ámbito del puro fascismo, se situaba en la tradición espiritual de Felipe II: un Felipe II que construyó el monasterio católico-hermético del Escorial y que, muy significativamente, admiraba a El Bosco muchas de cuyas obras poseía– del mismo modo que Franco lo hacía con Dalí. Felipe II, gran rey que hubo de afrontar unas circunstancias trágicas, comprendía bien la vocación universal y el destino meta-histórico de España. También hizo lo propio Franco, por mucha mofa –tan sarcástica como superficial– que se haya hecho del tópico de la “reserva espiritual de Occidente” y de otras nociones análogas, tan queridas durante décadas para los intelectuales del Régimen. 
 
Ahora que los progresistas españoles, amparados en la Ley de Memoria Histórica, andan hablando, cada vez más abiertamente, de un próximo desmantelamiento del Valle de los Caídos (aunque el probable resultado de las elecciones del 20 de noviembre deja en suspenso el futuro de este tema), conviene recordar que Franco, constructor del Valle –y semejante también en esto a Felipe II, constructor del Escorial–, no debe ser un monigote al que demonizar, para placer y regodeo de un progresismo español tan envalentonado hoy –cuando ya nada hay que temer– contra los últimos símbolos franquistas como cobarde fue contra esos mismos símbolos en los tiempos en que una actitud como esa suya actual habría supuesto un verdadero peligro. Dalí, despreciando olímpicamente las convenciones del progresismo de salón, supo comprender la grandeza histórica de Franco. Si el izquierdismo español entendiese que sólo se vence de verdad a aquello a lo que se critica con justicia, sí, pero cuyos aspectos positivos también se tiene la valentía de reconocer y asumir, entonces sabría que, para pasar página definitivamente en el libro de la convulsa Historia de España, no valen las mentiras ni los atajos, sino sólo la honradez del clásico suum cuique tribuere, del “dar a cada uno lo suyo” –y también, así, a Francisco Franco–, en el polémico ámbito de la Historia como en todos los demás.
 
Reconozcamos así, en fin –como hizo Dalí–, lo que le debemos a Franco. Reconozcamos los valores del régimen franquista, estudiemos a fondo su neotomismo político; y, a continuación, si queremos, declarémonos republicanos, o anarquistas, o liberal-conservadores. Pero hagámoslos no desde la ingenuidad adolescente del que, una vez más, mata freudianamente al padre (aquí, a Franco, tótem paterno para la España adolescente de nuestros días) y sueña con una imposible revolución a lo 68. Hagámoslo, por el contrario, con la madurez del adulto que, habiendo leído, vivido y pensado mucho, sabe que en el mundo las cosas casi nunca son lo que parecen y que, entre el blanco y el negro, existen infinitos matices de gris. Sólo desde esta madurez política podremos afrontar con éxito los desafíos que se plantean hoy a España, a Europa y al mundo.
 
Franco y Dalí, Dalí y Franco: no una extravagante simpatía que ocultar o deformar, sino una compleja relación llena de fascinantes recovecos y que contiene tal vez más de una clave decisiva para nuestro propio futuro.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 17 de noviembre de 2014

salvador hijoputa

Dalí pintaba bastante bien pero era un nazi. Igual que el franquismo, igual que el que ha escrito este artículo. Todos los intelectuales que apoyaron a Franco solo lo parecían. No se ponía el bigote a lo Adolf porque sino ningún mecenas le querría. Eran tan miserable Dalí que traicionó a su viejo amigo Luis Buñuel y casi le fusilan por su culpa. Nazi bueno, nazi muerto, Dalí bueno Dalí muerto.

# Publicado por: franciscofranco (burgos)
lunes, 09 de septiembre de 2013

Comentario sobre la injusticia de cierto párrafo...

Señor, estoy con usted y celebro parcialmente su escrito; yo también aborrezco los análisis complacientes de la historia en los que se pinta a los personajes históricos de blanco o de negro, sin mediar matices humanos.
Es por eso que me extraña la simplificación idolátrica del final de su texto en la que se presenta al Franco como una figura a la que en vida no se le atacó ´´cobardemente´´ como se le ataca hoy que no hay riesgos. Usted en esto peca de complaciente, sepa que el gobierno de la república en el exilio se mantuvo toda la vida del ´´caudillo´´. Sepa que el exilio no es una situación cómoda. Sepa que muchos murieron por criticar al dictador otros fueron encarcelados varias décadas después de la guerra.
En cuanto a Dalí hay que encontrar su nivel no solo en la pintura, sino en su cercanía (muy bien remunerada) al poder mismo que mató a su amigo Federico. Es una vergenza esa que usted alaba.


# Publicado por: Eric List (México)
miércoles, 02 de noviembre de 2011

Articulo JE,JE,Je.

Desearía contactar con D. Alejandro Rodríguez Valcárcel, de Granollers (comentario publicado el 6 de Octubre de 2011, JE, JE, JE.). br Por favor, pógase en contacto conmigo. br Gracias.

# Publicado por: Carlos M Rodríguez de Valcárcel y De Ribed (Madrid)
sábado, 15 de octubre de 2011

El enano era Franco...

Que Franco amaba España no se duda, que Franco no amaba a los españoles tampoco se duda (siguió fusilando españoles en los años 60 muy pasada la guerra). Que Franco era un gran hombre, quizás lo dude pues si el era bueno quienes no tenían nada de santos eran los de su séquito político que sí robaron en España y no poco y engañaron al pueblo español en un alarde de hipocresia fuera de lo común. Léanse el libro ´´Cuando nos reíamos del miedo´´ escrito por un militar y comprobarán la cantidad de sinvergenzas que nos gobernaron haciendo a los de ahora unos verdaderos santos.

# Publicado por: Carlos Navarro (Santa Cruz de Tenerife)
domingo, 09 de octubre de 2011

AVANZÁBAMOS CORRECTAMENTE

Hubiéramos llegado con toda seguridad más allá de donde estamos y nos habría salido el invento muchísimo más económico. No olvido el saqueo al que ha sido sometida España -el único país en España!- por la legión de saqueadores -que no servidores del estado-, lameculos y meapilas en su mayoría, incapaces en su mayoría también de hacer otra cosa en la vida. Como dice alguien abajo, háblesenos de la corrupción del dictador. Y recordemos con nostalgia cómo a nadie importaba en qué bando habían estado los otros; y cómo vibrábamos igual con una sardana que con un aurrescu o con una jota aragonesa. Hablamos de España.

# Publicado por: JUAN JOSE DE JUANES (MALAGA)
sábado, 08 de octubre de 2011

Franco

Franco amaba a España de una manera indiscutible, Franco, jamás
robo un duro a los Españoles, al contrario de estos sinvergenzas de
hoy, Franco pensaba en las próximas generaciones, no en las
próximas elecciones, Franco era la verdad contrastada, estos son la
mentira supercontrastada. Franco era honrado, austero y valiente. Tan
valiente, que doblego sin ningún género de dudas al hombre mas
poderosos del mundo en aquellos momentos y además teniendo su
ejército invencible en los mismísimos Pirineos. Franco ha sido el hombre más grande a lo largo de toda la Historia de España, porque Carlos V, Felipe II lo tenían todo a su favor y el Generalísimo todo en contra. Franco, digan lo que digan .............FUE LA ADMIRACIÓN MUNDIAL Y EL PRIMERO QUE DERROTO A STALIN DE UNA MANERA INDUDABLE y el comunismo internacional nunca se lo podía perdonar. Y por último Franco vivió y murió como vive y va a morir la mayoría del pueblo Español, de una manera austera. Franco creía de una manera infinita, la adoraba, una gran parte de los que hoy nos desgobiernan.......LA ODIAN

# Publicado por: Paquita (Sangesa)
sábado, 08 de octubre de 2011

porqué sera, quizás ... una causa sea

Franco y Dalí son figuras universales. Ambos, seguramente, por su fervoroso patriotismo sentían gran admiración recíproca. Por él y por otros personajes que admiraron al generalísimo, sus detractores se incomodan.

Está clarísimo que hay muchos interesados en sacar de la historia a Franco. Por ejemplo: la izquierda y el sindicalismo, ahora, están extrayendo mucha savia del pueblo español, cosa que hacen, impunemente, desde que no gobierna el astuto gallego.

Conviene investigar el saqueo, que esas organizaciones hacían en el gobierno del generalísimo, y el que hacen en los gobiernos siguientes. Seguramente, se descubrirá, que el generalísimo no permitió saqueo alguno, y los gobiernos democráticos son muy permisivos.

Es la despreciable divisa capitalista la que influencia al sindicalismo y a las izquierdas, a tratar de extirpar del patrimonio histórico español todo vestigio del gallego universal, no sea que alguien pueden proponer, de nuevo, crear una España gobernable como la de Franco.

El sindicalismo y las izquierdas están chupando muchos millones de eurobienestares, por lo que no pueden arriesgarse a perder tal tesoro. Es más que razonable que quieran extirpar del patrimonio histórico español, todo vestigios del gobierno y figura de don Francisco Franco. Dalí es uno de los grandes de España, lo mismo que Franco quien recibió una España ingobernable y entregó una España gobernable, se miren como se miren ambos son viva historia de España


# Publicado por: C. Munárriz (Pamplona)
viernes, 07 de octubre de 2011

.

De cualquier modo puedo decir que Dalí es inmenso y Picasso un enano, que Ortega un coloso y el progre-filósofo-de-turno una insignificancia patética, que Franco una figura histórica universal (guste o no) y Felipe González, Zapatero y demás, pequeñas anécdotas en el océano histórico de España.

# Publicado por: Fernando Fernández Garganta (La Plata - Argentina)
jueves, 06 de octubre de 2011

JE, JE ,JE

Disculpen la carcajada . Pero no la puedo evitar , pensando en el ínclito JOSÉ BONO , ejemplo de los aprovechados de turno , loando a diestra y siniestra lo bueno que será el escudo antimisiles de la base de ROTA .....

Mientras sus compadres del Partido ni socialista ni obrero ni español , se hartaron de criticar y rasgarse las vestiduras , por los acuerdos bilaterales ESPAÑA -EEUU de la época de Franco .

Ahora , las bases son rentables y necesarias . Antes eran una muestra más de los caprichos del ´´ tirano ´´ .

JE , JE , JE .

# Publicado por: ALEJANDRO RODRIGUEZ VALCARCEL (Granollers)
jueves, 06 de octubre de 2011

No soy Franquista!

Hablo desde un punto de vista absolutamente contrario a Franco, pero me avergenza enormemente este continuo repudiar una parte de la historia de nuestro pais, han acabado con esculturas, con nombres de calles, con todo, han querido borrar lo que fue, y eso no es justo, somos lo que fuimos y continuaremos siendolo, Franco gobernó el pais durante mucho tiempo, nuestro pais evolucionó, unos vivmos nuestra infancia con Franco, y no nos fue tan mal. Hemos de asumir nuestra historia, hemos de crecer, anclados en esta mania insana de hacernos una historieta a nuestro gusto ( el de los progres -izquierdosos, auqnue parece que los derechosos no sean progresistas, es algo que tampoco entiendo del todo) .

# Publicado por: Manu (Barcelona)
jueves, 06 de octubre de 2011

Resentidos

Propaganda, en España no se imparte Historia, sólo propaganda demagógica y falsa, comunista frente populista.
Vencieron al comunismo, contra el se alzaron, y vencieron. La izquierda, desfasada pero igual de dañina, no perdona a aquél que derrotó a Stalin en España, no quiere, pese a que en 1937 ya se conocían los delirios asesinos del régimen soviético.
La izquierda es criminal, Franco la paró. La izquierda se escondió, ahora los hijos del régimen quieren redimirse, como nuevos conversos, demostrando su antifranquismo... es difícil vender semejante patraña cuando se ha sido dirigente de órganos de prensa franquistas y ahora vende EL PAIS...
Gracias al PSOE, cuyo levantamiento en 1934 junto con ERC inició la Guerra Española, de nuevo las mentiras criminales se pueden lanzar sin objeción, obviando 40 años de historia, artes, filosofía y vida llana, con el único de objetivo de polarizar a los borregos, malgobernando a continuación.
La ruina de este país es total. Al menos nos queda Dalí, y los colosos graníticos de Juan de Ávalos (socialista con sentido común)

# Publicado por: Andrés (Madrid)
jueves, 06 de octubre de 2011

ab initio

imprescindible analizar lo hecho y desecho por Franco y su régimen en España con objetividad, de todos modos la conclusión esencial nos viene de los cantos de sus victimas en la Guerra Civil : ´´cuando pases por su tumba/no te olvides de escupir´´

# Publicado por: pablo (Buenos Aires)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
De marimantecas y lloronas
2 La Cataluña española se afirma y resiste
3 El charnego Puigdemont: abuela andaluza y abuelo franquista
4 ¡Suena el Himno Nacional —con su letra— en las calles de Barcelona!
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |