''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 26 de marzo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36

JAVIER R. PORTELLA
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario

JESÚS J. SEBASTIÁN
El laberinto de la identidad europea
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El toro, Cataluña y el alma de España

Antonio Martínez

16 de junio de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

El torero catalán Serafín Marín haciendo
el paseílloen Las Ventas de Madrid,
tocado con la Senyera y una barretina
ANTONIO MARTÍNEZ

El parlamento catalán se encuentra desde hace algún tiempo de enhorabuena: tras vencer muchas resistencias, por fin parece que Catalonia (is not Spain…) va a desterrar de su suelo las odiosas corridas de toro. Los antitaurinos se felicitan, los nacionalistas celebran su triunfo en la lucha por el retroceso de lo español. Y, sin embargo, lo que parece un próximo interdicto de la tauromaquia en Cataluña debería inspirar, más bien, una honda preocupación.

 Para el positivismo político, para el racionalismo democrático, las naciones son el resultado de un concurso de voluntades que tiene en la Constitución su momento fundacional y que se renueva con la periódica celebración de las elecciones. Sin embargo, las naciones son mucho más que eso: poseen una historia y una identidad, una esencia, un alma. En ocasiones, esa alma se simboliza por medio de un animal emblemático, verdadero tótem del país en cuestión. Así, por ejemplo, el gallo es el animal nacional francés.Y, en el caso de España, resulta evidente que el alma de España se expresa desde hace milenios a través de la figura del toro.
 
El toro de Osborne no ha llegado a ser un icono nacional en virtud del mero azar: la cultura popular, el instinto simbólico del pueblo, ha intuido en su silueta una profunda afinidad con el alma española. El toro español significa la conexión de nuestra esencia con la tierra, con la potencia genesíaca de lo telúrico, con el mundo misterioso de Plutón. El combate del torero con el toro representa el modo en que la dimensión luminosa y diurna del alma humana ejecuta una danza “erótica” con la oscuridad dionisíaca de lo real. La estocada que mata al toro no representa una condena de esa zona subterránea e instintiva de nuestro ser: lo esencial es el previo baile realizado por el torero y el toro, un baile que esconde algo de nupcial. El toro es un peligro para el torero, pero no es propiamente su enemigo. En realidad, es la otra mitad de su ser.
 
El alma de España está en el toro como está en el flamenco, en los sanfermines o en los tambores de Calanda, que Buñuel no se perdía ningún año. España no es una nación de comerciantes, como Holanda; ni de filósofos, como Alemania; ni de místicos, como Rusia, pese a la profunda veta mística presente en el alma española. España es una nación de hombres pasionales, exaltados, agonísticos. Por eso los grabados de Goya y la figura de Unamuno nos hablan de la esencia de lo español. Por eso también José Tomás despierta hoy tal entusiasmo entre los aficionados a los toros: su verticalidad, su quietud, su aparente desprecio por la muerte, nos recuerdan unas profundidades de nuestro ser que casi habíamos olvidado.
 
La intelligentsia afrancesada de nuestro país, los ilustrados de vía estrecha, y por supuesto todos los nacionalistas, en su odio visceral a España, no pueden sino declarar al símbolo del toro una guerra sin cuartel. Sin embargo, el pueblo llano lo defiende, como antes lo amaron Lorca, Picasso o Dalí: la bandera rojigualda con el toro de Osborne es desde hace tiempo un icono de la cultura popular española.Y es que un país que es infiel a su esencia, que quiere convertirse en una nación “moderna” –es decir, descafeinada-, no puede esperar de este loco empeño sino unas consecuencias desastrosas.
 
Respeto profundamente a los antitaurinos: Espido Freire o Jorge Wagensberg tienen perfecto derecho a que no les gusten los toros. Sin embargo, este vendaval prohibicionista que ahora recorre los pagos del otrora oasis catalán constituye un signo preocupante: de hecho, tal vez no sea casual que coincida en el tiempo con la mayor crisis –económica y más que económica– de la historia de España.Y es que llevamos varias décadas tocando resortes muy delicados del equilibrio de nuestra alma nacional. Ahora recogemos los amargos frutos de esta imprudencia.
 
Personalmente, no soy muy aficionado a los toros: de hecho, nunca he ido a una corrida, aunque he visto muchas por televisión. Sin embargo, y entre otras cosas en nombre de la libertad, defiendo a capa y espada la pervivencia de la fiesta de los toros en nuestro país. Porque es parte esencial de lo que hemos sido y de lo que somos.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 01 de agosto de 2010

Vida salvaje Vs ´´vida´´ domestica

A mi no me gusta la fiesta, no como carne y me considero ecologista, pero sin corridas no existirían los toros de lidia, y si me dieran a elegir entre vaca hacinada y entubada toda su vida hasta que la lleven al matadero y toro bravo que vive en libertad y tiene la oportunidad de luchar por su vida y probada su nobleza ganarse el indulto, prefiero sin duda la vida peligrosa y salvaje a la de masas entubadas que tarde o temprano van al matadero!

# Publicado por: Juan Montero (Estocolmo)
miércoles, 28 de julio de 2010

OLEEE POR LOS CATALANES!!!!

Como Española y Madrileña que soy me siento avergonzada de que mi país esté representado por una fiesta tan sádica y a la vez tan retrógrada como es esta en la que se maltrata a un animal como diversión (ni que estuviésemos en la época de los Romanos que se divertían con crucifixiones y lo que llamaban ´´Circo Romano´´),desde Madrid les doy mi más sincera enhorabuena a Cataluña y espero que llegue el día en el que la capital del país dé por fin el ejemplo que le están dando otras comunidades como Cataluña y Gran Canarias (donde se ha quitado esta fiesta bárbara)... vamos!, y que no se le caiga la cara de vergenza a la Aguirre por proclamar esa masacre como ´´fiesta cultural´´!!! (será que ahora la cultura enseña a torturar y masacrar a indefensos hasta la muerte???)... si estuviera leyendo esto la diría que si la fiesta de los toros no moviera dinero estoy segura de que no la hubiera proclamado fiesta cultural ni mucho menos (como siempre la ansiedad por el dinero antes que las vidas), y si en realidad lo ha hecho porque la gusta ese tipo de fiesta, le diría tanto a ella como a cualquiera que disfrute con estos juegos sádicos, que una cosa está clara, SOLO LOS SÁDICOS ENFERMOS MENTALES DISFRUTAN CON EL SUFRIMIENTO Y VIENDO CORRER LA SANGRE DE LOS DEMÁS!!!!.

# Publicado por: Damondebra (madrid)
miércoles, 16 de junio de 2010

EL TORO,CATALUÑA Y EL ALMA DE ESPAÑA

Estoy completamente de acuerdo con el artículo, yo si he ido a las corridas de toros, pero mi madre catalana y española tambien era muy aficionada, y yo me pregunto quien obliga a ir a los toros, es una decisión libre de cada cual, porqué me pretenden dirigir mi vida, y como escusa sale lo de la protección animal, eliminando la raza queda totalmente protegida, pues que otra aplicación tiene esta raza, han pensado la vida en la dehesa, donde están contra las ocas, les gusta el pate.........en fin una historia que ni los que la han promovido la creeen.

# Publicado por: Fco. Javier del Corral Gros (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36
2 Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
3 La crisis de la derecha política: modernidad y posmodernidad
4 El secreto de los populistas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |