''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 23 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)

JAVIER R. PORTELLA
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
España en la hora de la verdad

Antonio Martínez

3 de junio de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

Cuando Manuel Fraga Iribarne, ministro de Información y Turismo, dijo por los años sesenta aquello de que Spain is different, no sólo estaba creando un slogan que haría fortuna. España es, efectivamente, diferente de los demás países de Europa. Lo atestigua el hecho mismo de que haya surgido, sobre todo en suelo británico, la raza curiosísima de los hispanistas: estudiosos apasionados por el enigma de España, y todos de acuerdo con aquella idea de Sánchez Albornoz según la cual, en efecto, “España es un enigma histórico”.  

No lo son en el mismo sentido, ni con intensidad en modo alguno comparable, el resto de los países europeos. España es, a todas luces, un caso aparte: tierra de extremos y de contrastes, de sentimientos desbordados y, con frecuencia, de una obcecación cerril, en nuestra patria las tensiones suelen alcanzar un paroxismo desconocido en otros lugares. Nuestra propia Guerra Civil es un ejemplo de ello. De hecho, un hilo sutil une a los dos países que se ubican en los extremos occidental y oriental de Europa: por un lado, Rusia, donde triunfó la Revolución comunista; por otro lado, España, donde estuvo a punto de triunfar. Rusia y España: países de místicos y de anarquistas, de santos y de exaltados. Los rusos comprenden muy bien el alma de España y admiran profundamente la figura de don Quijote. Lo que ya es más dudoso es que los propios españoles se comprendan a sí mismos.
 
Entre otras cosas, porque no están interesados en comprenderse. No quieren comprender que fue ante todo el furor ideológico de las izquierdas lo que condujo a la ruina de la República y desencadenó la Guerra Civil. No quieren reconocer la grandeza histórica de Franco, acto de honradez intelectual perfectamente compatible con la convicción de que, llegado cierto punto de su existencia, el régimen franquista ya había cumplido su misión y debía desaparecer en beneficio de una monarquía democrática instaurada bajo el signo del sentido común. No quieren reconocer, en fin, que, desde 1975, España, tras haber cometido el asesinato freudiano del Padre Franco, ha entrado en una etapa de inmadurez adolescente, cuyo máximo símbolo es el irracional e inviable Estado de las Autonomías. 
 
La España adolescente hizo como que se reconciliaba durante la Transición, cuando la pervivencia de amplias fuerzas adictas al franquismo, y todavía pujantes, aconsejaba a la izquierda una prudente moderación táctica, en espera de tiempos más propicios. Y esos tiempos efectivamente llegaron: el acceso de Zapatero al poder en 2004, con su infausta Ley de la Memoria Histórica, constituyó un signo de los tiempos. Zapatero, el político adolescente por antonomasia, significa la apoteosis de esa inmadurez colectiva que ha caracterizado a la España de la Constitución del 78. Una España que ha vivido durante décadas fuera de la realidad, y a la que ahora la realidad, bajo la forma de crisis económica, le ha lanzado un gancho directo al mentón que la ha dejado noqueada sobre la lona.
 
Ya no queda más tiempo, se nos han acabado todas las prórrogas. La votación ganada por Zapatero la semana pasada en el Congreso puede haberlo salvado transitoriamente; pero su significado simbólico va mucho más allá de eso. Ese significado no consiste sólo en el acta de defunción política de Zapatero, desde ahora un cadáver andante que, sin embargo, se agarrará a lo que haga falta para llegar a las elecciones de 2012, a ver si su baraka y el paso del tiempo lo sacan una vez más del apuro. Lo que realmente marca esa decisiva votación es una frontera que tenemos que atrevernos a cruzar. A este lado de ella se encuentra la España adolescente de los últimos treinta años, la de una clase política irresponsable que nos ha conducido hasta un callejón sin salida, y la de una población cada vez más conformista y anestesiada. Al otro lado se abre la era de una nueva España que se decida de una vez por todas a madurar. A acceder a esa edad adulta que ha esquivado hasta ahora con tanto éxito. A tomar en los más distintos ámbitos –política, economía, cultura, universidad, educación- las decisiones inaplazables que llevamos tanto tiempo aplazando.
 
Está sonando hoy para España la hora de la verdad. El tsunami de la Historia se aproxima a nuestras soleadas costas. Podemos cerrar los ojos e insistir en no hacer nada, o en hacer menos de lo necesario. O podemos también realizar un durísimo examen de conciencia y un profundo acto de contrición colectivo. Y estemos seguros de que sólo esto último nos salvará.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 07 de junio de 2010

Franco la recibió ingobernable la entregó gobernable.

España con atributos del ave fénix. Renace de sus cenizas. Hay dos claras experiencias de renacimientos de España que, en términos históricos, son recientes: La primera experiencia: después de dos mil años de ser invadida, dominada, masacrada, por imperios extranjeros (Cartagineses 200 años, Romanos 650, Bárbaros 400, Musulmanes 750), se transforma en el más poderoso imperio que la humanidad haya conocido. La segunda experiencia: después de doscientos años de decadencia, la pérdida de sus colonias; la pérdida de dos guerras (Marruecos y USA); la invasión del solar ibérico por los ejércitos Napoleónicos; la primera y segunda republica; la dictadura de Primo de Rivera; las divisiones territoriales separatistas; la guerra civil. Pasadas todas esas miserias se convierte en la octava potencia económica del mundo moderno. Sin duda, España es diferente. No es el simple legado de una raza, es mucho más, es integración de etnias que nacieron o llegaron a la península y si alguien intenta identificarse o parcializase por sólo una de las etnias, resultará disminuido porque está despreciando a todas las otras que complementan su idiosincrasia. Y ¿a quien más despreciaría, si actúa así? Se despreciaría a si mismo, a su familia. España es un faro a seguir por su capacidad de recuperación. No es comparable con Rusia en nada, y Franco de ingobernable la pasó a gobernable.¿Donde estará pronto ? En el culo del saco, el Estado de las Autonomías e ineptos líderes, allí la llevarán.

# Publicado por: C. Munarriz (Pamplonica)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
2 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?
3 Los nuevos reaccionarios
4 ¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |