''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 26 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Por qué nos fascina la interconexión global?

Antonio Martínez

16 de abril de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

He aquí uno de los sueños del hombre actual: una conexión permanente y global con el mundo. Empezó a cumplirse hace décadas, con las comunicaciones vía satélite. Hoy está llegando a su apogeo, en la época del móvil conectado a Internet y de la conexión wifi. La adicción adolescente al móvil sólo constituye un llamativo síntoma dentro de una tendencia general más amplia: la que impulsa al individuo contemporáneo a estar cada vez más continuamente conectado, mediante la magia de la tecnología electrónica, con el multiforme caleidoscopio del mundo.

Y es que “estar conectado” parece equivaler actualmente a “estar vivo”. Recibir mensajes en el móvil y e-mails en nuestro correo, participar en un foro o tener un millón de amigos, como quería Roberto Carlos, en Facebook; o bien curiosear durante horas en Youtube. De mil maneras distintas, estar integrado, gracias a la interconexión mundial de nuestros días, en el movimiento del mundo: en el caos de su flujo incesante, en la gran fiesta insomne de la aldea global. Sentirse parte de un Gran Todo. Apátridas no declarados de las naciones tradicionales, replegados en el universo privado de nuestra casa entre muebles de Ikea, convertir Internet en nuestra patria y principal comunidad de referencia. Sentir, en fin, que superamos la soledad característica del hombre moderno. 
 
El individuo de nuestro tiempo padece un sentimiento crónico de ausencia de identidad. Por lo que es él mismo en sí, no experimenta la sensación de ser nada determinado, de poseer sustancia y rostro. Átomos aislados –así nos sentimos- en un archipiélago de entidades confusas, ese vacío ontológico y antropológico debe ser suplido de alguna manera. Y es entonces cuando el mito de la interconexión global acude en nuestro socorro: “¿Tienes la sensación de no ser nadie por ti mismo? No importa: yo, la diosa Internet, vengo solícita en tu auxilio. Si no eres nadie por ti, yo te ofrezco serlo todo dentro de mí, convertido en un nodo y cruce de relaciones”. Porque, si el hombre, per se, no es ontológicamente nada, todo su ser lo recibe del mundo de la relación. Relaciónate, conéctate, intégrate, comunícate, muévete. Ten al final la sensación de que eres algo, de que eres alguien. Conviértete en un cruce de caminos más, entre millones de otros idénticos a ti, dentro del gran Laberinto Global.
 
Se trata, sin duda, de un deseo comprensible; pero también susceptible de crítica, al menos desde una filosofía rigurosa. Por supuesto que todos necesitamos sentirnos parte de una gran comunidad; y, sin embargo, lo que necesitamos incluso más que eso, y antes que eso, es redescubrir nuestra propia sustancialidad antropológica. Retirarnos al claustro de nuestro espíritu y abordar un severo trabajo de introspección. Acostumbrarnos al silencio de nuestra alma, volver a deletrear el vocabulario de nuestros estados psíquicos, aprender a navegar con pericia en el universo de nuestro mar interior. Porque sólo entonces, después de esta anábasis que impugna el pathos epidérmico de nuestra época, tendremos algo realmente valioso que ofrecer a los demás. De lo contrario, iremos a ellos –vía Internet o como sea- pertrechados tan sólo con nuestro propio vacío, en espera de que, milagrosamente, la atmósfera interconectiva de la Aldea Global nos preste la identidad y el sentimiento de pertenencia de los que nosotros mismos carecemos. 
 
En realidad, ambos aspectos son complementarios: el hombre es sustancia que madura en la soledad –en el pensamiento, en la lectura, en la memoria, en el contacto silencioso con el misterio del mundo-, pero también un ser abierto a la relación con los demás y que se encuentra y se construye a sí mismo por medio de esa relación. Descubrimos nuestra propia plenitud contemplando, durante un paseo solitario, las hojas que caen de los árboles en otoño o el florecer de los almendros al principio de la primavera; pero también en medio de las relaciones humanas, sintiéndonos parte de una gran familia a la que, en último término, pertenecen todos los seres humanos.
 
La sociedad contemporánea subraya sobre todo la dimensión puramente relacional del hombre, y olvida, en cambio, el esencial trabajo de construcción interior al que todos estamos llamados: un trabajo que sólo puede realizarse en el silencio del corazón y en la soledad de nuestra conciencia. Y, al final, el hechizo de la sociedad tecnológica nos decepciona: porque no es sólo que nos mantenga en el más miserable analfabetismo espiritual, alienados respecto al misterioso centro de nuestro ser; es que, además, descubrimos que, por sí misma, la interconexión global que representa Internet no origina ese sentimiento de felicidad comunitaria que esperábamos. Al final, estamos interconectados, sí, pero todavía no nos comunicamos. Nos intercambiamos continuamente informaciones y mensajes, pero la comunión íntima y libre de las conciencias sigue siendo una rara avis y no nos sentimos abrazados en nuestro corazón.
 
La cultura del futuro, la que actualmente balbucea sus primeras palabras y pugna por nacer, deberá ser a la vez una “cultura de la interioridad” y una “cultura de la comunidad”. Hoy no tenemos ni lo uno ni lo otro, sino sólo un narcisismo individualista (mala copia de la auténtica vida interior) y una creciente obsesión por estar permanentemente interconectados vía wifi (caricatura de la verdadera existencia comunitaria).
 
Y es que hay algo mucho mejor que la interconexión global que hoy nos fascina: volver a habitar nuestro universo interior y entrar en una comunión llena de matices con los demás seres humanos y con el mundo.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 16 de abril de 2010

que bonito

Me suelen gustar bastante tus articulos, pero este creo que no lleva a nada , todos sabemos en el existencialismo en el que nos movemos ( nihilismo) todavia no hay nada que atraiga mas a la plebe . br deberemos hacer algo con los medios , pero francamente , yo no sabria qué.-

# Publicado por: alberto (badaran)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Los otros refugiados
2 MATHILDE FORESTIER
¡Identitarios de Europa, uníos!
3 "¿Seguirá siendo Europa la tierra de los europeos?"



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |