''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 27 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JOSÉ VICENTE PASCUAL
La hegemonía cultural de los progres en España

JESÚS LAÍNZ
El mito de la España de las Tres Culturas

JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota

SERTORIO
El khmer rosa
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?

Antonio Martínez

23 de marzo de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

 

En 1984, el fotógrafo Steve McCurry obtuvo en un campo de refugiados de Pakistán una foto que, algún tiempo después, dio la vuelta al mundo y se convirtió en uno de los iconos de la cultura popular contemporánea. Se trataba del rostro de una anónima muchacha afgana, de unos trece o catorce años de edad. Un rostro envuelto por la tela de un pobre manto y en el que destacaban unos intensísimos ojos verdes que miraban hacia la cámara con una fuerza extraordinaria.

Por supuesto, se pueden hacer diversas interpretaciones acerca del significado de esa fotografía, célebre desde su publicación (junio de 1985) en la portada de National Geographic. Podemos relacionarla en general con el sufrimiento de los refugiados, o en particular con la deplorable situación de la mujer en las sociedades tribales de religión islámica existentes en extensas áreas de Oriente Medio y Asia Central. Sin embargo, también es posible intentar otro tipo de hermenéutica, en conexión con la situación de la cultura occidental desde la década de 1980 hasta nuestros días. Porque los ojos de la muchacha afgana expresaban de algún modo lo que a nosotros nos falta: una fuerza primitiva, una profundidad telúrica, una fiereza animal, una resolución inquebrantable de sobrevivir aun en medio de las circunstancias más difíciles. En definitiva, una reserva de energía vital que languidece desde hace tiempo en la mullida y engañosa comodidad de la sociedad occidental posmoderna.

Se trata, sin duda, de una de nuestras mayores nostalgias: retornar a unos tiempos “más primitivos”, pero también más cargados de significación, y en los que la vida volviera a ser experimentada con una intensidad que entre nosotros ya es desconocida. Admiramos la pujanza vital que se nos muestra en las coreografías de Bollywood, o el digno orgullo de los nubas del Sudán fotografiados hace décadas por Leni Riefenstahl. Fantaseamos también con la existencia peligrosa y fascinante de la primigenia Era Hiboria, en la Cimmeria imaginaria de Conan el bárbaro. Sin embargo, enseguida despertamos de nuestros ensueños y nos damos cuenta de cuál es nuestra triste realidad: la vulgaridad insuperable de esta Matrix contemporánea en la que, como dice Timothy Garton Ash, los europeos ya sólo aspiran a convertir Europa en una Gran Suiza: tranquila, pero irrelevante; poseedora de un envidiable bienestar material, pero espiritual y culturalmente decadente. Y a la espera, por cierto, de que otros pueblos con más ganas de vivir nos arrebaten, por uno u otro medio, la tierra que heredamos de nuestros ancestros.

Desde su hondura volcánica, los ojos de Sharbat Gula –que tal es el nombre real de la muchacha afgana fotografiada por National Geographic– nos interpelan de una manera implacable: ¿estamos los europeos aún dispuestos a asumir los riesgos sin los cuales es imposible hacer nada admirable y ganarse el respeto de los demás jugadores que hoy apuestan fuerte en el gran tablero mundial? ¿O bien hemos decidido limitarnos a vegetar, pactando pragmáticamente con unos y otros, mientras el gran tsunami de la Historia se aproxima a los centros vacacionales de nuestras despreocupadas costas?

Si aún quisiéramos corregir el rumbo de lo que hoy parece una decadencia fatal, sería necesario que imitásemos de algún modo a los jóvenes practicantes del parkour o o free running, que, desplazándose por el entorno de nuestras grandes urbes con sus piruetas extraordinarias, redescubren a su manera la naturaleza peligrosa y “joven” de la ciudad. Sería necesario construir un nuevo tipo de cultura que no se cimentase –como sucede hoy- sobre la obsesión por la seguridad, sino sobre una valentía que prefiere asumir riesgos porque el riesgo suele ser la puerta que conduce a la grandeza. Una cultura de nuevo cuño que desterrase los eufemismos y se atreviese a utilizar de nuevo las grandes palabras que hoy hemos censurado: verdad, amor, sacrificio, belleza, fe.

Por supuesto, es del todo posible –y aun más que probable- que, dada la alergia a todo planteamiento radical –de radix, “raíz”- que exhibe la Europa timorata de nuestros días, sólo por el camino de la tragedia podamos despertar de nuestro sopor: bien a través de una hecatombe financiera sin precedentes –y ahí están los sombríos pronósticos de Niño Becerra-, bien por medio de algún otro tipo de gran acontecimiento planetario que suponga un desafío a vida o muerte. Entonces, la valentía y el riesgo ya no serían una elección, sino la única oportunidad de sobrevivir. Como lo son también, por cierto, ya ahora, y en cierto sentido siempre: pues, cada vez que, arriesgándonos, conseguimos hacer algo grande, bueno y bello, el Eros cohesivo del mundo se fortalece. En cambio, cada vez que, pusilánimes, nos replegamos sobre nosotros mismos, Tánatos gana una batalla más y el mundo da un nuevo paso hacia su definitiva descomposición.

Los ojos de la muchacha afgana no se limitaban a exhibir un atrayente espectáculo para la delectación estética del individuo posmoderno. Más bien, escondían un aviso inquietante sobre el incierto futuro de nuestra civilización.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 27 de marzo de 2010

SI HABRA QUE PENSAR Y RAZONAR

He leido con atencion este articulo, porque aun poseo dicha revista, con motivo que dicho fotografo hace unos años trato de ubicar y la ubico a dicha joven, hoy una mujer.
Pero la realidad es que creo que poca gente razono como lo hace este periodista. Muy bueno. Un saludo desde este lejano pais Uruguay

# Publicado por: William Marino (Montevideo Uruguay)
miércoles, 24 de marzo de 2010

Excelencia

Excelente artículo, realmente excelente. Felicitaciones.

# Publicado por: Fernando Fernández Garganta (La Plata - Argentina)
martes, 23 de marzo de 2010

el geriatrico mortecino

Esoy de acuerdo con el fondo del artículo. La muchacha tiene una densidad en la mirada que te conduce a abismos insospechados sobre nuestro ser. La ´´levedad´´ de nuestro mundo ´´civilizado´´ es tal que al volver de alguno de esos países ´´subdesarrollados´´ !!!! y pisar la disipada Europa, nos parece que volvemos a un geriatrico mortecino: donde todo está bien... pero a punto de desaparecer. Y es que no hay ´´valores´´ sin virilidad y no hay ´´encanto´´ y encantamiento sin feminidad, y eso es 2politicamente incorrecto´´, lo sabemos.

# Publicado por: miguel (madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 El chollo de ser inmigrante en España
2 SERTORIO
El khmer rosa
3 JESÚS LAÍNZ
El mito de la España de las Tres Culturas
4 JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota
5 JOSÉ VICENTE PASCUAL
La hegemonía cultural de los progres en España



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |