''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 20 de febrero de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JAVIER R. PORTELLA
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos

JOSÉ VICENTE PASCUAL
De profesión, paridora

ALAIN DE BENOIST
¿Democracia?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?

Antonio Martínez

5 de marzo de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

Hace unos días, les puse a mis alumnos de Bachillerato La invasión de los ladrones de cuerpos (Don Siegel, 1956), esa excelente película de la edad de oro de la ciencia ficción en la que unos extraños seres -unas “vainas” llegadas del espacio exterior- se apoderaban de los cuerpos de los habitantes del pequeño pueblo de Santa Mira y suplantaban su personalidad. Al terminar, abrimos un debate y propuse a mis estudiantes que establecieran alguna conexión entre la película y lo que ocurre en la sociedad de nuestros días. Y, entre todos, llegamos a la conclusión de que esa deshumanización de la que tanto se habla cuando se critica nuestro mundo tiene mucho que ver con la que aparece en la película.

Porque vamos a ver: las vainas extraterrestres del film no asesinaban realmente a los seres humanos, no eran bárbaros criminales, sino que se limitaban a utilizar sus cuerpos, permitiendo que sus anteriores “ocupantes” siguieran viviendo dentro de esta nueva situación, con sus recuerdos, personalidad etc. Sólo había cambiado un pequeño detalle: como dice Wilma, uno de los personajes de la película, a los nuevos seres humanos que surgen como resultado de esta invasión extraterrestre sui generis les falta la emoción, el sentimiento. Es decir, lo que nos hace genuinamente humanos, ese brillo de los ojos, esa luz en la mirada, esa alegría en la sonrisa, a través de los cuales se manifiesta exteriormente la misteriosa presencia de nuestro espíritu.

Las vainas extraterrestres de aspecto humano no se proponían destruir la civilización terrícola: seguiría habiendo sociedad, economía, política, transporte, ciencia, comunicaciones etc… pero sin emoción, sin “chispa”. Ahora bien: ¿no es esto precisamente lo que, cada vez más, está sucediendo en la sociedad de nuestros días? No es que los occidentales hayamos perdido realmente esa escondida “chispa” que nos hace humanos, pero se encuentra apagada, sin energía, en horas bajas. Nos falta alegría, ilusión, ganas de vivir. En la época actual, ¿cuántas personas se despiertan por la mañana con el alma llena de luz, exultantes ante ese regalo que es un nuevo día por vivir? Más bien, ¿no pensamos muchas veces “he aquí un día más por el que arrastrarse, una hoja más del calendario en la que tenemos que cumplir, en espera de que llegue ese breve y tenue respiro que es el fin de semana? ¿No estamos perdiendo la luz de nuestros ojos, como sucedía a las vainas pseudo-humanas de La invasión de los ladrones de cuerpos?  Y, ¿no estará ahí precisamente la razón última de que en nuestro mundo, efectivamente, “todo parezca estar yendo a peor”?

Por supuesto, no todos aceptarán esta última tesis. Ya sabemos: se invoca esa conocida falacia según la cual “cualquier tiempo pasado fue mejor”, fundada en una errónea idealización del pasado. Y, sin embargo, me parece que es una verdad objetiva que, en muchos sentidos, efectivamente nuestra sociedad está yendo a peor. No, no es un simple espejismo. Comparemos la televisión de hoy con la de hace treinta o cuarenta años.  O la Navidad de hoy con la de antaño, con la que conocieron nuestros abuelos. Y, ¿qué decir del sistema educativo, o incluso de los premios literarios y del mercado editorial, corrompidos por un descarado mercantilismo? Los conocedores de estos campos están cansados de denunciar los numerosos fenómenos aberrantes que en ellos se han desarrollado durante las últimas décadas. Ahora bien: en último término, que todos los aspectos, campos y dimensiones de la sociedad humana vayan a mejor o a peor, ¿no está determinado por el clima espiritual general de cada época? Y este clima, ¿no depende del grado de luz y alegría, de “chispa” vivaz, que brille en el alma de cada una de las personas que componen esa sociedad?

Sí, efectivamente: estoy convencido de que, en muchos sentidos, “todo está yendo a peor”. Y, sin despreciar las explicaciones específicas que esta tendencia pueda encontrar en cada campo social y cultural concreto, creo que la raíz del problema se encuentra reflejada en la historia que nos contaba en 1956 Don Siegel: estamos dejando que la luz de nuestro espíritu languidezca, que nuestros ojos miren con un brillo apagado y mortecino, que nuestra alma se acostumbre a un tipo de cultura y de sociedad donde la ilusión se está convertiendo en un bien cada vez más escaso.

Éste es –creo– nuestro mayor problema: que nuestro espíritu arde hoy con menos fuerza que antaño. Y, si no iluminamos el mundo desde nuestro interior, ¿cómo extrañarnos después de que el color definitorio de nuestra época sea, y cada vez nítida, un triste y apagado gris?


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 07 de marzo de 2010

No sé, no sé

No estoy tan seguro de que estemos yendo a peor. Lo que creo es que estamos viviendo el final de los sistemas democráticos occidentales alumbrados en el siglo XVIII, los cuales han degenerado, tras la desaparición del enemigo natural del liberal-capitalismo (el modelo marxista), en el capitalismo salvaje y omnívoro que hoy todos percibimos y ante el cual nos sentimos indefensos.

# Publicado por: ergosum (Madrid)
viernes, 05 de marzo de 2010

A MUCHO PEOR....

Desde luego que vamos a peor. Pero lo más terrible es que este es un proceso SIN REMEDIO. Ya no es posible algo tan elemental como recuperar los valores que hacen que una sociedad vaya A MEJOR: Orden; respeto a la vida; respeto mútuo; sentido del deber; conciencia social (que no socialista); realismo económico; aceptación de la desigualdad y la diversidad como un hecho consustancial con la humanidad y conciencia REAL de lo que significa, como riqueza, como suma; afán de superación; espíritu de lucha; capacidad de sacrificio;... etc. etc. etc. ¿A que les suena a ciencia ficción?... Pues bien: Hoy por hoy, eso jasmás volvera. No sean ingénuos. La nunca antes vista manipulación mediática es demasido poderosa y ha calado demasiado hondo. Sólo nos salvaría un volver a empezar, y eso no es posible, sin un gran cataclismo que diezme a la población mundial y obligue a sus restos a ESFORZARSE por volver a vivir, por volver a organizarse, etc. etc. No caben ´´buenismos´´ ya: Ello nos ha llevado a la situacióbn de decadencia absoluta actual, sin recuperación posible de valores. Véase si no, lo que es la gran mayoría de la juventud de hoy.

# Publicado por: EQUISEQUIS (IRÚN)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
La carrera que yo habría querido hacer
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Sexo libre y salvaje en la antigua Roma
2 El progresismo, enfermedad terminal del izquierdismo (y II)
3 Marine Le Pen
4 JAVIER R. PORTELLA
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |