''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 25 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Pero habrá que esperar un poco para hacerla

La carrera que yo habría querido hacer

Antonio Martínez

12 de febrero de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ


En las últimas décadas del siglo XX, el Occidente posmoderno barrió los últimos vestigios de la gran tradición universitaria que, procedente del mundo medieval, proporcionaba a los estudiantes una auténtica cultura general de carácter humanístico. Y no pocos de nuestros actuales problemas derivan precisamente de una anarquía intelectual que está relacionada con la práctica desaparición de lo que, en nuestra memoria colectiva, se vincula con el término “Filosofía y Letras”, así como con el más universal de “Humanidades”.

Relevantes intelectuales de nuestra época han llamado la atención sobre este preocupante estado de cosas: así, por ejemplo, Umberto Eco ha intentado recuperar, dentro de la Universidad de Bolonia, el viejo espíritu medieval de las Facultades de Artes; y, entre nosotros, el recordado Julián Marías insistía en la necesidad de que Occidente “volviera a la escuela”, que es tanto como recobrar el afán de aprendizaje de los escolásticos y su amor por los auctores de la Antigüedad. Y, en efecto, en una época de superficialidad y atomización de los saberes, cuando el especialismo extiende su nefasta influencia por doquier, resulta natural aspirar a una síntesis, a una unificación de las disciplinas que hoy, aisladas, conforman un archipiélago de islas cada vez más inconexas entre sí.
 
En la nueva cultura que nacerá de las ruinas de una sociedad –la actual– cuyo modelo está agotado, una de las instituciones que deberían surgir sería una carrera universitaria de Humanidades que impugnase esa fragmentación de los saberes y reintegrase al conocimiento en su antigua dignidad, hoy pisoteada por la barbarie de la simple información. Tal carrera podría cursarse en cuatro años, a razón de cuatro materias por curso, y contener las siguientes asignaturas:
 
1-Filosofía.
2-Historia de la Filosofía.
3-Historia Universal.
4-Literatura Universal.
5-Historia de las Religiones.
6-Historia de las Ciencias.
7-Historia de la Cultura.
8-Historia del Arte.
9-Simbología.
10-Historia del Esoterismo.
11-Historia de la Cosmología.
12-Historia del Cine.
13-Historia de la Música.
14-Historia de la Iglesia.
15-Historia cultural del siglo XX.
16-Filología y Etimología.
 
Por supuesto, se trata de una selección de asignaturas matizable: podríamos pensar también en otras como Mitología Universal, Etnología y Folklore o Antropología Filosófica. Sin embargo, no sería difícil incluir en las dieciséis materias propuestas todos los contenidos culturales que el profesorado considerase relevantes. Así, por ejemplo, las cuestiones etnológicas y folklóricas podrían tener acogida en Historia de la Cultura.
 
En cuanto a la organización práctica de la carrera, se establecerían cuatro horas de clases diarias, cuatro días a la semana, de lunes a jueves. El viernes por la mañana quedaría para debates, proyecciones, cinefórums, conferencias, etc.
 
Lógicamente, una carrera así sería imposible si los profesores que dan clase en ella no forman una auténtica comunidad, en torno a unas intensas convicciones espirituales. Y, al menos idealmente, habría que aspirar a que todos esos profesores pudieran impartir cualquier asignatura; y sería recomendable que, de hecho, rotasen cada cierto tiempo, aunque tuviesen una que fuera de su preferencia y se encargasen de ella con más frecuencia que de otras. Porque, si la finalidad de esta carrera de Humanidades es proporcionar una gran cultura general humanística, una síntesis del saber que supere todos los dañinos particularismos de hoy, ¿no sería lógico que los profesores diesen ejemplo y demostrasen estar en posesión –o trabajar sin descanso por acercarse a estarlo- de aquello que propugnan como ideal?
 
Habría que hacer otras muchas consideraciones para explicar en detalle la naturaleza, finalidad, organización concreta y utilidad social de esta futura carrera de Humanidades. No las voy a hacer en este momento: me contento simplemente con plantear la idea. Sin embargo, apuntaré al menos un requisito que me parece esencial: que la carrera se concibiera de manera conjunta y unitaria, con la colaboración constante de todos los profesores, de manera que las asignaturas sólo sirvieran como principio organizativo, y no estableciesen –como sucede hoy- compartimentos estancos y opacos entre los que tiende a haber un grado mínimo de comunicación.
 
Cuando, allá por 1984, terminé el Bachillerato, cursé Derecho en atención a consideraciones de orden práctico. Ahora bien: si hubiera existido una carrera de Humanidades como la que describo, la habría elegido. Sin pensármelo dos veces y sin lugar a dudas.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 31 de marzo de 2010

Gracias

Antonio, gracias por este artículo. En especial por incluir en él a Julián Marías pieza clave en el pensamiento occidental y faro para estos tiempos que nos ha tocado vivir.

Sería maravilloso que en algún país hispánico o España se pudiera llevar a cabo una carrera de Humanidades parecida a la de la época de Marías.

De momento me conformo con que queden el mayor número posible de libros buenos de pensamiento, antes de que, con una excusa u otra, queden prohibidos, olvidados o descatalogados y desaparezcan quedándonos sólo lo virtual, reducido a ls basura, vacua, horizontal y carente de vida que hay actualmente.

Pues creo que los libros, llenos de vida personal, son insustituibles y sería la muerte certificada de la cultura si desaparecieran.

Un saludo.

# Publicado por: Borja García (zaragoza)
viernes, 19 de febrero de 2010

En el mundo de hoy una carrera así sería subversiva.

Comparto plenamente el artículo. pero lo del título del comentario. En el mundo de hoy una carrera así sería subversiva. Subvertiría los antivalores del mundo global y sinárquico que se nos ha impuesto. Creo que es una razón más para hacerla. Por qué no por internet? único lugar todavía libre en comparación con el mundo real. Muy buen artículo. Vuelque más ideas. Felicitaciones

# Publicado por: Adolfo Gutiérrez (Uruguay)
sábado, 13 de febrero de 2010

Educación y poder

La uiversidad argentina fue en un tiempo un centro humanístico que contaba con lo mejor de Occidente en alumnado y en profesores. Las primeras líneas intelectuales del humanismo se dieron cita en este país del Sur en un momento determinado. Ahora estamos como en España, cuyo modelo educativo es el que se sigue en general por aquí.

No se necesita sólo una comunidad de profesores para la bellísima carrera que nos propone Antonio Martínez, se necesita también una comunidad organizada que tome el poder, porque las cosas del estado se hacen con poder y se lloran sin él. El verdadero humanismo es la construcción de un poder que defienda el humanismo.

# Publicado por: Ulfron (Bs. Ais.)
viernes, 12 de febrero de 2010

La Carrera.....

Me adhiero 100.El problema de nuestra sociedad,no está tanto en
la escala de valores,sino en aquellos que se han perdido o se menosprecian.Estos estudios nos harían comprender y comparar las
categorías de distintas civilizaciones y épocas,cuáles son esos valores que se ha ido diluyendo en el tiempo y sus consecuencias.La historia es maestra y nos enseña y sobre todo advierte.

# Publicado por: Francisco Pérez Raposo (A Coruña)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
¿Haría usted un testamento espiritual?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina
2 MATHILDE FORESTIER
¡Identitarios de Europa, uníos!
3 Los otros refugiados



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |