''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 26 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
De Expaña a España


JAVIER R. PORTELLA
Banderita, tú eres roja. Banderita, tú eres gualda

SERTORIO
De marimantecas y lloronas
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
¿Haría usted un testamento espiritual?

Antonio Martínez

3 de febrero de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

La apertura de un testamento, ante el notario o funcionario jurídico correspondiente, siempre está rodeada de un aura de misterio. Leer lo que una persona ha dispuesto para después de su muerte, aunque sólo se refiera a sus bienes y posesiones, hace pensar en cuestiones en las que el hombre de hoy no se detiene con demasiada frecuencia. Y, sin embargo, sería posible escribir un testamento propiamente espiritual, en el que quien se siente cerca de la muerte dejara escritas para sus amigos y allegados algunas reflexiones esenciales sobre el sentido que, ahora que llega el final del camino, siente que ha tenido su vida.

Fue en 2005, poco después de la muerte de Juan Pablo II, cuando los periódicos de todo el mundo llevaron a sus portadas un término por lo demás exótico en la secularizada sociedad contemporánea: se hacía público el testamento espiritual del Papa Wojtyla, igual que, en su día, se había dado a conocer el de Pablo VI. Por otra parte, los historiadores de la vida privada, con Philippe Ariès a la cabeza, nos han mostrado que, en siglos pretéritos, no era raro que una persona, a la vez que hacía testamento para designar a los herederos de sus bienes, añadiera un apéndice de naturaleza religiosa, una especie de carta confidencial dirigida a sus íntimos, haciendo repaso del curso de su vida.

En cuanto a cómo son hoy las cosas a este respecto, sólo cabe decir que, en una sociedad en la que los hombres se niegan sistemáticamente a pensar en su futura muerte concreta e individual, se comprende fácilmente que la idea de hacer un testamento espiritual deba incluirse en la categoría de los exotismos y las meras entelequias. Ahora bien: haciendo un elemental ejercicio de imaginación, y si realmente queremos crear una nueva sociedad, sobre bases radicalmente distintas de la que actualmente boquea en medio de sus últimos estertores, podríamos concebir para el futuro un tipo de cultura que tuviese, como uno de sus rasgos característicos, la costumbre de que los seres humanos, llegados a un cierto momento de su vida, o bien cuando deciden a quién quieren dejar sus bienes, escribiesen su “testamento espiritual”, entendido como una reflexión sobre los acontecimientos más significativos de su vida, sobre su fe o su falta de ella, y sobre el sentido de la existencia humana.
 
Por supuesto, cada persona podría elegir la manera que considerase más adecuada para redactar su testamento espiritual: el caso es que, si realmente esta institución adquiriese carta de naturaleza y se generalizase, sería posible que, por ejemplo, un nieto leyese el testamento espiritual del abuelo al que nunca conoció y supiese cuáles fueron sus últimos pensamientos durante los días anteriores a su muerte, o bien en el momento en el que hizo testamento y decidió agregar ese apéndice: cómo se despidió de sus seres queridos, lo que dijo e hizo cuando la muerte ya llamaba a su puerta (pues, en efecto, cabe imaginar que los testigos de esos últimos días añadiesen sus propios testimonios). Así, las familias irían teniendo una colección de testamentos espirituales, de últimas palabras de sus miembros, que sin duda serían conservados como un tesoro que se debe transmitir de generación en generación.
 
¿Verdad que el lector tiene la impresión de que le estoy hablando de otro mundo, que no es éste en el que hoy vivimos? Yo, desde luego, sí la tengo: testamentos espirituales dentro de las familias; testamentos espirituales de categorías profesionales determinadas –médicos, profesores, psiquiatras, escritores, filósofos, sacerdotes- que se publican en formato de libro, dejando en el anonimato –o no- al autor; y, desde luego, una juventud que crece sabiendo lo que pensaron sus mayores al disponerse a afrontar los últimos momentos de su vida. Me parece evidente que una institución como la que aquí propongo serviría –si realmente arraigase en la conciencia colectiva de nuestra sociedad-, ya por sí sola, para purificar notablemente la enrarecida atmósfera que actualmente respiramos.
 
Es evidente que una sociedad futura en la que fuese habitual que las personas escribiesen su testamento espiritual sólo podría surgir si, a la vez, existiesen en ella otros muchos elementos de naturaleza análoga; es decir, si esa sociedad y esa cultura viviesen centradas en el mundo eterno del significado más profundo de las cosas, e hiciesen girar en torno a este centro todo lo demás. ¿Queremos realmente que tal tipo de cultura se convierta en realidad? Pues tal vez una forma de contribuir a ello sería escribir –o pensar en escribir en un futuro, más próximo o más lejano- nuestro propio testamento espiritual, y hacer saber a alguien de nuestra familia, o a otra persona de plena confianza, que está guardado en tal o cual sitio de casa y que deseamos que se abra y lea después de nuestra muerte.
 
Así que aquí dejo la idea, por si a alguien le puede interesar.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 03 de febrero de 2010

Totalmente de acuerdo

El artículo me parece maravilloso y yo pienso hacer mi propio testamento espiritual. La idea la tengo desde hace años. El artículo me estimula a hacerlo. Dios los bendiga.

# Publicado por: Fundación San Cayetano (Rosario (Santa Fe), Argentina)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
De marimantecas y lloronas
2 La Cataluña española se afirma y resiste
3 El charnego Puigdemont: abuela andaluza y abuelo franquista
4 ¡Suena el Himno Nacional —con su letra— en las calles de Barcelona!
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |